DETONACIONES MICROTEXTUALES

Compartir

Actividad #53

“Detonaciones microtextuales”

Seguimos escribiendo y ahora, del espacio sideral volvemos tan terrenales como podemos y nos vamos de la mano con un clásico de clásicos aplicado a nuestras propias vidas.

Actividad #53

Instrucciones

“Una mañana, tras un sueño intranquilo, Gregorio Samsa se despertó convertido en un monstruoso insecto. “

Deberás escribir una minificción donde despiertes siendo un insecto,el que más te guste pero, no puedes escoger el escarabajo de Kafka. No solo despiertas siendo un insecto, sino que ese día es la visita de la empresa antiplagas en tu casa. Tu minificción no debe pasar las 120 palabras.

No olvides:

  • Título de al menos 7 palabras
  • No más de 120 palabras de texto
  • Tema: despiertas siendo un insecto y ese mismo día es la visita antiplagas en casa.
  • Subir tu texto a comentarios.
  • Fecha límite 22 de febrero 2021, 23:59 hrs.
  • Firmar con nombre o seudónimo.

Recomendación musical

Minificción recomendada

Aviso clasificado

Nostalgia eterna

 Cambio urgentemente, incluso pagando un recargo, mi apartamento de dos habitaciones y anexo, equipado con cocina empotrada, situado en un quinto piso en la plaza Joliot-Curie, con vista a la montaña Sas, por un apartamento de dos habitaciones y anexo, equipado con cocina empotrada, situado en un quinto piso en la plaza Joliot-Curie, con vista a la montaña Sas.

István Örkénv

7 Comments

  • Responder febrero 20, 2021

    Lord Erhaben

    Después de un día con muchos problemas
    Sabía que no debí desear tanto huir de mis problemas y convertirme en una araña pequeña, esas cafecitas que luego andan por la casa y cuando las quieres atrapar hacen pequeños saltos. Admiro esa agilidad para escapar cuando se sienten amenazadas. Ahora que despierto y en lugar de estar en mi cama veo que me encuentro en el baño en la esquina superior de la pared, miro mis patas y sé que ahora soy una. Doy un salto y noto la velocidad y agilidad. Me imagino sonriendo mientras recuerdo que hoy llega el equipo antiplagas a fumigar la casa. La vida es un reto así que estoy dispuesto a no dejarme matar. Usaré mi agilidad para escapar antes de que lleguen.

    • Responder febrero 22, 2021

      Deniss Guerra

      Lord Erhaben, muchas gracias por tu pequeña historia. Toda una metamorfosis bien aceptada por tu personaje, la gran ventaja es que puede esconderse. Genial que mencionaras que despierta en la esquina del baño, resulta más completa aún su transformación y hablas incluso de cómo se siente el personaje una vez que se ha vuelto una arañita. Es un cambio muy sutil el que haces para introducir el conflicto que es la llegada del equipo antiplagas, solo con el cambio en la sonrisa. Muchas gracias

  • Responder febrero 21, 2021

    Alox Z.G

    La hora de la extinción

    Como cada mañana despierto más que motivado por iniciar el día, mi trabajo me fascina y hoy es muy especial; la presentación del proyecto que representa la catapulta de mi carrera. ¡Tantos años esperando y por fin hoy es el gran día! Pero hay que darse prisa pues el tiempo será limitado. “Mientras estoy fuera fumigarán la casa, espero llegue a tiempo al fumigador”
    Al levantarme me sentí más ligero que nunca, será por la emoción, me dije a mi mismo, sentía como si volara. Me apresuré, escuché un zumbido muy cerca de mi oído. Voy al baño necesito despertar, me miro al espejo ¡Oh que pasa mi reflejo es de una abeja!, escucho a lo lejos… Buen día soy el fumigador.

    Alox z.g

    • Responder febrero 22, 2021

      Deniss Guerra

      Alox Z.G muchas gracias por tu pequeña versión de metamorfosis, y en efecto es hora de la extinción en el universo donde uno amanece siendo abeja. Tienes un detalle muy interesante que mantiene tanto al personaje como al lector dentro de la “normalidad” antes de soltar el punch de lo ficticio, cuando dices que se siente más ligero, argumentas que es posiblemente por la emoción, lo creemos y lo cree el mismo, ya que antes nos contaste una historia de éxito y emoción, y nos llevas a ambos hasta el espejo para ver la verdad. El final es un final abierto muy característico de las minificciones, no sabemos qué pueda pasar. Muchas gracias.

  • Responder febrero 22, 2021

    Nova

    Hacia el refugio de algodón de una chamarra vieja

    Cada vez era más vívida la sensación de volar en mis sueños, incluso me despertaba con mucho cansancio y la espalda molida. Me quedaba satisfecha a pesar de todo. Hoy, Dante uno de mis gatos comenzó a llorar en la madrugada, me desperté antes de concluir el sueño y vaya sorpresa que me llevé, estaba hecha una polilla. Creo que alteramos el ciclo y han pasado varias horas sin que yo vuelva a mi estado normal. Podría vivir con ello, si me dejan, pues justo hoy es la cita para fumigar. Debo llegar pronto al armario y buscar el bolsillo de una chamarra, mientras no vuelva a mi cuerpo estando allí dentro podré librar el día.

  • Responder febrero 22, 2021

    Uri

    Despertar confundiendo sueños dentro de más sueños

    Desperté siendo oruga, intente desplazarme pero era demasiado esfuerzo ondear todo el cuerpo. Agotado decidí volver a dormir, quiza era un sueño donde creía haber despertado, tal vez durmiendo denuevo despertaria en mi cuerpo humano. Desperté abriendo un capullo, nacía una mariposa. Volaba, me sentía ligero y libre; Estaba entre el cielo y la tierra, podía apreciar todo lo bello. Sentía desfallecer ¿no habia nacido bien? ¡Moria! ¡Era pesadilla! ¡caía! ¡cierra los ojos para despertar!
    Otra vez oruga pero ¡me estan matando con insecticidas! ¡ayuda! ¡cierra los ojos! ¡¿Sigo aquí?! ¡vamos despierta!

    Quizas sólo habia soñado que era humano…

    UriAbi

  • Responder febrero 22, 2021

    Arthur Dent

    La maldición de los artrópodos del tártaro

    Dios, ¡mi cabeza! No la aguanto, la luz me molesta y me siento muy mareado. ¡Ese timbre, ese timbre! ¡Dejen de torturarme! Debe ser el señor que fumiga. No debí citarlo hoy, a sabiendas que andaría todo crudo. ¡Dios, en cualquier momento vomitaré! ¡Maldito alcohol de Durango! Ese Alejandro nunca me advirtió que pegaba tan feo, mejor me dijo sus tonterías de que no me fuera a beber el alacrán de la botella, porque es de mala suerte, ¿suerte?, como si eso… ¿Qué es esto? ¿Qué pasa con mis manos? ¡Dios mío! pero ¿qué me ha pasado? ¡Esto no es posible! Me convertí en un… No, no, no, ¡no! No puede ser… ¡Esto no puede estar pasando!

    Arthur Dent

Leave a Reply