#RecomiendoLeer: Cosmética del enemigo

Compartir

Cosmética del enemigo, es una novela corta donde Amélie Nothomb deja al descubierto la parte más oscura e inquietante de nuestra mente humana, aquella parte que dejamos olvidada y que incluso se convierte en un arma de doble filo para nosotros.

Amélie Nothomb nació en Kobe (Japón) en 1967, pese a que su familia tiene origenes belgas, Nothomb vivió su infancia y adolescencia en Extremo Oriente, principalmente en China y Japón, donde su padre fue embajador. Desde su primera novela, Higiene del asesino, se convirtió en una de las autoras en lengua francesa más populares y con mayor proyección internacional por lo que ante la publicación de Cosmética del enemigo, ya había una gran expectación sobre esta obra.

En este relato corto nos encontramos con la interrupción de Textor Texel a la pasiva espera de Jérôme Angust, quien se ve detenido en el aeropuerto ante el retraso de su vuelo. Todo comienza de forma amable hasta cierto punto, puesto que si bien la interrupción es molesta, los modales se hacen presentes.

Sin embargo, todo va escalando a tal punto que Textor Texel pone sobre la mesa, la indefensión de los seres humanos ante los sonidos molestos. Si no quieres ver algo, cierras los ojos; si no quieres oler algo te puedes tapar la nariz, si no quieres saborear algo, puedes negarte o si te molesta algo en la piel resulta sencillo resolver ese problema, pero de los sonidos es más complejo liberarse. Y menos si eres el pobre Jérôme Angust atropado en el discurso perturbador de Texel, quien narra una infancia aterradora e inquietante y te amenaza con que ha comprado todos los tapones de oídos para que no puedas ignorarlo.

Tanto tiempo llega a transcurrir que Jérôme se resigna y comienza el diálogo, no sin antes tener un altercado con la policía, de tal forma que Textor Texel se ve motivado a contar la historia del asesinato de la mujer de su vida.

En este punto Amélie Nothomb, plantea las características psicológicas adecuadas para ver la perversidad que puede haber en los humanos, en este caso la obsesión de poseer el objeto amado, que por supuesto raya en la locura de deshumanizar y violentar.

No obstante, la historia de un giro estrepitoso cuando Textor Texel enfrenta a Jérôme a ver una realidad negada de sí mismo; donde deja ver todas las prohibiciones en las que Jérôme se ha visto envuelto, para seguir con la cordura que requiere la vida cotidiana. Sin duda es una de las novelas más cortas y de sencilla lectura que muestra la fragilidad de la mente humana; cuyos límites se pueden ver sobrepasados sin nosotros ni siquiera notarlo.

Estudiante de Psicología. Desde hace 21 años jugando a ser humana.

Be first to comment