#Crónica: Interpol hizo vibrar el Festival Pulso GNP

Compartir

El fin de semana se llevó a cabo la segunda edición del Festival Pulso GNP, en esta ocasión lo más esperado era la presentación de Interpol. Por eso tomamos carretera y dejamos atrás la Ciudad de México.

Después de días de contingencia ambiental, la amenaza de cancelar el festival fue eliminada por el cielo que empezaba a tornarse más azul que en días anteriores. La llegada fue algo complicada, como lo es en todos los festivales, pues miles de carros quería llegar al mismo punto, donde desde lejos empezaba a notarse en ambiente de fiesta.

Al llegar los colores se hacían presentes por medio de las decoraciones. Una de mis primeras sorpresas fue encontrar stands con los productos típicos de la región, una buena iniciativa para el coercio artesanal.

Sin embargo la música llamaba y para entonces Los Blenders todavía sonaban a lo lejos, y Neptuna estaba por terminar para dar, paso a Los Mesoneros. Sus canciones son ideales para los corazones rotos y pese a ser demasiado temprano, lograron fascinar al público con canciones como Indeleble, Te lo advertí o Solo.

Al mismo tiempo sonaba La Toma, que pusó la fiesta al estilo colombiano con todo ritmo y sabor.  Después fue momento de Little Jesús, donde Santi cantó parte del nuevo material, pese a estar enfermo. Del mismo modo pudimos disfrutar de clásicos como Azul o T.Q.M.

Para esto debo decir que lo único que pensaba durante su presentación era lo enorme que han crecido como banda, desde la primera vez que los vi en Puebla con tal vez una tercera parte del público de ese día. Así como el hecho de que siempre valdrá la pena aventurarse para estar al frente viéndolos.

Ya estando enfrente, en realidad no quería moverme. Después vendría Camilo VII y casi al mismo tiempo estarían Siddharta y Centavros, ambas grandes bandas. Pero en este caso quería ver a Camilo VII, cabe decir que he ido a varios de sus conciertos y de repente se me hace lo mismo. En esta ocasión no estoy segura si fueron las nuevas canciones o el público, pero definitivo tuvieron una buena presentación. O al menos eso quiero creer, después de estar al lado de una chica que se desvivió cantando cada una de sus canciones.

Cabe decir que pese a ser un festival joven, me impresionó que dedicarán un espacio a la comedia y stand-up. Así como el hecho de que implementaron el sistema cashless, que consiste en recargar una pulsera con la cual puedes pagar. Si bien en lo personal no es un sistema de pago que más disfrute, es algo que se ve generalmente en grandes festivales como el Corona Capital o Pa’l Norte.

Posteriormente Rock en tu Idioma Sinfónico se hizo presente en el escenario, donde disfrutamos de la voz de María Barracuda, Cecilia Toussaint o Piro de Ritmo Peligroso.

La imagen puede contener: 4 personas, personas sonriendo, personas en el escenario, personas tocando instrumentos musicales y guitarra

En ese punto ya nadie se quería mover, excepto aquellos que fueron a ver a Wolfmother. Desde mi punto de vista una de las mejores presentaciones, pues pusieron a bailar a todos y armaron la fiesta a lo grande.

Mientras, corrían los minutos para la presentación de Mon Laferte. Y aquí viene lo bueno, pues nuevamente estaba relavitamente hasta enfrente y las voces gritando ¡Interpol, Interpol! se hicieron presentes. Durante la espera me quede pensando si los fans de Interpol aguantarían a los fans de Mon Laferte, resultó que sí, pero Mon Laferte no. En palabras más amables la cantante les dijo que no molestaran, pues cada quien tenía su turno y tenía toda la razón.

Sobre su presentación se me hizo impresionante, he visto algunos de sus shows antes y pese a no tratarse de un concierto en la CDMx la producción es de alta calidad, por lo que estoy segura que sus fans disfrutaron desde canciones como tu falta de querer hasta Cumbia para olvidar.

Pero finalmente llegó la hora de INTERPOL. La verdad estaba en duda si quedarme hasta el frente, porque durante la presentación de Morresey alguna vez sentí que no había valido tanto la pena el estar aplastada. Este no fue el caso. Desde ver como arreglaban el escenario hasta el momento en que Paul Banks toco el escenario, todo valió la pena. Inclusive ver como sacaban a algunos que empezaron a meterse y pelear (Por favor no lo hagan).

Dentro de su repertorio pudimos disfrutar C’mere, Fine mess, All the range back home, Rest my chemistry, mi favorita Slow hands y mi otra favorita del nuevo albúm: If you really love nothing. El público estuvo fascinado en todo momento y disfrutó el momento en que Paul Banks mencionó que siempre es un placer volver a México.

Ya para concluir la noche, los Auténticos Decadentes cerraron junto con Charles Ans y Mi Banda el Mexicano que sacó a bailar a más de uno, pese a que muchos ya estaban rendidos de tanto bailes y buena música.

Estudiante de Psicología. Desde hace 21 años jugando a ser humana.

Be first to comment