Aprendizaje Invisible: una realidad integradora

Compartir

En la actualidad nos encontramos en una sociedad del conocimiento, donde las tecnologías de la información y las experiencias fuera del contexto escolar vuelven más complejo darse cuenta de ciertos fenómenos tal es el caso del nuevo término Aprendizaje invisible.

El aprendizaje invisible es una propuesta conceptual de Crsitóbal Cobo Y John W. Moravec, que surge como resultado de varios años de investigación y que procura integrar diversos enfoques en relación con un nuevo paradigma de aprendizaje y desarrollo del capital humano, todo en el marco del siglo XXI.

Este enfoque toma en cuenta el impacto de los avances tecnológicos y las transformaciones de la educación formal, no formal e informal, además de aquellos metaespacios intermedios. Si bien para quienes nacimos en este contexto nos parece de lo más normal, resulta cierto que sin importar la generación, muchas veces se deja de lado explorar las potencialidades de estos elementos para la creación de futuras realidades en la educación.

Desde la visión de estos autores el aprendizaje invisible “no pretende proponer una teoría como tal, sino una metateoría capaz de integrar diferentes ideas y perspectivas. Por ello ha sido descrito como un protoparadigma, que se encuentra en fase beta y en plena etapa de construcción”.

De tal forma que considera ciertos elementos que envuelven el proceso de enseñanza aprendizaje.

1. Arquetipo conceptual sociotecnológico hacia una nueva ecología de la educación

Este enfoque no restringe al aprendizaje a un espacio o momento particular y propone incentivar estrategias orientadas a combinar el aprendizaje formal con el no formal e informal. Dentro de su concepción recoge ideas, las combina y reflexiona en torno al aprendizaje entendido como un continuum que se prolonga durante el ciclo vital y se presenta en cualquier escenario. Esta perspectiva busca desencadenar reflexiones e ideas sobre cómo conseguir una educación de mayor pertinencia, capaz de reducir la brecha entre aquello que se enseña desde la educación formal y lo que demanda el mundo del trabajo.

2. El Aprendizaje invisible es una integración de diferentes propuestas

Se concibe como una búsqueda para remixar formas de aprender que incluyen continuas dosis de creatividad, innovación, trabajo colaborativo y distribuido, laboratorios de experimentación así como nuevas formas de traducción del conocimiento.

3. Aprendizaje invisible no se sugiere como una respuesta estándar para todos los contextos de aprendizaje.

No se trata de una receta de cocina aplicada de un lugar a otro, sin tomar en cuenta nada más que la propia receta. Lo que se busca es una adaptación y adopción desde la especificidad y diversidad de cada contexto. Mientras que en algunos contextos servirá como complemento de la educación tradicional, en otros espacios podrá usarse como una invitación a explorar nuevas formas de aprendizaje. Es decir se trata de un enfoque con una aproximación de arriba hacia abajo, pero también de abajo hacia arriba.

Finalmente valdría la pena señalar los cinco ejes del aprendizaje invisible, puesto que muestran algunas pautas sobre la educación del futuro y ayudan a la comprensión de la metáfora del aprendizaje invisible.

  • Las competencias no evidentes resultan invisibles en los entornos formale
  • Las tic se hacen invisibles
  • Las competencias adquiridas en entornos informales son invisibles
  • Las competencias digitales resultan invisibles
  • Hay ciertas prácticas empleadas en la escuela/ universidad que podrían invisibilizarse
  • Referencias:
    Cobo, C. y J. Moravec (2011) Introducción al aprendizaje invisible: la (r)evolución fuera del aula. España: Universitat de Barcelona.

Estudiante de Psicología. Desde hace 21 años jugando a ser humana.

Be first to comment