La trágica verdad del muérdago en México.

Compartir

Casi todos hemos escuchado hablar del muérdago, la alegre plantita con bayas rojas utilizada durante Navidad y que, según la creencia popular, al besar a tu pareja debajo de ella el amor durará por siempre. Desgraciadamente no existen estudios científicos que puedan respaldar -o negar- la efectividad del muérdago para relaciones amorosas, pero sí existen investigaciones que hablan del efecto del muérdago en zonas forestales.

Todos los seres vivos formamos asociaciones durante nuestros ciclos biológicos con un sinnúmero de organismos que nos permiten llevar a cabo distintas tareas; por ejemplo, la flora intestinal que se encuentra en nuestro organismo forma parte activa en distintos procesos para degradar los alimentos que consumimos.

Sin embargo, no todas las relaciones que se desarrollan entre los seres vivos son viables para ambas partes. Una relación parasitaria se encuentra constituida por dos agentes: hospedero y huésped. El huésped, como su nombre lo indica, vive a través de un hospedero que le dota de las condiciones necesarias para su desarrollo. Este tipo de relaciones, independientemente de que sean facultativas u obligadas, implican la posibilidad de daño o muerte por parte de alguno de los dos agentes.

Es éste tipo de asociaciones son el modus operandi de la mayoría de especies de muérdago a lo largo de todo el mundo. La relación que entabla esta planta se denomina hemiparásita, ya que sólo obtiene compuestos inorgánicos y agua del árbol al que infesta y apatir de su propia clorofila es capaz de llevar a cabo sus procesos metabólicos.

muerdagos

La semilla de muérdago sale expulsada del pequeño fruto blanquecino y se encuentra envuelta en un líquido mucilaginoso, es decir, pegajoso; esto le da una mayor facilidad para adherirse a las ramas de los árboles. En algunas ocasiones, el muérdago se sirve de las cadenas tróficas presentes en el ecosistema y, después de que el fruto es comida por aves o ardillas, está presente en sus heces y es depositada en las ramas.

Una vez inserta en las ramas, la semilla inicia el proceso de germinación el cual puede darse al instante o tarda años de acuerdo a la especie. Se comienza con la formación de radículas, que son pequeñas raíces que buscan hendiduras en la rama del árbol para proyectarse al interior. Conforme avanza, la radícula pasa por el córtex de la rama, el floema y el xilema, de donde obtiene sales minerales y agua.

Conforme el muérdago crece, puede llegar a asfixiar a la rama infectada e incluso provocar la muerte del árbol en donde se hospeda. Actualmente causa pérdidas enormes en cuanto a madera y, en el estado de Puebla, campos frutales se han visto devastados por esta plaga. Se considera el segundo agente destructor de zonas forestales en nuestro país después del escarabajo descortezador.

Ahora, cuando veas muérdago, lo primero que pensarás no será en besarte debajo de él, sino en el enorme daño que le está causando a los árboles de tu país.

Peor que un encuestador del INEGI.

1 Comment

  • Responder junio 22, 2018

    Irene

    Deberían explicar que muérdago y acebo son plantas diferentes.

Leave a Reply