#Galería: La tradición de los gracejos en Emilio Portes Gil, Puebla.

Compartir

Emilio Portes Gil es una pequeña localidad situada en el Municipio de San Nicolás Buenos Aires, Puebla. En esta comunidad de 3,000 habitantes, cada 15 de mayo se realiza la feria anual en honor al Santo Patrono del pueblo; San Isidro Labrador. Esta celebración es la más importante del pueblo, pues se realizan bailes, misas y otras actividades para pedirle al santo lluvias abundantes y por ende, una mejor cosecha.

Una de las tradiciones más antiguas y que más llaman la atención son los “gracejos”, los cuales, son habitantes del pueblo de entre los 6 hasta los 35 años. Ellos salen al centro y a calles aledañas del centro el pueblo. Se disfrazan con máscaras de distintos personajes pertenecientes a la política, la televisión o cine; ropa peculiar y colorida; accesorios burlescos y un látigo como herramienta de defensa y batalla. Al reunirse todos comienzan las peleas con los látigos, se golpean unos a otros únicamente en partes del cuerpo específicas, ya que sólo pueden hacerlo desde abajo de las rodillas a los pies, pues es ahí en donde llevan más protección y calzado específico.

La historia de los gracejos es realmente desconocida, pues no hay información bibliográfica al respecto, sin embargo, al platicar con los habitantes de Emilio Portes Gil supimos la siguiente información:

  • La danza de los gracejos no es exclusiva de este pueblo, pues en comunidades como Quecholac y San Miguel Xaltepec también se lleva acabo. Es por esto que se cree que el origen puede ser de los popolocas, quienes danzaban para pedir y merecer.
  • “Gracejo” hace referencia a la gracia y simpatía que tiene una persona al hablar o escribir, en distintas comunidades se les conoce también como “viejos, huehuentones, huehues, salguaches, Xitah”.
  • Las tradicionales máscaras de los gracejos representan rostros de ancianos o viejos con barba y bigotes con algunas características de diablos como cuernos, y también características de animales como orejas o pieles, estas máscaras por tradición se elaboraban del mezonte o mezontle del maguey, sin embargo, en la actualidad los jóvenes usan máscaras de personajes famosos como forma de burla.
  • Los gracejos hacen sonar el látigo o chicote emulando truenos y rayos, esto para pedir lluvia, alejar las sequías y malos espíritus y para anunciar el paso de la procesión a la iglesia. 

El baile de los gracejos es una tradición que se pasa de generación en generación en Emilio Portes Gil. Todas las familias del pueblo lo esperan con ansias año tras año, planeando con mucha anticipación sus disfraces y tejiendo ellos su propio látigo o chicote. 

Es importante conocer, respetar y apreciar las tradiciones de nuestro estado, pues contribuyen a mantener la pluriculturalidad nacional.

Es esta nuestra tradición y nuestra forma de pedirle a San Isidro buenas cosechas para que tengamos que comer… 

Estudiante de Ciencias de la Comunicación. Amante de la fotografía y del café.

Be first to comment