Con los oídos abiertos.