#Cinrecomendación: Joker, un gran cambio en el cine de comics

Compartir
  • Por: Juan Valle

A pesar de que en los últimos años el cine ha estado inundado de películas de superhéroes y tiras cómicas, el público sigue esperando con ansias cada estreno solo para externar su opinión sobre si dicha cinta está bien lograda o no. Sin embargo, después de ver la película Joker dirigida por Todd Phillips, podemos decir que esta obra puede llegar a ser una de las mejores cintas de DC.

Esta obra nos presenta a Arthur Fleck (personaje interpretado por el actor Joaquín Phoenix), un hombre de mediana edad, originario de ciudad gótica que tiene como único propósito en la vida llevar diversión y alegría a las personas por medio de su comedia, a pesar de que no pueda llevar una vida normal ni desenvolverse como el quisiera ante la sociedad gracias a su condición mental.

Debemos aclarar que esta película tiene muchas diferencias con las cintas que se han basado en cómics en los últimos años, ya que este filme nos muestra primeramente a un personaje más serio, sin detalles caricaturescos o cómicos. Además, tampoco se le asocia a cualquier otro personaje protagónico como Batman o Harley Quinn, creando así su propio relato y versión del personaje.

Dicha cinta muestra también una visión actual de la situación que estamos viviendo hoy en día reflejada en Ciudad Gótica: crisis económica, problemas políticos, basura por las calles, personas estresadas e indiferentes ante lo que pasa frente a ellas, violencia y delincuencia sin sentido, entre muchas cosas más.

Todos estos problemas golpean la realidad de Arthur Fleck y poco a poco comienzan a sacar lo peor de este personaje. El director de este filme pone sobre la mesa un tema muy importante como lo es la salud mental y específicamente en los hombres, ya que la mayoría de las veces la respuesta a sus frustraciones es con actos violentos.

Los colores y la fotografía nos facilitan comprender la grave situación que están pasando las personas que viven en Ciudad Gótica y a su vez cómo se relacionan con Arthur.

Sin duda alguna, la actuación de Joaquín Phoenix es una verdadera obra maestra, no solo por los cambios físicos que tuvo que realizar en su cuerpo para darle al personaje la sensación de fragilidad, sino también por el tono de voz, la mirada penetrante que el personaje tenía, la sonrisa y esa perfecta risa inquietante que transmite al público la sensación de que es una persona herida y con muchos problemas.

Esta película nos demostró que las historias de superhéroes y villanos pueden salir de la comicidad o la acción y centrarse en un relato más serio y maduro. Sin duda alguna un filme que tomó riesgos y seguramente logrará triunfar en las premiaciones futuras.

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment