Instituciones como la BUAP son la luz de la esperanza para el país: Luis Benavides

Compartir

luis-benavides_opt

La toma de conciencia ciudadana, fundamental.

BUAP. 3 de octubre de 2016.- Ante las difíciles circunstancias políticas, económicas y sociales que vive el país, es necesario que los ciudadanos tomen conciencia, a través de la educación. Es por ello que instituciones educativas, como la BUAP, significan para Puebla y el país la luz de la esperanza, afirmó Luis G. Benavides Ilizaliturri, director del Centro Internacional de Prospectiva y Altos Estudios (CIPAE), en el marco del Foro Educación Superior y Conocimiento: Avances Globales y Alcances Locales.
Durante la conferencia titulada “BUAP: educación en la esperanza”, que impartió en el Centro de Seminarios del Complejo Cultural Universitario (CCU), el experto en educación manifestó que ante el desaliento que prevalece en diversos sectores de la nación, es necesario un cambio de rumbo: “Es fundamental un despertar de la conciencia, un cambio, pero ésta debe ser una conciencia socializada”.
Es en este proceso, enfatizó, que las instituciones educativas como la Máxima Casa de Estudios de Puebla juegan un papel protagónico, al tener como instrumento y responsabilidad la educación de sus ciudadanos.
“Si no tomamos conciencia hoy, seremos esclavos del pasado; quieren eso para Puebla o prefieren que esta Universidad sea para la luz de la esperanza que necesitamos, ante las circunstancias en la que nos encontramos”, cuestionó.
A lo largo de su charla, Benavides Ilizaliturri dijo que además de tener un problema político, México padece la caída del proceso civilizatorio, expresado en inseguridad social, el uso de la fuerza sin respeto a los derechos humanos fundamentales, la impunidad ante la delincuencia institucionalizada y la falta de representatividad popular en los congresos de los estados, principalmente.

“Imaginemos todos juntos un nuevo futuro; ese futuro debemos hacerlo hoy, organizándonos para que lo que queremos todos sea realidad hoy, y entonces viviremos la esperanza. Sin ello, quedaremos presos en el pasado; si nosotros no lo hacemos, nuestro pueblo seguirá siendo esclavo”, puntualizó.

Luis G. Benavides ha trabajado en proyectos educativos en más de 60 países; se ha desempeñado como consejero de distintos ministros de educación y ha sido generador de modelos educativos, cuya aplicación innovadora ha sido reconocida por la UNESCO, la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), la Organización de Estados Americanos (OEA) y varios gobiernos extranjeros. Francia le concedió la Orden de Las Palmas Académicas, por la creación del método de aprendizaje sináptico de lenguas extranjeras. Corea, China y Japón lo han premiado como investigador educativo y por sus aportaciones al uso del ábaco.
Fue presidente del Consejo Nacional Técnico de la Educación (CONALTE), director general del Centro de Cooperación Regional para la Educación de Adultos en América Latina y el Caribe (CREFAL) y del Centro Regional de Construcción de Escuelas para América Latina y el Caribe (CONESCAL), creados por la UNESCO, el primero para la educación de los adultos y el segundo para la construcción de espacios educativos.
Actualmente dirige el Centro Internacional de Prospectiva y Altos Estudios, S.C. (CIPAE), instancia de investigación y desarrollo educativo en la ciudad de Puebla. El Centro está vinculado con universidades nacionales y extranjeras, así como con organismos internacionales interesados en educación y arquitectura educativa.

Be first to comment