Hablemos de Drácula

Compartir

En este inicio de año, la plataforma Netflix estrenó la miniserie “Drácula” que coprodujo con la BBC, el rol protagónico recae en el actor danés Claes Bang, las críticas a la serie son en su mayoría positivas, la definen como una adaptación entretenida llena de humor y de terror, la miniserie se permite libertades como transportar al conde a nuestra era o cambiar el género del icónico Van Helsing.

Lo más interesante de esto es que hablamos de un personaje que en mayo de este año cumplirá 123 años de haber aparecido en la novela Drácula de Bram Stoker, dudo mucho que el propio Stoker haya dimensionado al escribir la novela y posteriormente llevarla al teatro lo que había hecho. El vampiro más famoso de la historia ha sido fuente de inspiración de videojuegos, series y hasta películas infantiles.

El conde Drácula tuvo su primera aparición en el cine en el año 1931 (aunque en 1922 Max Schreck encarnó al Conde Orloc en Nosferatu en clara alusión al personaje de Stoker), interpretado por el actor húngaro Bela Lugosi, la caracterización de Lugosi es quizá la más famosa de todas, el sujeto elegante de capa con los colmillos que aparecen antes de morder a su víctima. Esta es la imagen que aún en nuestros días permanece respecto a cómo es Drácula, aunque en la novela la imagen que describe Stocker no es tan parecida al vampiro de Lugosi.

Claro está que no es la única adaptación al cine, actores como John Carradine, Cristopher Lee y los ganadores del Óscar Frank Langella y Gary Oldman han interpretado el papel de Drácula. Fue precisamente Oldman el responsable de interpretar al conde en la última adaptación de la novela (que no la última aparición de Drácula en el cine) en la película de 1992 dirigida por Francis Ford Coppola que se tituló precisamente “Drácula de Bram Stoker”

En el año 2009 se publicó “Drácula, el No Muerto”, novela escrita por Ian Holt y Dacre Stoker, quien es sobrino bisnieto de Bran Stoker, la historia se centra en una Mina con juventud eterna un Jonhatan Harker alcohólico y un Van Helsing caído en desgracia, en el marco de Londres azotado por los crímenes de Jack el destripador y la aparición de un nuevo ente vampírico representado por Erzébet Barthory (de quien se dice fue una de las inspiraciones de Bram Stoker para crear a su personaje) La novela es entretenida pero en ningún momento alcanza las dimensiones de la maravillosa obra de Stoker.

En fin, podemos pasar horas y horas hablando sobre Drácula y sin lugar a duda trabajos como el que presentó Netflix-BBC serán siempre agradecidos, pues ayudan a fortalecer la trascendencia de una de las novelas de fantasía más extraordinaria de todos los tiempos.

Profesor de la Facultad de Ciencias Químicas de la BUAP, interesado en la didáctica de la Química y la divulgación de la ciencia a través de ejemplos cotidianos y de textos de ficción. Delegado de la Olimpiada Nacional de Química donde busca captar talentos que se interesen por el estudio de la química.

Be first to comment