#Cinrecomendación: Parásitos

Compartir

Una de las películas que está en boca de todos no solo por su la maestría con la que eta ejecuta, si no por ser el primer largometraje surcoreano nominado a mejor película y a mejor director, es Parásitos (Parasite).

El cineasta coreano Bong Joon Ho está de vuelta y más brillante que nunca con esta cinta. Esta crítica sociopolítica ha sido merecedora de la Palma de Oro en cannes, donde se reconoció la crudeza para retratar una clase social harta.

Co-escrito junto con Han Jin-won, Bong presenta una historia, entre delicadeza y bravura, sobre una familia de cuatro; los Kims, quienes sobreviven en circunstancias raquíticas. Ellos luchan por mantenerse justo por encima de la línea de pobreza en un departamento del semisótano descuidado, tal como las primeras escenas de Parásitos lo muestran. Sin embargo, de manera bastante divertida, podemos ser testigos también de que son un grupo impulsado por la codicia y extremadamente ingenioso.

Luego, a través de un contacto de la escuela y algunos documentos falsificados por su hermana, Ki-woo se prepara como tutor de inglés para la hija de una familia extremadamente rica.

Casi de inmediato, Ki-woo ve la oportunidad de oro para mantener a toda su familia de las arcas abundantes de sus nuevos jefes y se establece un esquema para reemplazar uno por uno todo el personal doméstico.

A partir de ahí, el espíritu anárquico de múltiples capas de Parásitos y el temperamento tramposo de confianza de Bong alcanzan su punto máximo. Entre cortes satíricos y comedia cruel, nos encontramos con una salida de campamento de la familia adinerada, donde confían tontamente su mansión al cuidado cuestionable de Choong-sook. Es aquí donde la ráfaga de nubes invasora y los destinos de ambas familias se enredan más, por lo que la farsa algo optimista se vuelve indudablemente a sangre fría.

Totalmente ingenioso y magistral, Bong cuestiona de forma oportuna la política de clase (¿quiénes son exactamente los parásitos de nuestra sociedad?). De tal forma que resulta ser un thriller oscuro cargado de risas y un melodrama socialmente astuto.

Aquí, los cambios de tono y, a veces, los bríos de juegos bruscos a menudo sorprenden con puñaladas de frenesí y tristeza. Parásitos es sin duda una de las mejores películas del año y fuerte contendiente dentro de las nominaciones.

Estudiante de Psicología. Desde hace 21 años jugando a ser humana.

Be first to comment