¿Tus pies no te dejan dormir? El Síndrome de las Piernas Inquietas puede ser la causa

Compartir

Para que una persona pueda desarrollar adecuadamente sus actividades cotidianas se necesita satisfacer sus necesidades fisiológicas (comer, dormir, eliminar desechos…), De ahí la importancia de cumplir con un descanso y horario adecuado para regular el ciclo de sueño y tener el mejor rendimiento. Pero a veces, por más que se quiera establecer los horarios para dormir, no es posible, y esto puede deberse a diversas situaciones. La mayoría de la gente lo relaciona con enfermedades comunes pero existen otras que pueden ser la causa como el síndrome  de la piernas inquietas, que es un ejemplo de enfermedad poca conocida y que sufren gran cantidad de personas.

El síndrome de las piernas inquietas (SPI) o enfermedad de Willis-Ekbom es un trastorno sensorial neurológico, además considerado un trastorno del sueño y del movimiento porque los síntomas se desencadenan cuando se intenta dormir y al mover las piernas se alivia los síntomas.

Síndrome de las piernas inquietas en Videos

Se generan sensaciones desde desagradables, incómodas, irritantes hasta dolorosas en las extremidades, con menor frecuencia en los brazos y la rara vez en el pecho o en la cabeza, aunque también pueden presentarse de un solo lado del cuerpo. Pueden ser palpitaciones, tirones o arrastres con una necesidad irresistible de moverlas, ocurren generalmente en la tarde y noche volviéndose severos en la noche más cuando se está inactivo o sentado por periodos largos, por ejemplo: durante un viaje en avión o en el cine. El hecho de mover las piernas o caminar normalmente alivia el malestar, pero los síntomas a menudo se repiten lo que causa conflicto para conciliar el sueño.

Algunos pacientes que van a consultas por no poder dormir, creen que el problema es insomnio pero descubren que puede ser por una hiperactividad de las extremidades que les impide conciliar el sueño, esto disminuye la calidad de vida de las personas e incrementa un riesgo cardiovascular y propicia hipertensión.

Es una enfermedad con frecuencia del 2% al 3% de la población adulta aunque sólo está diagnosticado el 20% de quienes lo padecen y el resto de pacientes no diagnosticados con frecuencia suelen recibir un diagnóstico asociado a otros problemas tales como ansiedad, estrés, insomnio…

Posibles Causas

Aún no se tiene claro las causas de SPI, pero existen teorías sobre su origen y apuntan a factores genéticos que predisponen e intervienen en dos sentidos: una deficiencia de hierro cerebral y una alteración en el neurotransmisor dopamina.

  • Origen genético: son varios los genes que predisponen a padecer el síndrome y son más comunes en la raza caucasiana. Puede comenzar a cualquier edad y se presenta tanto en los hombres como en las mujeres, aunque las mujeres son más propensas a padecerlo, con la edad los síntomas tienden a ser más frecuentes y a durar más tiempo.
  • El déficit de hierro: se encontraría en los depósitos cerebrales de hierro o en un mal funcionamiento de las proteínas que intervienen en el transporte del hierro en las células neuronales.
  • Alteración de la dopamina (DA): la disfunción en una de las regiones del cerebro (ganglios basales) que controla el movimiento, usa dopamina (sustancia química producida por neuronas) para modular las actividades y movimiento muscular fluido y decidido. La alteración de las vías dopaminérgicas de los ganglios basales a menudo produce movimientos involuntarios y como consecuencia el SPI.

Tratamiento y Diagnóstico

El SPI es generalmente una condición de por vida para la cual no hay cura así que el tratamiento es dirigido al alivio de los síntomas, si estos son leves y no producen una incomodidad diurna significativa o no afectan la capacidad de conciliar el sueño no es necesario el tratamiento.

Para el diagnóstico se utiliza pruebas de laboratorio del sueño como el test de inmovilización que provoca síntomas para examinar la severidad del cuadro al medir la aparición de mioclonias (movimientos de excitación o relajación muscular que resultan en una contracción continua y rápida del músculo implicado) en el paciente en reposo y al atardecer.

Para síntomas leves a moderados los médicos sugieren cambios en el estilo de vida y actividades para reducir o eliminar los síntomas entre los de mejor resultado:

  • Disminuir el consumo de cafeína, alcohol y tabaco
  • Suplementos de hierro para personas con análisis de sangre bajos o normales
  • Ejercicio moderado

Existen medicamentos que deben ser controlados por un médico para los síntomas moderados a graves que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha aprobado como ropinirol, pramipexol, gabapentina enacarbil y rotigotina, entre otros como los que aumentan el efecto de la dopamina (fármacos dopaminérgicos), ciertos opioides y benzodiacepinas que pueden ayudar a las personas a obtener un sueño más reparador.

La FDA también ha aprobado dispositivos médicos para tratar el SPI, incluida una envoltura para pies que ejerce presión debajo del pie y una almohadilla que libera vibraciones en la parte posterior de las piernas.

Existen demasiadas enfermedades desconocidas por la sociedad que pasan desapercibidas como es el síndrome de las piernas inquietas que al no causar algún cambio físico notorio o doloroso en el cuerpo,  llegan a confundirse con alguna otra enfermedad. Debido a esto se debe hacer periódicamente chequeos para conocer nuestro estado de salud actual y no llegar a complicaciones que disminuya nuestro rendimiento, o incluso llegue a la muerte. Por eso es recomendable que visites a tu médico por lo menos una vez al mes y te hagas los análisis correspondiente. En este link  puedes checar algunos exámenes correspondientes a tu edad y sexo.

***

Nuestra divulgadoa invitada Diana Frida De Lima Mar, es una mujer con mira al éxito internacional en innovación y ciencia, brinda confianza y cuidado a los más vulnerables y con alto interés en la mejora del medio ambiente. Estudió la Licenciatura de Químico Farmacobiólogo en la BUAP 2014-2019. contacto: diana126fdqfb@hotmail.com

***

Esta entrada es el resultado del taller Escribir para divulgar, donde los participantes han empezado a desarrollar habilidades de escritura, para compartir eso que sabemos o que nos gusta acerca de la ciencia y la tecnología.

Busca otros textos e imágenes en las redes sociales con el hashtag #EscribirParaDivulgar

Divulgador científico. Matemático de formación, apasionado de la ciencia y la tecnología, sobre todo de los robots.

Be first to comment