¿A qué se debe la intolerancia a la lactosa?

Compartir
lactose

Imagen: A Ciencia Cierta.

Estoy seguro de que, al ver la imagen de arriba, muchos no me creerían si les digo que esos hexágonos y palitos son la tan sonada lactosa. Pero sí.

La lactosa es un carbohidrato -sí, como la fructosa- que se encuentra constituido por una molécula de galactosa unida a otra de glucosa; se encuentra presente en toda la leche de los mamíferos y es el azúcar predominante en ella. De acuerdo a la Facultad de Ciencias Químicas de la UNAM, la leche humana es aquella que presenta el más alto porcentaje de lactosa, alrededor de 9%. Como un comparativo podemos mencionar a la leche de vaca no procesada, la cual contiene un 4.7%

leche-300x300

Durante los primeros meses de vida de un ser humano la leche materna tiene un papel fundamental en cuanto al desarrollo del sistema inmune y la obtención de nutrientes, pero es nuestra especie la única que continúa ingiriendo leche después de esta etapa, lo cual ha desatado una amplia serie de debates. En esta ocasión hablaremos de las personas que sí toman leche en edades posteriores y desarrollan una intolerancia a la misma.

En todo nuestro organismos hay presentes enzimas, que son proteínas especializadas en catalizar ciertas reacciones. La lactasa, por ejemplo, es la enzima encargada de metabolizar, ¿a quién creen? Así es, a la lactosa. Su trabajo enzimático está enfocado en romper el enlace éter monocarbonílico presente en el azúcar y dar como resultado glucosa y galactosa para que nuestro organismo pueda aprovecharlas.

lactosa

Cuando el intestino es incapaz de digerir la lactosa y transformarla en sus constituyentes, se denomina intolerancia a la lactosa. Esta incapacidad se deriva de la escasez o inexistencia de la lactasa en el intestino, llamada hipolactasia. Respecto a esto,  Vive Sin Lactosa menciona que la causa de la intolerancia a la lactosa puede ser congénita o adquirida, ésta última parcial o total y puede iniciarse en la infancia, adolescencia y edad adulta. Puede ser ocasionada por una disminución progresiva en la producción de lactasa en la mucosa del intestino de manera natural (puesto que la lactancia ha terminado y la leche materna no juega ya una función preponderante en el organismo) o por una agresión a la mucosa intestinal por bacterias, virus, antibióticos, enfermedades diarreicas, entre otros factores.intolerancia-lactosa-intolerante-es

Rodríguez y Pérez  a través de la Revista Española de Enfermedades Digestivas, estiman que el 80% de la población mundial presente algún grado de intolerancia a la lactosa. Curiosamente la población del norte y centro de Europa, que convive con ganado vacuno desde el Neolítico, tiene mayor tolerancia a la lactosa que el resto de la población mundial, lo cual hace suponer que la producción o deficiencia de lactasa puede estar determinada genéticamente.

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa pueden ser intestinalmente directos o indirectos. Los síntomas intestinales directos consisten en náuseas, dolor abdominal, espasmos, diarrea, gases y vómitos entre otros; los síntomas indirectos pueden consistir en cansancio, dolores en extremidades, problemas cutáneos, alteraciones en concentración, nerviosismo y trastornos de sueño, ocasionados por la alteración de la mucosa intestinal. A pesar de que es un padecimiento ampliamente extendido a nivel mundial, no presenta una amenaza seria para la salud. Entre el 70-80% de las personas con este padecimiento se remite a una dieta sin lactosa, mientras que algunas otras aprenden qué productos lácteos pueden ingerir y en qué cantidades.

Así, la siguiente ocasión que presentes molestias al ingerir leche, consulta a tu médico y busca alternativas como la leche deslactosada o leche de soya.

gatos leche

Peor que un encuestador del INEGI.

Be first to comment