Dolores Castro y el bicho de la poesía

Compartir

Por: María José Zepeda Luna.

Dolores Castro es una de las figuras más prolíficas de la literatura y poesía mexicana. Y esto no es de extrañarse, pues hace de la poesía un lenguaje natural para ella y para quienes la leen. Con metáforas transparentes que rayan en lo coloquial, captura a todo aquel que se introduce en su mundo por medio de las letras.

Es autora de poemas como Algo le duele al aire, Íntimos huéspedes, Sombra domesticada, ¿Qué es lo vivido?, por el cual recibió el Premio Nacional de Poesía Mazatlán en 1980, entre otros.

La narradora, poeta y ensayista, ha sido reconocida por su trayectoria en varias ocasiones. El Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) la galardonó en 2008, 2014 y más recientemente en 2019 por su aportación a la poesía nacional en el ciclo Protagonistas de la Literatura Mexicana por su aportación a la poesía nacional.

File:La poetisa Dolores Castro.jpg - Wikimedia Commons

Su legado es tan importante que dos galardones llevan su nombre. El primero es el Premio Estatal de Poesía Dolores Castro, por el Instituto Tlaxcalteca de Cultura. Además de el Premio Dolores Castro de Narrativa y Poesía Escrita por Mujeres, el cual es otorgado por el Ayuntamiento de Aguascalientes, a través del Instituto Municipal Aguascalentense para la Cultura.

La relevancia que tiene Dolores Castro es indudable y como ella misma lo menciona “La poesía indaga qué clase de bicho hay dentro de uno mismo”, por lo que en este artículo te presentamos tres poemas de su autoría que resultan imprescindibles.

Algo le duele al aire

Algo le duele al aire, del aroma al hedor.

Algo le duele cuando arrastra, alborota del herido la carne, la sangre derramada,

el polvo vuelto al polvo de los huesos.

Cómo sopla y aúlla, como que canta, pero algo le duele.

Algo le duele al aire entre las altas frondas de los árboles altos.

Cuando doliente aún entra por las rendijas de mi ventana, de cuanto él se duele algo me duele a mí, algo me duele.

 

La sangre derramada

Al borde del camino lo encontramos el mismo pantalón, la blusa blanca: sobre su espalda amapola de sangre.

Llaman de gracia al tiro que enmudeció su boca, ahogó su amor y me dejó baldada.

El estallido de aquel tiro de gracia aún retumba y aúlla en el aire, aúlla.

 

En el aire un perfume

Abre con gentileza el aire una gran cauda de aroma: toma de aquí el suspiro de la yerba que florece, del retoño en las ramas, y el verdor.

Atesora en su cauda flor y canto en vuelo por parejas de pájaros, abejas zumbadoras palomas en zureo y amantes que bendicen la salida del sol.

El aire vuela y como que canta, pero algo le duele: del aroma al hedor algo le duele.

 

Referencias

CNL-INBAL. (2011). Castro, Dolores. Recuperado: 08/04/21. https://literatura.inba.gob.mx/aguascalientes/3425-castro-dolores.html

Del Moral Espinosa, Adriana. (2011). Castro, Dolores [Semblanza]. Recuperado: 08/04/21. https://literatura.inba.gob.mx/semblanza2/3320-castro-dolores-semblanza.html?showall=1

INBAL. (2011). Dolores Castro. Recuperado: 08/04/21. http://www.elem.mx/autor/datos/1295

Secretaria de Cultura. (2020). Dolores Castro, apasionada de la palabra y la poesía. Recuperado: 08/04/21. https://www.gob.mx/cultura/prensa/dolores-castro-apasionada-de-la-palabra-y-la-poesia

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment