La historia de la Facultad de Arquitectura de la BUAP

Compartir

Ciudad-Universitaria-3

Arquitectura en Puebla

En 1893, fue decretada una Ley de Instrucción Pública para el estado de Puebla que establecía que los estudios de ingeniería tendrían tres carreras, una de ellas de ingeniero arquitecto, misma que desapareció al reformarse la ley en 1898.

Durante décadas, la construcción de edificios recayó en los ingenieros civiles y militares provenientes de la capital del país o egresados de Puebla hasta que, en 1953 se dieron las primeras iniciativas para crear la escuela de Arquitectura en la Universidad de Puebla. Entre sus promotores estaban el arquitecto Miguel Pavón Rivero, los ingenieros militares Enrique Estrada Cuesta y Marco Aurelio Barosio así como el ingeniero arquitecto Diego René Guzmán Santos. Los cursos se iniciaron en la Dirección General de Obras Públicas del Estado. El objetivo era preparar la planta docente de la futura escuela. Algunos profesionistas hicieron el papel de alumnos y profesores, según su especialidad. También solicitaron al director de Ingeniería Civil, Joaquín Ancona Albertos, que presentara la iniciativa a las autoridades universitarias.

Se elaboró una Ponencia sobre la fundación de la escuela de Arquitectura de la Universidad de Puebla, firmada por doce profesionistas, la mayoría ingenieros militares y civiles; sólo dos arquitectos y un ingeniero arquitecto. El 8 de febrero de 1954 fue sometida al consejo universitario y el día 12 fue aprobada la última versión del proyecto, quedando Arquitectura como anexo de Ingeniería Civil.

El primer curso fue en 1954. Los profesores, que trabajaron algunos años sin cobrar, fueron Miguel Pavón Rivero, Everardo Morales, Marco Aurelio Barosio, Enrique Estrada Cuesta, René Guzmán Santos, Mario Bautista y Desiderio Hernández Xochitiotzin. De agosto a octubre se gestionó la primera aula-taller de diseño arquitectónico, de ambiente casi familiar, que ocupó dos locales de la crujía oriente en el tercer piso del edificio Carolino.

En 1956 la escuela eligió consejeros universitarios: arquitecto Everardo Morales como propietario e ingeniero arquitecto René Guzmán Santos como suplente. El primer director fue Miguel Pavón Rivero.

El primer plan de estudios fue el de 1954, modificado en 1958, cuando ya se impartían clases en el 4º año de la carrera y fungían como profesores en el primer año algunos alumnos fundadores. La orientación de esta primera época fue el funcionalismo.

Aunque se pensaba que la carrera debía ser sólo para hombres, desde el primer año se inscribieron mujeres. La primera arquitecta titulada en la UAP fue Amalia Espinosa Rojas, el 30 de octubre de 1962.

La Reforma Universitaria

En 1963, el rector Manuel Lara y Parra se propuso reformar todas las escuelas universitarias, en Arquitectura faltaban espacios para las cátedras, restiradores e iluminación adecuada en los salones donde los alumnos pasaban horas inclinados sobre los restiradores durante las llamadas pruebas repentinas.

Aun cuando se requería el conocimiento cultural de los pueblos que legaron a la humanidad un tesoro sobre esta materia, se carecía de una biblioteca con la bibliografía necesaria para los futuros arquitectos.

Se buscaron y adecuaron espacios en el Carolino para aulas con instalaciones eléctricas, ventilación y amplitud suficientes, máxime que se trataba de una de las escuelas con mayor población.

Plano de la primera aula de la escuela de Arquitectura en el tercer piso del tercer patio del edificio Carolino (1954).

En 1963, fue modificado el plan de estudios. Eran ya profesores algunos de los egresados. Se actualizaron los reglamentos de prácticas para alumnos, según los dictados del consejo técnico de la escuela.

Para facilitar el aprendizaje se formaron pequeños grupos académicos. En 1965, cuando las preparatorias desalojaron el Carolino, se aprovecharon los espacios que ocupaban para instalar pizarrones, restiradores nuevos, asientos apropiados, iluminación e instrumental especial. La transformación de reglamentos y medios de estudio fue base para el mejoramiento de la asistencia de los profesores; del 36 por ciento que existía, se alcanzó una del 82 por ciento. Los espacios aumentaron en 108 por ciento. La biblioteca recibió un nuevo acervo. Para cubrir las necesidades de investigación de los alumnos, se adquirieron revistas nacionales, francesas, norteamericanas, alemanas, brasileñas, holandesas y suecas.

Los alumnos organizaron eventos: al verificarse en Puebla la Semana de Israel denominada “Nace un Estado”, realizaron una exposición de arquitectura judía; se efectuaron también los seminarios de matemáticas a cargo de Luis Rivera Terrazas y de urbanismo, con eminencias como Enrique Cervantes, autor de varios planos reguladores, Alberto Martínez Guerrero, de planeación de la presidencia de la República y Guillermo Ortiz Flores, Premio Nacional de Vivienda en 1964.

En 1965, los estudiantes asistieron en Cuernavaca al Congreso Nacional de Arquitectura, con la ponencia “El Servicio Social en la Carrera de Arquitectura”. Dado el interés que este trabajo despertó, Puebla fue nombrada sede del siguiente congreso, a verificarse dos años después con el tema de “La Arquitectura de la Nación”. Así, se adquirió una experiencia muy importante para la reestructuración de los planes de estudio.

El gobernador había pedido, en 1964, pasantes para ejecutar obras de reforma y construcción de edificios escolares. En 1965, el rector le presentó un grupo de alumnos. Se les encargaron dieciséis obras y se puso a su disposición un depósito bancario, para que lo manejaran de acuerdo con las necesidades de las obras.

Los futuros arquitectos fueron a los lugares designados y, para disminuir los costos, se entrevistaron con el cura, el presidente municipal, el comisionado agrario y los jefes de familia de cada lugar para que contribuyeran con material y mano de obra para la ejecución. Al término, se fotografió cada obra y el gobierno las exhibió en Palacio. Fue un éxito para los estudiantes y para el Gobierno del Estado.

La escuela jugó también un importante papel en el nacimiento de la Ciudad Universitaria. Desde 1958 se le presentó un primer proyecto al candidato presidencial Adolfo López Mateos, que se comprometió a apoyarla, pero fue hasta el 25 de enero de 1969 cuando la fundación Jenkins entregó la cu al gobernador Merino Fernández y, el 31 del mismo mes, éste la entregó a las autoridades universitarias. Entre los edificios entregados estaban los de Arquitectura 10.

Ese año se elaboraron el Reglamento General de la Escuela de Arquitectura, el Reglamento de Exámenes y la Tabla de Incompatibilidades. En 1972 entró en vigor un plan de estudios semestral y por créditos que sustituyó al antiguo plan anual.

Las transformaciones de la escuela

monja

Desde el antiguo Colegio del Estado había sido frecuente la confrontación entre universitarios progresistas y conservadores. En 1956, éstos se aglutinaron en el Frente Universitario Anticomunista (FUA), cuyos miembros en Arquitectura eran de los más pasionales contra la Reforma Universitaria. De ellos surgía la actividad antirreformista de buena parte de la Universidad.

Para 1972, Arquitectura y Administración de Empresas marchaban contra la tendencia institucional predominante pues la reforma ya había impreso su dinámica progresista en la UAP. Ese año la confrontación se radicalizó a tal grado que los partidarios de la Reforma Universitaria en Arquitectura tuvieron que abandonar CU y trasladarse al edificio Carolino. Sus opositores se mantuvieron en CU.

El 7 de noviembre de 1972, veinte miembros del FUA encabezados por los estudiantes de Arquitectura Luis Eduardo Paredes Moctezuma, Javier del Castillo, Ángel Morales Piloni y Jaime Aurioles Gamboa atacaron con metralletas la preparatoria Benito Juárez. El día 9 fueron expulsados por el Consejo Universitario. El director de Arquitectura fue suspendido en su funciones.

Pese a ello, el FUA, ahora a través de los grupos Náhuatl y Juventud Nueva, persistió en sus actividades y, el 24 de enero de 1973, fue asesinado el estudiante de Derecho Josaphat Tenorio Pacheco por un grupo de choque comandado por Luis Eduardo Paredes Moctezuma, que ya no era alumno de la Universidad.

En noviembre de 1972 surgió la Sociedad de Padres de Familia de Estudiantes Universitarios, que se dio a la tarea de propagar que los expulsados eran víctimas de la represión comunista.

En esta confrontación, que se extendía a toda la Universidad y la sociedad, se involucró el gobernador tomando partido por las fuerzas de la derecha, lo que culminó con la agresión armada al Carolino del 1º de mayo de 1973, en la que murieron cuatro universitarios. Esto originó una reacción popular que condujo a la caída del gobernador.

Derrotados, los fuas se retiraron de la Universidad y, para preservar su proyecto, con el apoyo de la iniciativa privada, el clero y el gobierno del Estado, fundaron en 1973 la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP).

De la planta docente, sólo se mantuvieron en la uap los arquitectos Rubén y René Guzmán Santos, Sergio Villalón Rodríguez, Manuel González Larrazabal y Fernando Ramírez Osorio, teniéndose que invitar a profesores del IPN y la UNAM para cubrir las plazas que quedaron vacantes; también se incorporaron estudiantes de grados superiores. 16

La reconstrucción

A partir de estos hechos, la escuela de Arquitectura entró en un proceso de reestructuración académica y administrativa, adoptando una posición orientada a la formación de arquitectos comprometidos con la problemática de las clases populares, lo que se denotó en el plan de estudios que comenzó a funcionar en 1974.

De 1975 a principios de 1978 se desarrolló una nueva etapa caracterizada por la participación organizada de la escuela en la vida política institucional y sindical, el inicio de la labor de investigación, antecedente del Departamento de Investigaciones Arquitectónicas y Urbanísticas (DIAU), un amplio trabajo de los pasantes en servicio social que elaboraron múltiples tesis profesionales en apoyo a la problemática universitaria y a las comunidades urbanas y suburbanas, la promoción a becarios y auxiliares de docencia que fueron asignados a trabajos de investigación y el impulso a la formación docente de los profesores.

A pesar de esto, la sobrepolitización académica y el sistema de gobierno colectivo que se adoptó, conformado por un alumno y un profesor de cada taller, dificultaron el trabajo administrativo y la actividad académica. También, las acciones políticas y administrativas de los dirigentes provocaron una reacción que, tras un paro de actividades de una semana, culminó en la asamblea general del 11 de noviembre de 1980 en la que se expulsó a cinco profesores. Esto dio pie a la búsqueda de nuevas formas de gobierno que terminaran con el rezago administrativo.

Se intentó estabilizar políticamente a la escuela nombrándose una comisión de gobierno provisional que funcionó de noviembre de 1980 a abril de 1984.

Ese año, como resultado de un congreso interno de la escuela, fue establecida una Coordinación General a elegir cada dos años y que constaba de tres coordinadores: de planeamiento, académico y administrativo que debían actual colegiadamente. La máxima autoridad recaía en el consejo de delegados y el representante de la dirección ante el consejo universitario era nombrado de entre los tres coordinadores.

La modernidad

Graduación de la primera generación de la maestría en conservación del Patrimonio Edificado, con la presencia del rector, Enrique Doger Guerrero; el director, Antonio Ruiz Tenorio y la presidenta de la Unión Internacional de Arquitectos, Sara Topelson (1998).

Arquitectura fue una de las escuelas que más sufrió las consecuencias del conflicto intrauniversitario de 1989-1990 pero, como una sana reacción, durante el período que fue de la segunda mitad de 1990 a 1992, la institución en general y la escuela en particular entraron en una renovación que les condujo a la modernidad universitaria.

El congreso del Estado modificó la Ley de la BUAP y, más adelante, el consejo universitario constituyente renovó el Estatuto Orgánico. 20 En julio de 1992 Arquitectura dejó de ser dirigida por una coordinación general y pasó a ser gobernada por un director electo.

Crecimiento y diversificación

El 13 de mayo de 1992 el consejo universitario aprobó la creación de la maestría en ordenamiento del territorio y así la escuela adquirió la categoría de facultad. Con esto, se concretó un viejo anhelo de contar con un posgrado que redundara en la superación profesional de los egresados.

Entre 1992 y 1998 se diversificó la oferta educativa al crearse las licenciaturas en diseño gráfico y diseño urbano ambiental, además se fortaleció la carrera de arquitectura y se creó la División de Investigación y Estudios de Posgrado (DIEP). El 9 de noviembre de 1992, el consejo universitario aprobó unánimemente la transformación curricular de la facultad.

El 11 de diciembre de 1995, fue aprobada la creación de la maestría en arquitectura con especialidad en conservación del patrimonio edificado; el 31 de octubre de 1997, se creó la maestría en diseño arquitectónico y el 12 de marzo de 1998 fue aprobada la maestría en tecnologías de la arquitectura.

(El presente texto fue escrito por Walter Fernando Vallejo Romero 10 de junio de 2003 en su año Año 6, número 11)

 

 

Be first to comment