Los mexicanos en 4 emociones

Compartir

Alguna vez te has preguntado ¿Qué tanto influyen las emociones en las actitudes y comportamientos que caracterizan a los mexicanos? ¿Por qué algunos mexicanos hacen cosas intrépidas sin obtener ningún beneficio aparente? ¿Acaso son valientes? ¿Por qué se dice que los mexicanos siempre están alegres? ¿Por qué en México se hacen fiestas constantemente? o ¿Por qué en lugar de llorar la muerte la celebran?

Todos los seres humanos tenemos la capacidad de experimentar emociones y sentimientos debido al trabajo de nuestro sistema límbico. Pero no todos expresamos y experimentamos las emociones de la misma manera, ya que dentro de dicho proceso de configuración, el factor social ocupa un papel muy importante.

En cada sociedad, la expresión de las emociones es distinta, por eso nos encontramos con expresiones lingüísticas que hacen referencia a comunidades cálidas o pueblos fríos, para referirnos a ciertos lugares específicos. Sin irnos tan lejos, tenemos el caso de nuestro propio país, México ante el mundo es una sociedad cálida, alegre, fraternal, fiestera…

Pero esta percepción de la sociedad, se debe a la forma en la que se adaptan las emociones básicas en relación al contexto social, político, histórico y cultural del país. Siguiendo esta idea, tenemos 4 emociones que caracterizan al mexicano, debido a la reconfiguración social que se le da a la forma básica de cada emoción.

Valentía

Muchas veces nos hemos encontrado con que los mexicanos somos valientes por naturaleza, que no le tememos a nada, ya que el que no arriesga no gana. Sin embargo, la valentía de los mexicanos no es natural en absoluto, más bien deriva de la idea de hombre valiente, característica que dentro de nuestra sociedad es bien vista y aceptada. Esto porque se toma como un acto de seguridad que impone cierto prestigio social para todo aquel que lleva a cabo actos intrépidos y valientes, que cualquier otro no haría, creando una imagen imponente e intrépida ante el mundo y que además se encuentra ligado a una concepción de género y a la historia del país.

Alegría

¿Que los mexicanos hacemos fiesta por todo? Pues sí, es verdad. Pero también es verdad que las fiestas desempeñan un papel muy importante para el contexto mexicano, ya que son medios de expresión de alegría y festividad. A través de estos actos rituales, característicos de nuestra cultura, y en los cuales tenemos cerca a nuestros seres queridos, comemos, bebemos, bailamos, cantamos, entre otras cosas. Los mexicanos buscamos sopesar las tragedias o fatiga del día a día, por lo que no significa que estemos felices todo el tiempo sino, más bien, que intencionalmente buscamos experimentar esa sensación de alegría para alivianar nuestras vidas y todas las tragedias que acontecen a nuestra sociedad cotidianamente: la violencia, la inseguridad, el narcotráfico, la explotación laboral, la pobreza, entre muchas otras cosas.

Tristeza

Es común escuchar que los mexicanos celebramos la muerte en lugar de sufrirla, lo cual es cierto y falso a la vez. Nuestras festividades de día de muertos son el ejemplo perfecto para explicar la importancia del factor social en las emociones:  el hecho de perder a un ser querido nos causa emociones de pérdida y tristeza como a cualquier otra persona en el mundo, sin embargo, lo que cambia es la expresión de la misma.

Ligado al punto anterior, los mexicanos vivimos la tristeza matizada de alegría para alivianar el dolor y el sufrimiento, y de esta manera, verlo de una manera más alegre, no como una pérdida absoluta, sino como una pérdida temporal con posibilidad de reencuentro. Es por esto que para el resto del mundo les parece curioso que en lugar de sufrir y ponernos tristes con la pérdida de nuestros seres queridos, lo celebremos, cuando en realidad sólo ven una parte del acontecimiento en general.

Agradecimiento

Los mexicanos siempre empleamos formas de agradecer por todo, dando regalos, celebrando fiestas o comidas en agradecimiento, otorgando muestras de afecto, ya sean simbólicas o materiales, entre otras cosas. Esto se deba a que los mexicanos nos encontramos en un ciclo constante de reciprocidad, por lo que favor con favor se paga, le llevamos regalos al festejado a cambio de que nos ofrezca la comida, cuando alguien nos da asilo en su casa, lo hacemos también, etc. A partir de este tipo de acontecimientos a los mexicanos se nos caracteriza muchas veces como sumamente agradecidos, cuando en realidad sólo nos encontramos inmersos en una red económica simbólica por medio de los retribución.

Así como éstas, existen muchas más emociones que se adaptan al contexto mexicano y que cambian su significado para reafirmar la identidad social del país. Suele decirse que las emociones poseen características universales, como la sonrisa detrás de la alegría, las lágrimas a causa de la tristeza, por dar un par de ejemplos. Sin embargo, es importante considerar  las características particulares de las emociones en cada contexto, pues esto nos permite identificar una serie de acontecimientos históricos y culturales de la sociedad en cuestión.

Ahora yo te pregunto: ¿Qué otras emociones nos caracterizan a los mexicanos?

***

Nuestra divulgadora invitada, Iris Rubi Hernández Andrade,se define como una mujer risueña, dedicada y perseverante. Antropóloga en formación, hambrienta de conocimiento, viajera del mundo, curiosa de las culturas y las letras. Amante de la flora, las sonrisas, las aves.

***

Esta entrada es el resultado del taller Escribir para divulgar, donde los participantes han empezado a desarrollar habilidades de escritura, para compartir eso que saben o que les gusta acerca de la ciencia y la tecnología.

Busca otros textos e imágenes en las redes sociales con el hashtag #EscribirParaDivulgar

Divulgador científico. Matemático de formación, apasionado de la ciencia y la tecnología, sobre todo de los robots.

Be first to comment