Hormonas sexuales

Compartir

¿Qué se te viene a la mente cuando escuchas la palabra hormona? Probablemente pienses en pubertos sudorosos, adolescentes besuqueándose o en alguna mujer cercana enojada sin razón aparente. Pero déjame decirte que las funciones de las hormonas sexuales son mucho más profundas que eso.

Las hormonas sexuales son sustancias que fungen como mensajeros químicos del sistema neuroendócrino que se encargan de muchísimas cosas, no sólo de mantener el estado de ánimo en el cuerpo, o de hacer que las personas se enamoren y se reproduzcan. Van mucho más allá. La progesterona, el estradiol y la testosterona, son las principales hormonas sexuales que tenemos los humanos, y se producen principalmente en las gónadas (los ovarios y los testículos), y viajan por el torrente sanguíneo.

Las hormonas sexuales son una parte fundamental de nuestro ciclo de vida. Por ejemplo, en la mujer, el estradiol y la progesterona son una parte elemental de  su vida, ya que gracias a ella las mujeres tienen su ciclo menstrual, y cuando está en la etapa de ovulación, ambas hormonas incrementan y hacen que la mujer esté más cariñosa y hay más posibilidad de un encuentro sexual. Y al mismo tiempo, existe una alta probabilidad de tener un embarazo, así que ¡cuidado!

Los hombres, por su parte, son muy diferentes a las mujeres, eso nos queda más que claro. Su conducta agresiva, y sus características sexuales son producto de la testosterona.

La gran diferencia a nivel conductual y físico entre hombres y mujeres se debe a la diferenciación sexual cerebral. Ésto se pudo ver por primera vez en un experimento realizado en ratas hembras, a las que se les inyectó testosterona a una edad muy temprana. Y ¡oh sorpresa!, las ratas se comportaron como una rata macho. No tenemos que ir tan lejos, para ver una aplicación de esto, ya que, cuando una persona transexual desea cambiar su género a nivel orgánico, se inyectan hormonas sexuales del sexo al que quieren cambiarse.

Además, las hormonas sexuales quizás sean las encargadas de que yo tenga tanto sueño en el momento que estoy escribiendo esto: la progesterona hace que el sueño aumente y, como soy una adolescente en crecimiento (y muy hormonal), la progesterona hace de las suyas casi todo el tiempo. Por cierto, la progesterona también es utilizada para el tratamiento de enfermedades como la epilepsia.

El estradiol también se encarga de la memoria, ya que aumenta el número de sinapsis en el hipocampo, y se ha demostrado que a las mujeres que reciben una terapia de estradiol, se les reduce significativamente la posibilidad de tener Alzheimer al llegar a una edad adulta.

Como ya olvidé de qué estaba hablando, ahora es el turno de hablar sobre neuronas. Como bien sabemos, las neuronas son necesarias para todo, desde caminar hasta para pensar, el problema es que muchas veces están expuestas a tener muchos accidentes.

Pero no temas, pero sí cuídate, ya que el estradiol y la progesterona son como el Clark Kent del sistema nervioso, ya que salen en caso de una deficiencia en la irrigación sanguínea, o una contusión cerebral.

Si tuviera que relacionar a las hormonas a un género, sin duda alguna las relacionaría a las mujeres, ya que tienen una inmensa sed de estar comunicándose todo el tiempo, TODO EL TIEMPO.

Los neurotransmisores son como el WhatsApp de las neuronas y cada uno de ellos tiene una función especial. Todas las hormonas juntas hacen que el cuerpo esté en balance, y que podamos realizar nuestras actividades diarias de la forma más normal posible.

El mundo de las hormonas es extremadamente apasionante, y nos permite entender aún más cómo es que funciona nuestro cuerpo. Si bien, hay muchas investigaciones en desarrollo hoy en día para poder entender a totalidad todas las funciones que tienen las hormonas, todavía hay un mundo de cosas más por conocer.

Así que ya sabes por qué las mujeres somos muchas de las veces un tanto inestables, y por qué los hombres son tan explosivos. Te invito a que sigas informándote acerca de las funciones y características de estas y otros elementos de tu cuerpo.

Te recomiendo la lectura de este artículo:

Torres, A., Gómez-Gil, E., Vidal, A., Puig, O., Boget, T., & Salamero, M. (2006). Diferencias de género en las funciones cognitivas e influencia de las hormonas sexuales. Actas Espanolas de Psiquiatria

*****

Nuestra divulgadora invitada, Montserrat Hermosillo Ortíz dice que es una joven, un tanto chiflada, que está enamorada de la ciencia. Ha participado en diversos concursos de ciencia tanto nacionales como internacionales. Scout y divulgadora de la ciencia, apasionada por el servicio a los demás.

 Ciencia, Salud

Esta entrada es el resultado del taller Escribir para divulgar, donde los participantes han empezado a desarrollar habilidades de escritura, para compartir eso que saben o que les gusta acerca de la ciencia y la tecnología.

Busca otros textos e imágenes en las redes sociales con el hashtag #EscribirParaDivulgar

Divulgador científico. Matemático de formación, apasionado de la ciencia y la tecnología, sobre todo de los robots.

1 Comment

  • Responder noviembre 25, 2019

    Alejandra

    Que interesante estimada Montserrat, creo que mis hormonas hicieron que me botara de risa con toda tu explicación. Muy bien pequeña 🙂

Leave a Reply