Jean de La Fontaine, el hombre de las fabulas

Compartir

Jean de La Fontaine (8 de julio de 1621 – 13 de abril de 1695) fue el fabulista francés más famoso y probablemente el poeta francés más leído del siglo XVII. Según Gustave Flaubert , fue el único poeta francés que comprendió y dominó la textura del idioma francés antes que Víctor Hugo . Las fábulas de La Fontaine son una elección en todos los sentidos: absolutamente correctas, equilibradas, exquisitas en rima, naturales y fáciles, divertidas, ingeniosas, sabias, sabias, completamente francesas. Ellas fueron un éxito inmediato. Muchas generaciones de estudiantes franceses las han aprendido de memoria en la escuela y pueden citar las líneas más famosas que se han convertido en parte del lenguaje común. 

Sus fábulas exhiben la versatilidad y la fecundidad del talento del autor quizás más plenamente que cualquiera de sus otras obras. La Fontaine tuvo muchos predecesores en la fábula, especialmente en la fábula. El poeta se inspiró en Esopo , Horacio y la literatura india antigua, como el Panchatantra.

 

Te recomendamos algunas de nuestras fabulas favoritas

El zorro y la cigüeña

El señor Zorro la echó un día de grande, y convidó a
comer a su comadre la Cigüeña. Todos los manjares se reducían
a un sopicaldo; era muy sobrio el anfitrión. El sopicaldo fue
servido en un plato muy llano. La Cigüeña no pudo comer
nada con su largo pico, y el señor Zorro sorbió y lamió
perfectamente toda la escudilla.

Para vengarse de aquella burla, la Cigüeña le convidó poco
después. “¡De buena gana! le contestó; con los amigos no gasto
ceremonias.” A la hora señalada, fue a casa de la Cigüeña; hizo
mil reverencias, y encontró la comida a punto. Tenía muy buen
apetito y trascendía a gloria la vianda, que era un sabroso
salpicón de exquisito aroma. Pero ¿Cómo lo sirvieron? Dentro
de una redoma, de cuello largo y angosta embocadura.

The Project Gutenberg eBook of Fábulas de Samaniego.

El lobo y el perro

Camino haciendo, advirtió que el perro tenía en el cuello una
peladura. “¿Qué es eso? preguntó. –Nada. –¡Cómo nada! –Poca
cosa. -Algo será. –Será la señal del collar a que estoy atado.-
¡Atado! exclamó el Lobo: pues ¿que? ¿No vais y venís a donde
queréis? –No siempre, pero eso, ¿Qué importa? –Importa tanto,
que renuncio a vuestra pitanza, y renunciaría a ese precio el
mayor tesoro.”

PacoCalderónCartones sur Twitter : "La fábula del perro y el lobo de Esopo,  versificada por Samaniego, por si alguno la desconoce:  https://t.co/dxtD1zpF7E… https://t.co/Um0ADWcCsL"

La muerte y el desdichado

Un Desdichado llamaba todos los días en su ayuda a la
Muerte. “¡Oh Muerte! exclamaba: ¡cuán agradable me pareces!
Ven pronto y pon fin a mis infortunios.” La Muerte creyó que le
haría un verdadero favor, y acudió al momento. Llamó a la
puerta, entró y se le presentó. “¿Qué veo? exclamó el
Desdichado; llevaos ese espectro; ¡cuán espantoso es! Su
presencia me aterra y horroriza. ¡No te acerques, oh Muerte!
¡Retírate pronto!”

Fabulas de La Fontaine: La muerte y el desdichado

 

¡Todas las fabulas las puedes encontrar aquí!

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment