Detonaciones Microtextuales

Compartir

Actividad #63 “Detonaciones microtextuales”

Los textos que han escrito sobre el pulpo en una sociedad han sido geniales, desde Amazon hasta dilemas de los tres corazones. Muchas gracias por seguir escribiendo, les debemos muchas retroalimentaciones pero no dejamos de leerlos y ya estamos poniéndonos al corriente. Mientras tanto sigamos escribiendo.

Actividad #63

Instrucciones

Juguemos basta, aunque sea con nosotros mismos. Escoge al azar una letra del abecedario y de la misma forma que lo harías en el basta escribe con esa letra:

  • Nombre
  • Apellido
  • Ciudad o país
  • Flor o fruto
  • Cosa
  • Transporte

Los nombres que hayas escrito serán los elementos de tu minificción la cual podrá ser tema libre pero, deberá de comenzar de la siguiente manera:

“Cuando los tigres fumaban…”

No olvides:

  • Título.
  • No más de 200 palabras.
  • Escribir las categorías del basta con una letra del abecedario escogida al azar.
  • Escribir una minificción con los nombres que hayas escrito.
  • Utilizar como inicio del texto “Cuando los tigres fumaban…”
  • Subir el texto a comentarios.
  • Fecha límite 10 de mayo 2021, 53:59hrs.
  • Firmar con nombre o seudónimo.

Recomendación musical

Minificción recomendada (de los romances medievales)

Romance de Catalina

Yo me adamé una amiga

dentro en mi corazón;

Catalina había por nombre,

no la puedo olvidar, no.

Rogóme que la llevase

a las tierras de Aragón.

– Catalina, sois mochacha,

no podréis caminar, no.

– Tanto andaré, el caballero,

tanto andaré como vos;

si lo dejáis por dineros,

llevaré para los dos,

ducados para Castilla,

florines para Aragón.

Ellos en aquesto estando,

la justicia que llegó

4 Comments

  • Responder mayo 4, 2021

    Sofía Soto

    Verde, pero de corazón.

    Cuando los tigres fumaban
    Pablo Portillo cruzó la calle sin reparar en ellos
    caminaba de prisa, ansioso por llegar
    llevaba en su bolsillo un obsequio, robusto y algo verde.
    Al llegar al bar Polonia, la reconoció a simple vista
    sentada en una mesa al fondo del salón.
    La vio sonreír, dispersa como siempre, mirando sin mirar
    mordía con insistencia el popote de su bebida, visiblemente inquieta.
    Pablo se acercó, metió su mano al bolsillo y puso el obsequio sobre la mesa
    ella sonrió, inclinó su cabeza y le ofreció a Pablo un lugar frente a ella.
    Hablaron por largo rato, café tras café, hora tras hora.
    Al caer la noche, ambos salieron del lugar
    caminaban uno al lado del otro, sus manos se rozaban, ellos reían.
    En la esquina, Pablo extendió la mano, el pesero se detuvo
    y ella subió en él.
    Se sentó junto a la ventana, miro a Pablo y se despidió agitando alegremente una pera robusta y algo verde que sostenía en su mano.

    Palabras:
    Pablo
    Portillo
    Polonia
    Pera
    Popote
    Pesero

  • Responder mayo 9, 2021

    Lord Erhaben

    Involución

    Cuando los tigres fumaban las hojas de durazno cerca de Dinamarca escucharon una profecía que decía: “cuando vean un dirigible aterrizando cerca de donde están los árboles de durazno, una mujer llamada Daniela Díaz descenderá y tirará un dado frente a ustedes, cuando salga el número 4 perderán esa capacidad de razonamiento y se convertirán en animales feroces guiados por sus instintos”. Al oír esto, los tigres trataron de preservar todo su conocimiento de la naturaleza y sus secretos en forma de rugidos que sólo ellos entendían pasaron 13 años y una mañana cuando estaban a punto de transmitir todo su conocimiento escucharon en el aire el ruido del motor de un dirigible.

    Palabras:
    Daniela
    Díaz
    Dinamarca
    Durazno
    Dado
    Dirigible

  • Responder mayo 10, 2021

    Uri

    A salvo

    Cuando los tigres fumaban el alma de sus capturadas victimas, Teodoro Tlapale alcanzó a librarse de sus garras y escapar mientras extrañamente las fieras no le prestaban atención. Al correr terminó bañado de sudor baboso. Maldijó su viaje a Tailandía mientras su piel le escozaba, tal vez, por no estar acostumbrado al clima. Sintio alivio y la suerte de un trebol cuando vio un tren aparcado. Voló hacía él, hasta sintió haberse desprendido del peso de su cuerpo. Entró y se sentó en la tapiceria color rosado y al instanre el transporte empezó a avanzar. Pensó que sea a donde fuera el tren seguro que ya no habría nunca un peligro para él.

    Un tigre terminó por fumarselo por completo.

    UriAbi

    Palabras:
    Teodoro
    Tlapale
    Tailandia
    Trebol
    Tapiceria
    Tren

  • Responder mayo 10, 2021

    Arthur Dent

    Desanimalizados

    Cuando los tigres fumaban en su departamento, la humareda era insoportable. No es que fuera tabaco del barato, simplemente el tamaño de sus puros era diez veces uno normal. Cinco de ellos, evidentemente, provocaban que las alarmas contra incendio de todo el edificio se activaran. Quetzali, mucho tiempo se quejó con su casera, pero era una mula, no quería molestar a miembros de la familia Quiroz, empresarios demasiado distinguidos, según ella. Al final, era mejor salir volando de ahí, tan pronto el humo se hacia presente. Se iba a la playa, Quintana Roo tiene unas muy bellas, aun así, él extrañaba su región, en especial el queso Chiapaneco que, acompañado de un platón de quinoa, eran su anhelo cada mañana. Esa tarde, luego de la nostalgia reglamentaria, recordó que su columna, “me lo dijo un pajarito” no se escribiría sola. Esta semana pretendía sacar a la luz los contratos de la empresa “Tiger Q”, en los que se hace constar la concesión para talar gran parte de la zona protegida de la selva Lacandona. Su nostalgia se convirtió en ira. Entonces pensó, ellos podrán ser unos cerdos, pero yo no soy una blanca paloma.

    Arthur Dent

Leave a Reply