#Entrevista: Norma Muñoz Ledo nos cuenta de su nuevo libro “Peligro de Suerte”.

Compartir

Peligro de Suerte es el nuevo libro de Norma Muñoz Ledo donde nos cuenta las aventuras y peripecias de Rodolfo Pachón, un niño con tan mala suerte que incluso ¿mete a sus padres en líos económicos?

Sin duda un libro recomendado para chicos y grandes que pone sobre la mesa el tema del dinero, pero también de otros problemas sociales como la violencia y las clases sociales.

Sofía Abundis: Norma ¿Cómo surge peligro de suerte?

Norma Muñoz Ledo: Se trata de un libro que me tarde en escribir, dure 7 años. Yo tenía muchas ganas de escribir un libro que hablara justo del tema del dinero en la familia. Ahí sucedió una situación en mi familia porque uno de mis hermanos que tenía una empresa justo la perdió por una situación un poco inesperada, un poco injusta como le pasa a Fernando Pachón el papá de los protagonistas y ahí fue muy triste para él y  no fue tan duro como para los personajes, pero su fue triste. Después le pregunte que qué había sentido al perder su empresa y me respondió que había sido como la “muerte de las muertes” que es una frase que aparece en esta novela. Fue como ver un sueño que se pierde

S.A.: Creo que “Peligro de suerte representa un momento crucial que miles de papás en México viven y el hecho de explicarles a tus hijos que la situación ya no va como antes. Sobre todo en este caso de Rodolfo, el personaje principal, quien asume que todo lo que les pasa es por su mala suerte. ¿Cómo surge este personaje?

N.M.L.: El personaje principal es Rodolfo Pachón, el hijo más grande. Son dos hermanos, él y su hermana Catalina. Era un chico que sentía que tenía mala suerte y que todo se debía a esa circunstancia de su vida.  Y sí es una cosa muy difícil de explicar a los niños. Con los años he visto como a algunos papás en vez de decirles que ya no pueden pagarles una escuela o te voy a tener que sacar, dejan que pasen los meses, que se acumulen las colegiaturas. Es muy difícil hablar de ese tema con los niños, sin embargo lo empiezan a vivir ¿no?

Hay una escena que a mí me dio mucha risa escribirla en la novela cuando van a una papelería, en estas cadenas de papelerías y no les dan el cambio. Siempre hay centavos, pero no tienen los centavos para darles el cambio y la mamá arma un escándalo por 20 centavos. Pero hay veces que sientes una impotencia de no tener dinero.

S.A.: Sí porque en ocasiones aunque sean 50 centavos se vuelven necesarios… Con los menores ¿qué temas buscabas o qué querías que los menores se pusieran a reflexionar? Porque Peligro de suerte toca diversos temas.

N.M.L.: Son muchos temas, es una novela larga, donde le pasan muchas cosas a la familia en este cambio de vida. Esa adaptación a una nueva casa, a una nueva escuela a nuevos amigos, porque pasan muchas cosas. En realidad no es que yo quiere inculcarles nada con ningún libro, en este caso en particular yo quería poner sobre la mesa estos temas y abrir el dialogo porque muchas veces pensamos que los niños no son capaces de escuchar ciertas cosas y pensar en ellas. Sin embargo los niños entienden todo, son muy perceptivos, están en todo; pero a veces cuando opinan en una familia se les dice ¡Ay, tú cállate!, ¡Tú estás chico!, ¡Tú estás chica!, tú ¿qué? Y no.

La idea que me gusta es poner sobre la mesa los temas y platicarlos con ellos, entonces esa es la idea.

S.A.: Eso es muy cierto sobre todo en cuestiones de dinero. Los papás creen que los niños no tienen una opinión,  pero de esto dependen cosas como su interacción con sus amiguitos e incluso su identidad como niños, que también es muy importante… ¿A qué niños va dirigido este libro?

Eso de las edades es un poco relativo, porque hay niños muy pequeños que leen muy bien y hay niños más grandes que les siguen gustando este tipo de libros. Yo diría que a partir de que un lector se suelte con un libro largo, que se lee muy rápido por el tipo de formato. Es un formato muy bonito y agradable a la lectura,pero sí es una historia larga.

S.A.: Rodolfo que es el personaje principal, me impresiona por su versatilidad de ver las formas en las que se va desarrollando la historia y también la relación con los papás. ¿Qué les dirías a esos niños que son como Rodolfo y que muchas veces no son tomados en cuenta por los papás?

N.M.L.: Es lo que Rodolfo va aprendiendo poco a poco; a comunicar lo que siente y los papás también. Ellos van entendiendo que los problemas de la vida hay momentos en los que no se pueden tapar y que hay que hablarlos y ponerlos sobre la mesa siempre.

S.A.: Norma, cuéntanos un poco de tu experiencia sobre tu primer libro, aquel que te acercó a la lectura.

Mi primer libro que leí, más bien el que me leyeron y me acuerdo… La verdad es un libro que yo no recomiendo, porque es un libro árido pero me gustó mucho porque mi mamá lo leyó. Yo tenía como unos cinco o seis años, pero yo creo que me gustaba porque mi mamá me lo leía y era: El maravilloso viaje de Nils Holgersson, y esto a través de Suecia y ahí me quedé lectora. Además como que me gustó mucho la literatura nórdica. La literatura infantil que se escribe en los países Escandinavos me encanta y ya más grande en la adolescencia un libro que marcó mi vida fue el señor de los anillos. Yo creo que lo importante es la cercanía afectiva cuando una mamá o papá o un adulto lee un libro con un niño con cariño, eso es lo más importante.

S.A.: ¿Y cómo haces el salto de ser lectora, una apasionada por las letras a ya escribir? Porque el proceso suele ser muy diferente al que se pinta.

N.M.L.: Sí el proceso suele ser muy diferente. En mi familia creo además de haber un gusto por la lectura y una pasión por los libros, era una familia muy contadora de historias. Mi papá por ejemplo nos contaba a mi hermana y a mí cuentos que él se inventaba. Y también la familia de mi mamá, había la costumbre de hacer sobre mesa, que es una costumbre que por cierto ya se está perdiendo. Entonces te contaban anécdotas, te contaban chismes, te contaban cosas y todo eso enriquece el vocabulario y la vida narrativa de uno; porque al final de cuentas la narrativa siempre forma parte de la vida. Si alguien te pregunta “¿cómo estás?” lo más seguro es que la respuesta sea un acto de narrativa.

S.A.: Estos ejemplos de tradición oral que se están perdiendo son importantes también en la lectura para niños. En relación a esto ¿cómo ves las cuestiones en relación al fondo de cultura económica, a las legislaciones que se están haciendo para el fomento a la lectura? ¿Qué opinas de ellas?

N.M.L.: Mira sí es importante que haya libros. El lugar donde son bien recibidos, es muy importante para que los niños se hagan lectores. Si no hay libros ¿qué haces? ¿Qué lees?. En cambio sí están los libros, ese ya es un paso muy importante, que hayas libros en casa, en las bibliotecas, en la escuela. El segundo paso que es muy importante es que haya alguien que establezca el vínculo afectivo con el libro, de ahí la importancia de los mediadores culturales: profesores, papás y mamás o alguien que comparta su gusto por la lectura.

S.A.: ¿Cuál sería la recomendación para ellos? Pues son pieza clave para que el fomento a la lectura se siga dando

N.M.L.: A los mediadores culturales es que sigan haciendo su trabajo porque lo están haciendo muy bien. En realidad son ellos los que dan a conocer el nombre de los autores de los libros infantiles y juveniles en todo el país; en las salas de lecturas, en las ferias, cuando cuentan cuentos. Ellos son los que llevan los libros. Por eso yo agradezco y aplaudo su labor porque la he visto. He visto de cerca los efectos que tienen su trabajo y por supuesto muchas gracias (risas).

S.A.: Finalmente cuéntanos ¿habrá una segunda temporada o un volumen II de esta historia interesante de Rodolfo?

N.M.L.: Yo creo que no. A mí no me gusta mucho el asunto de las sagas, cuando haces una la tienes que pensar desde el principio. En general me encariño con mis personajes y las historias. Cuando terminan doy un cierre y me despido… hasta me da gripa (risas), porque si me encariño con los personajes.

S.A.: Si tuvieras que decir en tres palabras las mejores características de Rodolfo ¿Cuáles serían?

N.M.L.: Mira, Rodolfo es un tuerto en toda la extensión de la palabra, es impaciente y pesimista a veces, pero al final del día es un chico con buen corazón, lo cual se ve muchas veces a lo largo de la novela.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment