Detonaciones microtextuales

Compartir

Actividad #51 “Detonaciones microtextuales”

Hemos vuelto a las andadas de los textos mínimos, nos hemos mudado también, pero seguimos con las mismas ganas de invitarlos a escribir.

Hace poco en una de estas reuniones estilo pandemia, en las que cada amigo querido está en una pantalla, durante la conversación seria y adulta, se unieron a la charla los clásicos bochos (vochos). Platicamos de las aventuras que sólo un escarabajo alemán tienen para compartir y me pareció una gran idea para comenzar el año a nuestra manera.

Actividad #51

Instrucciones

Deberás escribir una minificción sobre la muerte, cuyo transporte es un bocho. Como en otras ocasiones, nos gusta agregar un elemento del que partan o con el que terminen, en este caso el final de su texto deberá ser la abducción del bocho por un ovni.

artista: Ross King

No olvides:

  • No más de 120 palabras.
  • Tema, la muerte y su transporte un bocho.
  • Para el final, la abducción del bocho.
  • Límite 9 de febrero 2021, 23:59 hrs.
  • Subir tu texto a comentarios.
  • Firmar con nombre o sudónimo.
  • Déjanos tu minificción en los comentarios.

Recomendación musical

Minificción recomendada

de “Lucubraciones de medianoche”

En el diálogo interno, no hay que emplear la retórica ni las grandes frases. Nada de discursos ni sermones, sino el lenguaje llano de las plazas y mercados, aun cuando esto nos vuelva un poco cínicos.

Julio Torri

14 Comments

  • Responder febrero 3, 2021

    Cookie

    La muerte me llevaba de paseo en su pequeño bocho, era muy cómodo.
    —¿Estas segura de que quieres irte? Mira todo lo que te perderás —señalo un paisaje con arboles, flores y animales; mientras al otro lado había restaurantes, algunas personas tocando increíble música en la calle y familias paseando.
    —Si, estoy segura, nada de esto vale la pena ahora.
    Continuamos por el camino, cuando apareció una intensa luz color verde que nos cegó por un momento.
    —¿Que esta pasando? —pregunte.
    —Cuando deciden terminar con su vida, en lugar de morir, son enviados a otro planeta para comenzar de nuevo—y desapareció. Mientras que el bocho conmigo dentro, era abducido rodeado de luz fluorescente, encaminándome a mi nueva vida.

    • Responder febrero 22, 2021

      Deniss Guerra

      Qué tal Cookie, muchas gracias por tu texto. Qué buena propuesta para la muerte planteas, ser abducidos para comenzar de nuevo en otro planeta, es un tipo de reencarnación me parece. Utilizaste a la muerte en un bocho de forma muy natural, resulta un texto verosímil y fantástico. Nos quedas a deber el título y por allí échale un ojito a un par de acentos. Muchas gracias esperamos sigas escribiendo.

  • Responder febrero 3, 2021

    Alox Z.G

    -La situación se ha vuelto cada día peor. Comenta la muerte mientras hace la parada al camión celestial.
    -Todos los días es lo mismo, siempre me toca que vaya lleno, pero ni modo de esperar el siguiente.
    La muerte cansada, no estaba dispuesta a seguir así por toda la eternidad. Un día buscó documentos que por mucho tiempo había guardado y se dirigió al departamento de prestaciones celestiales. Después de esperar por un rato salió con una gran sonrisa, un asistente la llevó al lugar donde le mostraron su nuevo transporte “un bocho” ¡Ahora podré viajar más cómoda! Miraba extasiada cuando algo inusual pasó, el bocho desapareció frente a ella, fue abducido por un ovni que pasaba por el cielo.

    • Responder febrero 22, 2021

      Deniss Guerra

      Alox Z.G. muchas gracias por tu texto, y ni hablar a veces llueve sobre mojado y ahora le toco a la flaca. Qué bien has retratado algunas situaciones cotidianas como esperar el transporte, el transporte lleno, el papeleo para comprar o adquirir algo e integraste de forma muy natural a la muerte. Me gusta que dejarás a penas mencionado el hecho del ovni, nos deja patidifusos tanto como a la misma flaca. Nos quedaste a deber el título nada más. Muchas gracias

  • Responder febrero 5, 2021

    Uri

    Metamorfosis

    Un escarabajo habia intentado ser el más bueno de su especie para al morir quedar inmortalizado o reencarnar en algo superior. Al morir lo olvidaron, sin embargo su estructura perduro en el entierro del tiempo. Seres del cielo lo fueron transformando en metal.
    Para que en tiempos lejanos criaturas de la tierra crearan su esencia e imagen en un automovil llamado vocho.

    UriAbi

    • Responder febrero 22, 2021

      Deniss Guerra

      Uriel, qué gusto encontrarte de nuevo ahora en estos rumbos. Muchas gracias por tu cuento. Jugaste con ambas propuestas, la muerte y el vocho y les diste una historia distinta, si bien la muerte no conduce al vochito, si a través de ella el escarabajo se convierte en automóvil. Manejas algunos principios de reencarnación siendo buenos en una vida para merecer algo más en la que sigue, o sea, es un viaje intenso jajaja. Me gusta que hayas usado el mismo título de Kafka para una historia inspirada en su escarabajo pero con otro camino totalmente diferente. Muchas gracias.

  • Responder febrero 6, 2021

    Lord Erhaben

    Por fin adquirí mi bocho azul, mi color favorito porque representa la tranquilidad y la calma que uno necesita cuando viaja mucho. Si bien los lugares de llegada y partida son los mismos, la compañía es la que hace cada viaje especial. Infantes, jóvenes y personas adultas me acompañan cada día. Hoy sucedió algo interesante, fui por un pasajero llamado Naki y noté algo distinto en él a los demás pasajeros, íbamos a mitad de camino cuando me pidió bajarme ya que me dijo que el bocho era suyo, respondí con un no; abrió la puerta y me empujó del asiento del conductor. En eso vi cómo el bocho azul que tanto me gustaba comenzó a transformarse con Naki como conductor.

    • Responder febrero 22, 2021

      Deniss Guerra

      Lord Erhaben, muchas gracias por tu cuento. Es un recorrido muy lindo y manejaste muy bien el no mencionar explícitamente que se trataba de la muerte sino a través de los pasajeros, aunque lo sabemos por la instrucción dada, tal vez una clave igualmente no explícita podría ayudar a otros lectores a saber que la muerte es quien va al volante, y eso le da un buen cambio de no ser cualquier otro conductor. Son muy buenos los detalles del color y lo que representan. Nos quedaste a deber el título nada más. Saludos y muchas gracias

  • Responder febrero 9, 2021

    Ajelet Vargaz

    Primer día de trabajo

    La antivida fue traída a la tierra, nunca había visto a un humano con sus propias cuencas, pensó que sólo poseían la mitad de su rostro.
    -Ya irás aprendiendo, los humanos hacen de todo para escapar de nosotras, pero también, con cualquier descuido absurdo se precipitan a nuestros brazos- dijo su mentora irónicamente.
    Después de varias horas de entrenamiento la novata quedó sola, dotada únicamente de una guadaña y un escarabajo que rápidamente aprendió a transformar en medio de transporte se dispuso a trabajar, el día discurrió.
    – Nada mal para mi primer día de trabajo- pensó.
    – Nada malo podría pasar- todavía no dejaba de pronunciar estas palabras cuando una luz color bígaro rodeó su vehículo automotor elevándolos hasta una muerte más grande.

    • Responder febrero 22, 2021

      Deniss Guerra

      Ajelet, muchas gracias por seguir escribiendo, nos mantenemos ejercitando ese cerebro creativo. Qué lindo y fuerte cuento, tiene unos detalles que lo hacen un poco espeluznante pero lindo, me refiero al cierre, “una muerte más grande”, qué cosa más complicada de imaginar, es un gran final. Otros detalles como hablar de la muerte como antivida y que ve a través de su cuencas envuelven al lector en el propio universo de la flaca. Muchas gracias

  • Responder febrero 9, 2021

    Nova

    El extraño caso de Kafka motor

    En ocasiones extendía su jornada laboral para llegar al autolavado bajo el puente del periférico. A veces venía bien, los accidentes quedaban cerca y sólo debía subir al bocho a un par o dos y de allí de vuelta al olvido. Un martes como cualquiera, con guadaña en mano y un asiento trasero lleno de ceniza, se percató de que un operativo había levantado a los lavacoches, sin dejar jergas, ni cubetas. Anduvo con su Kafka motorizado por todo el distrito, bajó por un esquite y al volver, una vaca bajaba por un rayo de luz mientras su auto subía por el mismo, ¿abducción o transferencia? Con guadaña y en vaca, nadie le creería que la muerte era.

    • Responder febrero 22, 2021

      Deniss Guerra

      Nova muchas gracias por volver a participar, qué lindo cuento, toda una situación de la vida diaria de la ciudad de México, afecta a todos. Padrísimo el final con la muerte en vaca. Muchas gracias

  • Responder febrero 10, 2021

    Arthur Dent

    Recuerdos del tío Bartolo

    El tío Bartolo era muy raro, al visitarlo debíamos hablar de quedito, caminar de puntitas y usar unos sombreros de aluminio que él hacía. Pero eso sí, era muy divertido, contaba historias de lo más geniales y tenía un cuarto lleno de trebejos. Decía que cada uno era una reliquia de sus viajes. La joya de la corona era su auto, un bello bocho negro con decorado en plata, rines cromados y un ligero aire siniestro. Nunca nos dejó subir, porque era de la muerte. La noche que falleció, el bocho desapareció. Algunos piensan que la muerte al fin reclamó su posesión, pero yo se la verdad, esa noche lo vi todo, esa noche… yo vi la abducción del bocho.

    Arthur Dent

    • Responder febrero 22, 2021

      Deniss Guerra

      Arthur, muchas gracias y oh cielos!!! ¿se fue el bocho con todo y Don Bartolo? Muy linda historia, tienes en general unos cuentos muy sensibles y con ciertos detalles donde se te cuela lo siniestro como el bocho del tío Bartolo. Muy padre el mencionar que era de la muerte así solo de pasada, sin más ni más. Incluso me atrevo a pensar que la muerte en efecto fue por su bocho pero por como lo planteas casi pudiera creer que es la muerte quien lo abdujo. En fin, ya me haré pelotas al leerlo de nuevo. Muchas gracias

Leave a Reply