Ciudad Mural: Colores que transforman la vida en el Barrio  

Compartir

 

CapturaPor: Alfredo Duarte

La concepción de la ciudad ha evolucionado mucho desde el original modelo de las tres B de la gestión urbana: basura, baches y bombillas, que era los tres únicos servicios básicos que la ciudad generaba. No obstante, la creciente complejidad de la ciudad hace necesario imaginarla de otra forma más creativa y ambiciosa, en donde el ciudadano tenga participación y no sólo sea un espectador del trabajo que realiza los gobiernos locales, y es que cuando se habla de ciudades, no se habla únicamente de edificaciones; se habla de un organismo vivo; estamos ante la  creación humana más sofisticada.

La globalización económica y la creciente internacionalización de los mercados han comenzado a marcar un cambio en la gestión de las ciudades amenazadas por la pérdida de atractivo para sus ciudadanos y la falta de oportunidades para el progreso. Es en éste vació donde la organización de los ciudadanos es donde florece la creatividad y la solidaridad.

Descarga Chido BUAP edición Ciudad Mural

El Barrio de Xanenetla es uno de los barrios por los que la Ciudad de Puebla es considerada patrimonio de la humanidad. Es un barrio céntrico que va sobre la calle 4 norte (después del boulevard 5 de mayo) y termina calles más arriba en la iglesia de Santa Inés. Aunque su traza urbana y sus fachadas lo hacen un lugar que invitan a caminar, fue durante mucho tiempo un lugar de difícil tránsito, olvidado y con significativos índices de delincuencia que se dieron en la zona.

Desde hace siete años un grupo de jóvenes artistas ingresaron a Xanenetla convencidos de que el arte, la estética y el color pueden incidir de forma positiva en la reconfiguración del tejido social, tras cuatro etapas de creaciones de murales en el barrio han conseguido que su cometido se vaya cumpliendo y han logrado muchas cosas más.

Colectivo Tomate es el nombre en el cual estos jóvenes se agrupan, Ciudad Mural es el proyecto mediante el cual han logrado impactar en forma positiva en la imagen del barrio y sobretodo la vida al interior de Xanenetla.

En días pasados pudimos platicar con dos de sus integrantes, Alejandro Varela y Maribel Benites, quienes además nos ayudaron a realizar el mural que da portada a Chido 140, esto fue lo que nos dijeron.

Escuchemos como se ha dado este extraordinario proyecto…

¿Qué es el colectivo Tomate?

Maribel: Somos un grupo de ciudadanos, de agentes de cambio que busca inspirar a las personas para que se percaten del poder que podemos tener cuando nos unimos y que si nos unimos podemos fortalecer y transformar el espacio que habitamos.

¿Cómo se formó el Colectivo Tomate?

Maribel: El colectivo se formó hace siete años, empieza como un despacho de arquitectos que busca generar proyectos alternativos diferentes y poco a poco se va dedicando a proyectos sociales y en el camino generamos el proyecto de Ciudad Mural, éste se vuelve el proyecto más importante para el colectivo. En general lo que buscamos es utilizar herramientas artísticas para darle a las personas elementos de Cultura de Paz, todo a través del arte, este proyecto es de pintura pero también utilizamos teatro, danza, etc.

¿Por qué Tomate?

Maribel: Nos parece que el Tomate es una figura muy estética, muy bonita, visualmente linda y  porque es la base de muchas salsas, de muchos platillos, entonces así es donde nos gustaría estar… en muchos lados.

¿Quiénes conforman el colectivo?

Alejandro Varela, Maribel Benites, Tomás Darío, Sofía Blanco,  Jeshú Gutiérrez, Idania Morales, Paola de la Choncha y Guillermo Morales. Somos un colectivo que se mueve mucho pero estas personas que te acabo de decir somos las que estamos más fijas.

¿Qué importancia puede tener el arte en las problemáticas sociales?

Alejandro: El hecho de darle apertura a los niños, de abrirles otro panorama en lugares donde hay muchos problemas de rezago, de violencia, en lugares donde existen patrones negativos de conducta: el papá es así y por ende el niño no es que quiera ser así pero va encaminado a. Y cuando se llega con un proyecto así, artístico, en donde vienen pintores, vienen fotógrafos, reporteros, entonces los niños se dan cuenta y les cambia la perspectiva, se dan cuenta de que las figuras que tienen como representativas no son lo único que pueden ser, sino que pueden ser más.

A mi me gusta hacer una pregunta a los niños cuando empezamos y cuando terminamos el proyecto, ¿Qué quieres ser de grande?… una vez un niño me contestó: quiero ser de la porra de América; terminando el proyecto le volví a hacer la misma pregunta, después de todo el proceso de los murales y me respondió: a mí me encantaría ser pintor. Creo, desde mi punto de vista, que eso refleja la importancia del arte en la transformación de un entorno social.

Maribel: También siento que a través del arte hemos logrado generar conexiones, esta teoría surgió en esta última Ciudad Mural. Como ya hemos estado aquí en cuatro ocasiones distintas nos hemos dado cuenta de conexiones que se van generando a través del tiempo y que perduran durante muchísimos años y todo a partir de ponernos a pintar, a través del arte. Resulta que los artistas que vinieron a pintar hace muchos años aún tienen una relación muy bonita con los voluntarios o que nunca perdieron contacto con la familia con la que pintaron; o que los artistas que estuvieron pintando aquí conocieron durante la pintada de murales a otros artistas y que siguieron generando otros proyectos, en ese sentido, creo que se trata también de un tema de generar conexiones.

¿Por qué eligieron el Barrio de Xanenetla para trabajar?

Maribel: Es uno de los barrios por los cuales Puebla es considerada patrimonio cultural y sin embargo tenía treinta años que el gobierno no se daba la vuelta, no había habido inversión y estaba súper olvidado. Eso nos llamó la atención y también la traza del bario, que permite caminarlo, darte una vuelta muy tranquilo y disfrutar del panorama. Nos llamó la atención también que es un barrio que está dentro de la mancha urbana, está a nada del centro histórico y era un barrio que en temas de seguridad  se consideraba bravo y la intención era ¿cómo conectarlo de nuevo si está tan cerca de la ciudad?

¿Cómo inicia el proyecto de Puebla Ciudad Mural?

Maribel: Paola de la Concha, que es quien inicia todo el proyecto, que es quien comienza a generar toda la idea, se va a Brasil a pintar en la favelas y se da cuenta del poder que tiene la pintura. Ella es una mujer muy creativa, totalmente deschavetada, que así como pinta, también canta, baila o actúa, y pues al ver en las favelas el poder de la pintura decide replicar la idea aquí en algunos espacios y así es como se empieza a jugar con el muralismo.

También es importante que sepan que esta cuarta etapa de Ciudad Mural la hicimos con muy poquito dinero y no pudimos hacer muchas actividades complementarias que normalmente haríamos como teatro participativo, en donde tenemos a un grupo de actores en donde las familias nos cuentan las historias del barrio, los actores las representan, los artistas las escuchan y eso también genera un momento muy lindo de compartir, conocernos y de empezar a volvernos un equipo, una familia.

Entonces también hacemos teatro, hacemos danzas cooperativas, hacemos muchos talleres. Hay uno que es como la base de la metodología que según nosotros estamos inventando, que se llama comunicación no violenta y se trata de ver cómo puedes tú comunicarte de la mejor manera posible para poder convivir de forma armónica, con tus vecinos, con los artistas, etc.

Luego también la gente del barrio nos da talleres e inventamos cosas con ellos. Esta vez por ejemplo, nos dieron un taller de historias del barrio, otra vez nos han dado de elaboración de judas o de trabajo con barro. La idea es que la gente del barrio también nos comparta lo que sabe hacer y así nos conozcamos.

Tengo entendido que una de las características de los murales es que la temática se decide entre la familia de la fachada de la casa y el artista… ¿Cómo propician el vínculo?

Alejandro: El proyecto consiste en dos semanas, la primera es de acercamiento con la familia, es un acercamiento natural basado en el taller que mencionábamos de comunicación no violenta. Se crea un diálogo y a partir de eso que la gente te cuenta el artista elabora un boceto el cual debe ser aprobado por la familia y por el colectivo. La idea es que el boceto tenga historias que se puedan contar, tanto de la familia como del barrio. La segunda semana consiste en la pintura del muro.

¿Se logra promover la identidad del barrio a través de este proceso?

Alejandro: Sí, hay algunos casos de algunos muros en donde la historia personal de la familia es muy rica y otros en donde la familia decide dar prioridad a que el mural hable de algo del barrio. Hay algunos muros en donde podemos ver pintadas las calles empedradas, las mismas casas del barrio, etc.

¿Podrían platicarnos la historia de alguno de los murales?

Alejandro: Hay un muro que está a la entrada del barrio y es muy emblemático, esta vez se le asignó a un artista de Guadalajara que se hace llamar Secreto, su propuesta tiene un potencial enorme gráficamente y también en cuanto a mensaje. Entonces entras al barrio y encuentras de frente unos pies de una persona indígena. Él es una artista que se encarga mucho de hacer homenaje tanto a los movimientos como a las personas y en este caso hizo un homenaje a los fundadores del barrio, un barrio rezagado durante mucho tiempo que fue fundado por indígenas, personas que venían de Tlaxcala, de Tlaxcalancingo, de las orillas de lo que era la ciudad y se asentaron aquí y su idea entonces fue darle con su mural un homenaje al mismo barrio.

Maribel: Una de las partes más importantes para nosotros es la convivencia que se pueda generar entre los artistas y las familias, a veces lo logramos y a veces no, pero sí hay una herramienta en la que hemos venido trabajando y le damos la idea a los artistas en la forma en cómo pueden extraer las historias, siempre buscamos que el mural cuente algo positivo y en el caso del barrio el tema integrador de los murales es… ¿quiénes fuimos?, ¿quiénes somos? y ¿quiénes quisiéramos ser como barrio?, en ese sentido los artistas contemplan las historias que van a contar pensando en ¿quiénes fuimos como barrio?, en ese caso el mural de los pies es perfecto.

Hay una historia que me gusta mucho, es un mural en donde inicialmente llegamos y cuando hablamos con la familia nos dijeron que querían que hiciéramos a la Santa Muerte y de entrada para el colectivo fue difícil pues nos preguntábamos si era o no un tema positivo y como valorarlo pues de entrada ellos la adoran. Entonces nos plantemos el reto de cómo convertirlo en un mural positivo, la solución fue hacer un mural muy colorido. Esto se combinó con otra historia muy interesante pues resultó que el muro no era sólo de esa familia sino que lo compartían con otra y tuvimos que hacer dos historias. A la otra a la familia dueña del muro se la acababa de morir uno de sus hijos, un niño pequeño, ellos estaban muy dolidos e iban al cementerio todos los días, descuidando de cierta manera su vida cotidiana por ir a ver al hijo al cementerio, entonces en el muro se pintó al niño, muy largo, el niño está acostado en sus juguetes y tiene una playerita de talavera, a la familia le ha servido finalmente como una manera de trabajar su pérdida y entonces ya no tienen la necesidad de ir todos los días al cementerio porque ya lo tienen ahí en su muro. Junto está la Santa Muerte con mucho colorido.

¿Cuántos murales hicieron esta vez?

Maribel: En esta cuarta etapa se hicieron 47 nuevos, y se retocaron 23;  hay 6 murales que se mantuvieron iguales y hay también 2 que los pintaron gente de aquí. En total son 78.

¿Cuántos artistas participaron esta vez?

Maribel: 32 artistas foráneos y 15 artistas locales. Algunos de ellos y ellas son: Alva, Secreto Rebollo, Tony Collantes, Alice Bettolo, Kloer Kloerk, Dhenso, Pixel, Mariana Gudiño, Colectivo de los que pintan, Carmina, Pepe Gracmor, Ytzel Maya, Christian Telles, David A. Hernández, Ley Braska, Dulce Medina, Gos, Lila y Marco (Chile).

¿Consideran que logran mejores condiciones de vida para el lugar por medio de este tipo de proyectos?

Maribel: Para mí uno de los objetivos principales es la unidad de los habitantes del barrio. Históricamente en Xanenetla ha habido una división entre los de la parte de arriba y los de la parte de abajo y a través del proyecto esto se ha ido rompiendo. Antes los de arriba no bajaban ni de chiste y desde el proyecto han comenzado a hacerlo.

También el color de los murales ayuda a que el lugar se merezca y que la gente se vuelva a sentir orgullosa del lugar que habita, orgullosa de la historia que se cuenta a través de su mural; ahí es donde se refuerza su identidad y cuando eso sucede la gente cuida más sus espacios. Están más atentos de que no haya basura, pues cuando se llega a un espacio y está descuidado o lleno de graffitis es más fácil que se tire basura o que propicie delincuencia, en cambio cuando se llega a un espacio bello lo cuidas, hay una teoría que dice que esto es una condición del ser humano.

Había en el barrio varios puntos de venta de drogas y desde los murales algunos de ellos han desaparecido. Se ha reducido el índice de criminalidad dentro del barrio.

Alejandro: Los mismos habitantes al ver que este proyecto lo hacemos sin ningún tipo de interés, de alguna forma se sienten como agradecidos y eso ayuda mucho a que el proyecto salga adelante. La gente del barrio sabe que los artistas o la gente del colectivo en verdad les está donando su tiempo o su talento y eso genera que cuiden los muros y protejan lo suyo.

Maribel: Otra cosa que pasó es que el ayuntamiento de la administración anterior volteó a ver lo que habíamos hecho y reinvirtió en el barrio. Ya no hay cables, todos los cables ahora son subterráneos para que los murales puedan apreciarse. Y hay murales que están iluminados.

Alejandro: Ese es de los puntos más importantes, en donde sí se siente más fuerte el proyecto, porque se ha logrado un cambio sin salir a la calle a gritar consignas, y sinceramente si las gritas el gobierno no te pela mucho, el proyecto ha logrado que las autoridades volteen la vista al barrio y lo mejoren sin la necesidad de ponerse en contra sino en una actitud propositiva. Es una manera de protesta pero dándole la vuelta.

Algo que gusten agregar.

Alejandro: Que este proyecto surgió aquí en Xanenetla pero que gracias al buen manejo se ha logrado hacer en otros lugares como Xicotepec, Querétaro y la Ciudad de México.

Maribel: La intención del Colectivo Tomate es continuar en donde la gente nos invite. Queremos estar más en Puebla, tenemos varias ideas y queremos seguir dándole color.

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment