Proceso de investigación científica, poemas.

Compartir

Ver el proceso de la investigación científica con poesía ¡eso no es posible! me dirás, pero aquí te pongo unos poemas para acompañar esta actividad que hacen los que hacen ciencia.

Empezamos.

***

Un requisito para la investigación en ciertas disciplinas es que no le tengas miedo a las matemáticas, es más, que te gusten como dice este poema.

Me gustan las matemáticas

Antonio José Hervás (España)

Como ninguna otra ciencia

Me gustan las matemáticas

Porque agotan mi paciencia

Con cuestiones enigmáticas

Confieso, sin estridencias,

Que me resultan simpáticas

Todas las circunferencias

Y demás curvas cuadráticas

Yo comprendo que la gente

Piense que soy diferente

Porque me gusta soñar

Con las series divergentes

Los números trascendentes

Y la función modular

***

Ya que te decidiste a iniciar tu viaje por la investigación tienes que conocer el método científico.  Como este enamorado.

El método científico

Roald Hoffmann

Las buenas teorías

son aquellas susceptibles

de ser refutadas, dice

Kart Popper.

Como

si yo viniera

la próxima semana

a la misma hora,

y me

sentara con mi café

exactamente

allí,

donde levanté la vista

y te observé

a ti,

mirándome,

y te encontrara,

de nuevo,

allí,

y esta vez

tuviera el valor

de sonreír.

***

Una de las habilidades importantes en la investigación es el uso de la estadística. En este poema nos dicen porqué.

Contribución a la estadística

Wislawa Szymborska 

De cada cien personas,

las que todo lo saben mejor:

cincuenta y dos,

las inseguras de cada paso:

casi todo el resto,

las prontas a ayudar,

siempre que no dure mucho:

hasta cuarenta y nueve,

las buenas siempre,

porque no pueden de otra forma:

cuatro, o quizá cinco,

las dispuestas a admirar sin envidia:

dieciocho,

las que viven continuamente angustiadas

por algo o por alguien:

setenta y siete,

las capaces de ser felices:

como mucho, veintitantas,

las inofensivas de una en una,

pero salvajes en grupo:

más de la mitad seguro,

las crueles

cuando las circunstancias obligan:

eso mejor no saberlo

ni siquiera aproximadamente,

las sabias a posteriori:

no muchas más

que las sabias a priori,

las que de la vida no quieren nada más que cosas:

cuarenta,

aunque quisiera equivocarme,

las encorvadas, doloridas

y sin linterna en lo oscuro:

ochenta y tres,

tarde o temprano,

las dignas de compasión:

noventa y nueve,

las mortales:

cien de cien.

Cifra que por ahora no sufre ningún cambio.

****

Y una vez que tienes tus resultados debes compartirlos con la comunidad científica o como quien dice:

Publicar o perecer

Antonio Córdoba Barba 

Feliz surge la idea que nos lleva

por la senda ingeniosa,

que parece certera,

a la vera, muy cerca,

de ese ansiado teorema.

Pero la esquiva verdad no nos deja,

escondida en su templo,

ni desnuda probarla,

ni tampoco falsarla

con sutil contraejemplo.

Y aunque la mente mil tretas produce,

ofreciendo al diablo el clásico pacto.

Pasa el tiempo, la ambición se reduce,

y otra derrota cedemos de facto:

poseerla en cualquier traje típico

de una hipótesis clara y razonable,

que permita un saludo al respetable

en forma de artículo científico.

***

Y como todo se escribe en inglés…

Teorema de García

Francisco Núñez Roldán

Galileo, Arquímedes, Pitágoras,

Einstein, Franklin, Marconi o Anaxágoras…,

vidas que se han gastado en buena gana

mejorando la condición humana.

Pero yo quiero nombres conocidos.

¿La ciencia no tiene mis apellidos?

¿No sería magnífico que hubiera

una ley de un ibérico cualquiera?

¡Logaritmos de López o de Hernández,

postulados de Márquez o de Fernández!

Y… ¿qué honra española no sería

si existiera el Teorema de García?

Pero no sueñes más, que no es viable

ver nombres tuyos en la ciencia amable.

Aquí sólo destacan el corrupto

o el de algún balompédico exabrupto;

aquí sólo hay memoria del que mata

o del que descomulga a una beata.

Inviables científicos hispanos

olvidad vuestros celos ciudadanos,

relegad a ese reino incombustible

del sueño que ya no será posible

vuestra sed insaciada de saber,

vuestra ciencia, que nunca llegó a ser.

***

Se acaba la beca, el presupuesto. Solo queda soñar.

Mundo escondido

José Emilio Pacheco 

Es el lugar de las computadoras

    y de las ciencias infalibles.

Ante mis ojos te evaporas

      -y creo en las cosas invisibles.

***

Referencias

Toda Buena investigación tiene su sección de referencias.

[1] En nuestro caso te cuento que los poemas los he tomado de la sección Poesía, de Cultura científica de Madri+d: http://www.madrimasd.org/cultura-cientifica/ciencia-cultura/poesia

[2] Antonio José Hervás tiene una página con más contenidos de matemáticas: http://www.matematicasypoesia.com.es/ 

[3] En Wikipedia nos dicen que Roald Hoffmann es un químico estadounidense, de origen polaco. Galardonado con el Premio Nobel de Química en 1981el cuál compartió Kenichi Fukui. En la actualidad se desempeña como maestro en la Universidad de Cornell en Ithaca, Nueva York.

Hoffman también es un escritor de poesía y ha publicado dos colecciones, “The Metamict State” (1987, ISBN 0-8130-0869-7) y “Gaps and Verges” (1990, ISBN 0-8130-0943-X), así como libros de química para el público general. También escribió una obra llamada “O2 Oxygen” acerca del descubrimiento del oxígeno, pero también acerca de lo que significa ser un científico y la importancia del proceso de descubrimiento en la ciencia.

[4] Antonio Córdoba Barba fue galardonado en 2011 con el Premio Nacional de Investigación “Julio Rey Pastor”, en el área de Matemáticas y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones​ por «sus originales contribuciones en diferentes campos de las matemáticas; en particular, en el análisis de Fourier, en las ecuaciones en derivadas parciales y sus aplicaciones en mecánica de fluidos, así como por su muy destacada implicación en la articulación de la estructura matemática en España y su compromiso en la divulgación de esta disciplina en la sociedad».​

En su página personal de la universidad de Autónoma de Madrid tiene una colección de Tontetos, difeorrimas y ripiolemas: http://matematicas.uam.es/~antonio.cordoba/tontetos.html

[5] En mateolivares nos cuentan que

“Francisco Núñez Roldán es un escritor, profesor e historiador afincado en Sevilla. Catedrático de Lengua Inglesa en el I.E.S. Triana de la capital andaluza, ha traducido poesía inglesa renacentista y angloamericana de la guerra civil. Ha publicado varios libros de poemas y colaborado en revistas y obras colectivas. “

[6] De José Emilio Pacheco, el único poeta a tiempo completo de esta selección, conocemos “Las batallas en el desierto”, novela corta que se ha convertido en película y canción.

Nos cuentan de su obra que:

…  se caracterizó por poseer un lenguaje preciso, de fácil comprensión, creado para todos los públicos. Además, el autor se interesó en desarrollar temas relacionados con la historia, y el proceso de la vida dentro de la modernidad; así como también escribió sobre el tiempo y el fin de la existencia.

Divulgador científico. Matemático de formación, apasionado de la ciencia y la tecnología, sobre todo de los robots.

Be first to comment