Analfabetismo sexual ¿Qué es?

Compartir

Hablar del término “Analfabetismo” no solo se remite al ámbito del proceso enseñanza-aprendizaje de la lectura o de cuestiones digitales, sino también de la sexualidad.

La sexualidad requiere una conciencia sobre las relaciones, las rutinas sexuales, cuestiones de salud y demás aspectos que se vayan sumando. Sin embargo, la educación en los diferentes sistemas donde nos desarrollamos se ve limitada, pues suelen proporcionar información falsa o inclusive se da una represión ante el deseo de aprender sobre nuestra sexualidad.

Desde nuestra infancia son generalmente los padres, los primeros en acercarnos al conocimiento de nuestro cuerpo y su funcionamiento, a la par de ayudarnos a establecer los límites en nuestras diferentes relaciones, especialmente de las zonas intimas.

Este primer acercamiento es de vital importancia, pues en caso de negarlo podríamos inclusive, hablar de un abuso sexual. Pues estudios llevados a cabo en EEUU hablan de una prevalencia de abuso sexual hasta un 50% inferior en chicas que habían recibido educación afectivo-sexual, pues son más capaces de decir que no, de identificarlo y de hablar de lo que les ha pasado.

Pero… ¿qué pasa cuando esta información no se imparte en el hogar?

Lamentablemente la historia es bien conocida, cada uno tendrá que buscar información donde pueda. Sin embargo es muy difícil encontrar espacios públicos donde se pueda vivir la sexualidad en sus múltiples aspectos, sin que todo se reduzca a la pornografía o algún prostíbulo.

Por otro lado, resultará común encontrarse con cierta violencia, ya sea simbólica, psicológica, entre otras, al momento de solicitar información en alguna institución de salud, escuela e inclusive puede darse el caso al realizar una compra en algún sexshop. Así mismo, se debe considerar la cantidad inimaginable de información circulando por internet que llega a desinformar y desvirtuar la sexualidad misma.

A partir de estas nociones se puede considerar al analfabetismo sexual como la carencia o desconocimiento de información que pueda beneficiar la exploración y el ejercicio de la sexualidad. Se trata de un problema complejo, pues vincula cuestiones reproductivas, de salud, sociales, educativas, económicas e inclusive políticas.

El analfabetismo limita, excluye y mantiene sometimientos y malas prácticas. Por tanto vale la pena voltear a ver a la educación integral en sexualidad como algo necesario, pues plantea el proceso de enseñanza y aprendizaje basado en los aspectos cognitivos, psicológicos, físicos y sociales de la sexualidad.

Así tendremos sociedades con mejores conocimientos basados en datos científicos, habilidades, actitudes y valores que los empoderarán para el disfrute de la salud, el bienestar y la dignidad; así como darán pauta para entablar relaciones sociales y sexuales basadas en el entendimiento propio y del otro.

Estudiante de Psicología. Desde hace 21 años jugando a ser humana.

Be first to comment