Hablemos de la Tabla Periódica. El grupo I

Compartir

En el marco del año internacional de la tabla periódica, es importante hacer una difusión sobre este instrumento, más allá del ejercicio memorístico. La memorización de la tabla periódica no garantiza el domino y manejo del comportamiento periódico ni mucho menos de las propiedades y características de los elementos, al contrario, cumple únicamente la función de aprenderse una serie de nombres y símbolos sin razón aparente de ser, pero que condicionan el aprobar o no un examen o incluso un curso de química en los diferentes niveles educativos.

A largo de una serie de entregas, analizaremos los diferentes grupos de la tabla periódica, para compartir con los lectores las principales características de cada uno de ellos, destacando algunos elementos de importancia para el ser humano. El grupo I (anteriormente conocido como grupo IA) se denomina grupo de los metales alcalinos, a este grupo pertenecen los elementos Litio, Sodio, Potasio, Rubidio, Cesio y Francio (Li. Na. K. Rb, Cs y Fr). Al inicio de la tabla periódica se encuentra el hidrógeno, de símbolo H, es el elemento más simple por eso se coloca al principio de la misma, aunque propiamente no pertenece al grupo I dado que no es un metal, de hecho existen ediciones de la tabla periódica en donde hay un espacio entre el hidrógeno y los demás elementos del grupo, tratando de hacer esta diferencia.

Los metales de este grupo son blandos y brillosos, reaccionan violentamente con el agua, de hecho es común mencionar que el sodio en presencia de agua “se prende” haciendo alusión al hecho de que la reacción es sumamente exotérmica y se puede observar fuego en la misma. No obstante el sodio tiene una gran importancia biológica, es responsable de la transmisión del impulso nervioso, participa en la contracción muscular, así como en el equilibrio del pH fisiológico, es un electrolito importante en nuestro cuerpo. Un aumento en el nivel de sodio en la sangre, es responsable en primera instancia de que nuestro cuerpo reaccione con la sensación de sed, de ahí la razón por la cual el agua que consumimos los seres humanos debe tener niveles de sodio y otras sales, pese a que en los últimos años se hace promoción en torno a determinadas marcas de agua potable, que se anuncian como “bajas en sodio” la realidad es que incluso esas marcas de agua, poseen una cantidad determinada del mismo.

El otro elemento de este grupo que tiene importancia biológica es el potasio, es responsable de la permeabilidad de la membrana celular, participa dentro de la bomba sodio-potasio, interviene en la contracción muscular, así como en el metabolismo de los carbohidratos, de hecho comparte varias de las funciones con el sodio, pero por alguna razón, no es tan criticado.

El último metal del grupo del que hablaremos en esta entrega es el Francio, este metal se encuentra al final del grupo I, es sumamente inestable, pese a ser el último elemento químico descubierto en la naturaleza, no se le conocen aplicaciones. En algún momento se experimentó con él en terapias contra el cáncer, sin embargo esto no funcionó precisamente por su inestabilidad, un dato importante es que en la actualidad se sabe que se trata de un metal líquido, propiedad que durante años se consideró exclusiva del mercurio.

Profesor de la Facultad de Ciencias Químicas de la BUAP, interesado en la didáctica de la Química y la divulgación de la ciencia a través de ejemplos cotidianos y de textos de ficción. Delegado de la Olimpiada Nacional de Química donde busca captar talentos que se interesen por el estudio de la química.

Be first to comment