El bibliotecario de la orquesta

Compartir

music-notes-714061

Toda orquesta sinfónica de calidad que se precie de serlo cuenta entre sus integrantes a un bibliotecario. ¿En serio? ¿Qué haría un bibliotecario entre violines y flautas? Pues nada más y nada menos que facilitarles las partituras que habrán de ejecutar y considerando que este tipo de orquestas comúnmente tienen un amplísimo repertorio, su colección de partituras igualmente es vasta. El bibliotecario especializado en música es un profesional que a la par de organizar y difundir las colecciones a su cargo es un profundo conocedor de la música y su historia.

Este tipo de bibliotecarios al igual que pasa con sus colegas, debe comprender muy bien la misión de su institución, en este caso, la de la orquesta. En consecuencia, debe saber cuál es el tipo de obras que caracteriza a la agrupación, con qué obras el director se siente identificado y con cuáles puede sacarse a relucir el virtuosismo de los músicos. Como vemos no es precisamente una tarea sencilla, por el contrario, tiene un grado de habilidad técnica que se mezcla con la pasión que por sí misma representa la música. El cuidado que debe tener de sus materiales no es menor pues debe ocuparse de la integridad de la colección que representan las partituras de una obra. Si se le llegara a perder una sola de las partituras, la obra a ejecutar no tendría el más mínimo sentido. Si se diera el caso seguramente se llevaría un buen regaño y provocaría una merma económica, pues si algo tienen las partituras de este tipo es que son muy costosas.

Junto con las partituras que preserva el bibliotecario y aspira incrementar en función de la consolidación de la orquesta, también debe ocuparse por contar entre sus colecciones con otros materiales documentales que permitan al director y sus músicos contextualizar en tiempo y técnica aquello que habrán de ejecutar. Así, la colección no sólo es una compilación de partituras, sino de otros tantos materiales como libros y discos que permitirían enriquecer el conocimiento musical de quien hace uso de sus servicios.

Otra cualidad de estos bibliotecarios es que tienen que conocer de cuestiones relacionadas al derecho de autor ya que deben prever el cuidado de interpretar obras que no se encuentren en el dominio público y que por tanto impliquen un pago o acuerdo con los dueños de los derechos. Para evitarse ese tipo de problemas han encontrado ciertos sitios en internet como http://imslp.org/ que les permite, entre muchos otros proyectos similares, tener partituras en formato electrónico de acceso gratuito y libre de pagos de regalías.

Como podemos ver son muchas las cualidades profesionales de este tipo de bibliotecarios. La próxima vez que vayamos a un concierto habrá que echarle un ojo al programa de mano y verificar si entre los integrantes está un bibliotecario.

*Ricardo Villegas Tovar
Jefe de Servicios Especializados de Información
Dirección General de Bibliotecas / Benemérita Universidad Autónoma de Puebla

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment