De Springfield a Chernobyl

Compartir

Con el paso de los años nos hemos acostumbrado a observar la jocosa irresponsabilidad del jefe de seguridad del Sector 7-G de la planta nuclear de Springfield. Homero Simpson llegó a tal cargo luego de una campaña en la que buscaba que diferentes lugares de la ciudad fueran más seguros, aunque él mismo en el trabajo no se esfuerza porque la planta lo sea, desconoce los protocolos de seguridad, no entiende lo escrito en el manual de operación de su Consola de Control T-437, sin embargo por alguna u otra razón siempre logra salir bien librado, ya sea con un “ de tin marin” el apoyo de su hija Lisa o por el simple hecho de que su jefe quiera vengarse después de una confrontación en el bar por haber vendido la planta nuclear a inversionistas alemanes.

La realidad es que un problema en un reactor nuclear no es cosa menor, la energía nuclear es la energía más limpia que existen en la actualidad, la producción de energía a través de procesos que aprovechan la desintegración de los átomos de Uranio (U) los cuales al desintegrase y entrar en contacto con el agua producen calor, no obstante una desestabilización en el núcleo de los reactores puede generar un problema de dimensiones catastróficas, tal y como ocurrió el 26 abril de 1984 en la planta nuclear de Chernobyl, crisis que en un primer momento se ocultó e incluso se negó, al momento de analizar las cifras y los daños encontramos datos terribles como el hecho de que los niveles de radiación posteriores al accidente eran de aproximadamente 20, 000 roetgens/h (el roetgen es la Unidad Internacional para cuantificar la exposición a la radiación) cuando la dosis mortal se estima en 100 roetgens/h, o el incremento en pacientes con cáncer en la zona que se ha presentado en los años posteriores al evento, o el número total de personas que fallecieron directa o indirectamente a cusa de este problema.

Surge pues la pregunta, el evento de Chernobyl ¿Fue una responsabilidad química? Las respuestas pueden ser varias en función de la perspectiva de quien la desee responder, la realidad es que mencionar que el accidente de Chernobyl fue ocasionado por el uso de materiales radioactivos sería muy simplista, es sabido que la naturaleza de este tipo de materiales los convierte en peligrosos, también es cierto que existen una serie de mitos en torno a la radiación, muchos de los cuales carecen de sustento y de fundamento científico.

La realidad es que cuando un error humano se combina con el uso irresponsable de materiales, el resultado es sumamente dañino, existen analistas que incluso aseguran que el desastre de Chernobyl sentó las bases para la disolución de la antigua Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas, sea la explosión del reactor responsable o no del cambio económico que vivió el planeta a principio de la última década del siglo XX, debemos pugnar por encontrar mecanismos que redoblen la seguridad en platas donde se utilizan sustancias peligrosas, así como seguir trabajando en la investigación y el desarrollo de fuentes energéticas que sean cada vez más limpias, y que minimicen los riegos para quienes las operan y para las personas que puedan encontrarse en un círculo cercano a este tipo de plantas.

Profesor de la Facultad de Ciencias Químicas de la BUAP, interesado en la didáctica de la Química y la divulgación de la ciencia a través de ejemplos cotidianos y de textos de ficción. Delegado de la Olimpiada Nacional de Química donde busca captar talentos que se interesen por el estudio de la química.

Be first to comment