La intendencia más rica de la Nueva España

Compartir

Todo el país (1) (Puebla) presenta una llanura sumamente fértil en trigo, maíz, maguey y árboles frutales; en una altitud que va de los 1800 a 2000 metros sobre el nivel del mar. De esta manera describía al territorio poblano en 1803 el barón de Humboldt, o sea a principios del siglo XIX, poco antes de que se diera la revolución de Independencia. Es muy curioso que este erudito se interesara principalmente por la producción de cereales y frutas, sin considerar la ganadería que también era característica de Puebla, actividad por la que se decía en el virreinato:

Cuatro cosas come el poblano: cerdo, puerco, cochino y marrano. Además de otra parte de la ganadería menor igualmente tradicional y famosa como era el pastoreo de chivos en la Mixteca y de carneros en el altiplano que fueron el suministro de los obrajes de lana de la ciudad.

Casi enseguida se refiere a otro aspecto muy importante del territorio y nos dice: La población tiene una distribución más heterogénea que la de la intendencia de México. Se concentra en el llano que corre de volcán a volcán, es decir, del Popocatépetl y el Iztatcíhuatl hasta el Cofre de Perote, sobre todo en los altos y hermosos llanos entre Cholula, la Puebla y Tlaxcala. Nos parece mucho muy curioso que, un poco después de doscientos años de distancia, se podría opinar lo mismo. La población del territorio, proporcionalmente, continúa concentrada en su mayor parte en la alta meseta y prácticamente entre los mismos puntos destacados por Humboldt:

…en los altos y hermosos llanos entre Cholula, la Puebla y Tlaxcala, la zona de la mayor urbanización conocida actualmente. En este dato hay otra interesante historia que aquí no podemos contar. Pero casi todo el país, que se extiende desde el llano central hacia San Luis en Igualapa, cerca de las costas del Mar del Sur, está desierto, aunque es muy bueno para el cultivo del azúcar, algodón y otras producciones preciosísimas de los trópicos.

Ahora vemos que aquí se hace referencia al amplio territorio conocido como “la Mixteca”, que comienza desde el valle de Atlixco, pero que en aquel entonces llegaba hasta lo que hoy se conoce como “la Costa Chica” del actual estado de Guerrero. Hay que recordar que la intendencia de Puebla era una división política muchísimo mayor que el actual estado, que contaba con costas en el océano Pacífico. Es curioso como la cantidad de población de esta subregión sigue siendo proporcionalmente menor, a pesar de ser la parte más extensa del territorio poblano. También se podrían hacer los mismos comentarios que en esa época, hoy vemos que no se aprovecha totalmente, aunque ya no sea todo territorio poblano. Parece como si la agricultura y el paisaje no tuvieran mayores cambios en los últimos doscientos años, aparte del monto de las cantidades. El patrón de poblamiento, de localización de los asentamientos sigue una constante, una serie de condiciones favorables y adversas  que valdría la pena estudiar con mayor detenimiento.

 

 

(1) El término país” se usa en la mayor parte del siglo XIX como sinónimo de territorio, no tanto como entidad nacional.

 

Texto recopilado del libro De emporio a Emporio: La agricultura del obispado y del estado de Puebla 1810-1910, de la autoría de Mariano Torres Bautista, publicado por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla en colaboración con Ediciones de Educación y Cultura en 2010.

Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo y escuchando buenas rolas. * De fondo suena 'Two Steps, Twice', de Foals *

Be first to comment