Autonomía tecnológica, una necesidad social y tecnológica

Compartir
  • Miguel Tenorio Cruz

La década de los 50´s marco importantes cambios en el mundo, en la cultura y en la sociedad de esa época.

En Estados Unidos se dieron los primeros pasos en la historia de la exploración espacial con el lanzamiento, el 17 de agosto de 1958, de la nave Thor Able 1 con la misión Pioneer 0 diseñada para orbitar la luna equipada con un magnetómetro, un detector de micrometeoritos, dos sensores de temperatura y una cámara de TV. Sin embargo, explotó a una altura de 15.2 km después de 73.6 segundos de su lanzamiento.

Lo anterior no mermó el deseo de viajar más allá de la Tierra y a partir de ahí los vuelos para aterrizar con éxito en cuerpos celestes, hacer pruebas atmosféricas en planetas como Venus, transmitir fotos desde la superficie de Marte, fotografiar la cara oculta de la Luna, aterrizar sobre asteroides, utilizar robots para tomar muestras de la Luna, orbitar alrededor de Mercurio, realizar investigaciones detalladas del interior de Júpiter, entrar en la cola de un cometa o enviar imágenes de la superficie total de Venus entre otras tantas misiones exitosas no se ha detenido.

En cambio, en los 50´s para América Latina ocurren acontecimientos totalmente distintos a lo sucedido en EU, por ejemplo, en Guatemala se produce un golpe de estado y Jacobo Arbenz es sustituido por una junta militar poniéndose fin a una de las transformaciones revolucionarias más importantes de ese país; en Bolivia se implementa un plan de estabilización monetario negociado con el Fondo Monetario Internacional convirtiéndose, así en el primer país latinoamericano en hacerlo lo cual implicó el deterioro de la estabilidad institucional.

En México durante esa década se efectúan elecciones para diputados federales y las mujeres votan por vez primera. Por otro lado, en el interior de la república mexicana en el estado de Puebla en 1952 el gobernador Rafael Ávila Camacho nombra como Rector de la Universidad de Puebla a Armando Vergara Soto, como secretario general es designado un coronel, y como oficial mayor un capitán estableciendo, así un ambiente militar donde se censuran las manifestaciones artísticas, la libertad de asociación estudiantil, la libertad de cátedra y la investigación científica se reduce a cero. Lo que produce un malestar estudiantil en las escuelas de Ciencias Físico Matemáticas, Ciencias Químicas, Odontología y la Preparatoria de la Universidad surgiendo un movimiento en contra de la militarización que cuenta con el apoyo de algunos sindicatos como el de telefonistas y el ferrocarrilero.

Dicho movimiento contribuye a despertar el deseo de autonomía entre los universitarios y así terminar con la intervención del gobierno estatal en la vida de la Universidad de Puebla.

En abril de 1956 el gobernador Rafael Ávila Camacho envió al Congreso del Estado un proyecto de ley que pretendía separar a la Preparatoria de la universidad para trasladar dicho nivel educativo a la Dirección General de Educación Pública lo que constituía una violación a la Constitución del Estado. Por lo anterior, el Consejo Universitario exigió con éxito al ejecutivo estatal la revocación de dicha iniciativa de ley. Lo anterior y muchos acontecimientos más impulsan un fuerte movimiento orientado que consigue hacer realidad la autonomía universitaria el 23 de noviembre de 1956 lo que le dio a la Universidad la libertad y responsabilidad de nombrar a sus autoridades, a través del Consejo de Honor, definir sus planes y programas de estudio y definir el destino de los recursos financieros para el cumplimiento de sus funciones de institución educativa pública.

La autonomía universitaria es igual de importante que la autonomía tecnológica. Bruno Pedro de Alto define la autonomía tecnológica como “…la capacidad soberana de elección de aquello que vamos a desarrollar en ámbitos propios, y de aquello que vamos a importar…”.

Con respecto a la dependencia tecnológica espacial es claro que aumenta cada vez mas con la escasa inversión dedicada a la investigación y el hecho de que México compra más de lo que produce en ciencia.

Sin embargo, lo anterior podría cambiar ya que el 8 de enero de 2020 México asumió la Presidencia Pro Témpore (PPT) en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), la cual incluye a treinta y tres países de América Latina y el Caribe. El Plan de Trabajo 2020 que propone México incluye 14 puntos, entre los que destacan: la cooperación aeroespacial y aeronáutica, la gestión integral de riesgos por desastres, el 1er Encuentro CELAC Innovación Ciencia y Tecnología para las Sociedades, el 1er Encuentro CELAC de Rectores, la organización de mecanismos de coordinación de compras consolidadas en común, el monitoreo sobre la resistencia a los antimicrobianos y el Foro Ministerial CELAC – China.

En cuanto a la cooperación aeroespacial y aeronáutica se buscará vincular a las agencias aeroespaciales de la CELAC para fomentar la cooperación tecnológica y científica. Además de buscar un programa que incluya el lanzamiento de un nanosatélite.

Cierto es que la anhelada autonomía tecnológica de México quizás necesite condiciones más favorables para lograr una autonomía verdadera, pero siempre será importante dar el primer paso en pro de la autonomía tecnológica.

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment