El horóscopo: Una mala descripción de tu personalidad

Compartir

Es común ver en el periódico o en la televisión horóscopos que te dicen cómo te irá en el amor o en el trabajo, y astrólogos que se promocionan para adivinar tu futuro. También no faltan las revistas que claman tener tests de personalidad que te dirán cómo eres realmente. Pero ¿qué hay detrás de estas pseudociencias? ¿Podemos realmente confiar en lo que dice un horóscopo?

En 1948 Bertram Forer realizó un experimento que consistió en realizar a sus estudiantes un test de personalidad y todos les mostró esta descripción individualmente:

Tienes la necesidad de gustarle a otras personas y de que te admiren, y con todo tiendes a criticarte. Aunque tienes algunas debilidades de personalidad generalmente eres capaz de compensarlas. Tienes una considerable capacidad que no has usado en tu beneficio. Disciplinado y autocontrolado en el exterior, tiendes a ser aprensivo e inseguro interiormente. A veces tienes serias dudas en si hiciste lo correcto o tomaste la decisión acertada. Prefieres cierta cantidad de cambios y variedad y llegas a decepcionarte cuando estás cercado por restricciones y limitaciones. Te autoufanas también de ser un pensador independiente, y no aceptas las afirmaciones de otros sin pruebas satisfactorias. Pero has encontrado desaconsejable ser demasiado franco en darte a conocer a otros. A veces eres extrovertido, afable, y sociable, mientras que otras veces eres introvertido, cauto, y reservado. Algunas de tus aspiraciones tienden a ser más bien irreales.

Posteriormente les pidió que puntuaran, del 1 al 5, que tanto consideraban que esta descripción se aplicaba a ellos mismos. con 5 como una calificación “excelente” de la descripción.  El promedio de esta valoración fue 4.26. esta prueba ha sido repetida cientos de veces y el promedio aún se localiza alrededor del 4.2, a pesar de que para hacer esta descripción Forer de basó en descripciones vagas del horóscopo.

Forer entonces observó que los sujetos se asombraron de la “exactitud” de su descripción y estableció que la gente suele aceptar descripciones vagas y generales de sí mismos como verdaderas. A esto se le conoce como el efecto Forer, y puede explicar en parte, porque algunas pseudociencias son tan famosas.

Un ejemplo es el horóscopo, término griego que viene de “horoskpos”, de las palabras “hora” (tiempo) y “skopeo” (examinar u observar). El horóscopo es una pseudociencia que es utilizada para “predecir” el futuro de una persona basándose en las posiciones de los astros en el momento de su nacimiento o en otro momento en específico.

Otro elemento que hace que la gente crea en los horóscopos, por ejemplo, en la parte de las  astrología que busca emparejar gente que nace bajo el mismo signo, ya que no es tan difícil encontrar alguien que nazca en determinada fecha, y más si ésta no es una fecha específica, sino bajo un signo zodiacal. Por lo que es más probable que se encuentre a una persona que coincida con lo que nos dicen los astrólogos. Prueba de esto es el problema del cumpleaños, que nos dice que en un grupo de 23 personas, la probabilidad de que en este grupo hayan dos personas que cumplan el mismo día es del 50.7%. A pesar de que es una posibilidad, conforme se aumenta el número de personas las probabilidades crecen bastante. Para 60 o más personas, esta probabilidad sube hasta el 99%.

Si te interesa saber más sobre cómo realizar esta cuenta, les dejo el video de Derivando, que explica un poco más detrás de esta afirmación:

De igual manera, también podemos pensar en el sesgo de confirmación, que es la tendencia  de las personas a preferir la información que ellos creen como cierta antes de que aceptar que puede no ser cierto, es por esto que a veces mostrar hechos o argumentos a ciertas personas produce el efecto contrario al deseado pues prefieren apoyar las creencias que tenían previamente.

Hace treinta años, psicólogos de Princeton realizaron experimentos para poner a prueba las teorías sobre el sesgo de confirmación. Lo que descubrieron es que la naturaleza de la evidencia no era importante, sino que para las personas pesaban más sus creencias. Posteriormente hicieron un seguimiento de dicho experimento, en donde introdujeron instrucciones para procesar datos sobre la efectividad de la pena de muerte como una forma de disuadir a las personas de cometer homicidios, pidiéndoles que fuesen tan objetivos como les fuera posible. Otra instrucción abordaba una estrategia: preguntarse en cada paso de la revisión de evidencia si le darían la misma calificación si se trata de argumentos que contradijeran creencia sobre el tema. Los primeros, al ser pedirles que fueran imparciales y justos, mostraron los mismos sesgos. Sin embargo, los segundos pudieron superar el efecto de la asimilación desjuiciada.

Estas son solo algunas de las razones de porqué pseudociencias como el horóscopo son tan famosas, y porque mucha gente cree en ellas. Estas pueden llegar a ser una estafa y así mucha gente se beneficia de ello. Así que, antes de creer todo lo que nos digan, es necesario preguntarnos si podemos estar o no bajo la influencia de un prejuicio, y ser críticos ante lo que nos puedan decir sobre nuestro futuro.

Te invito a leer mis fuentes:

Stafford, Tom (2017) Sesgo confirmatorio: ¿cómo hacer que la gente vea la evidencia y no lo que confirma sus creencias y prejuicios? https://www.bbc.com/mundo/vert-fut-38887920

Figeroba, Alex (s/f). El horóscopo es una estafa: te explicamos por qué

https://psicologiaymente.com/miscelanea/horoscopo-estafa

***

Nuestar divulgadora invitada: María Magdalena Castro Sam es física en formación, aprendiz de divulgadora, amante de los gatos y de la ciencia ficción.

***

Esta entrada es el resultado del taller Escribir para divulgar, donde los participantes han empezado a desarrollar habilidades de escritura, para compartir eso que sabemos o que nos gusta acerca de la ciencia y la tecnología.

Busca otros textos e imágenes en las redes sociales con el hashtag #EscribirParaDivulgar.Alejandra Andrea López MichacaEducaciónEscribir para divulgar

Divulgador científico. Matemático de formación, apasionado de la ciencia y la tecnología, sobre todo de los robots.

Be first to comment