El día mundial del arte en que ardió Notre Dame

Compartir

“Notre Dame en llamas” abarcó gran parte de las redes sociales y medios de comunicación convencionales. Símbolo importante de la ciudad de la luz y del arte, el incendio de Notre Dame representa una devastadora noticia en parte de nuestro legado artístico sobre todo en el Día Mundial del Arte.

Este  suceso se convierte en un momento crítico para el arte, pero también en una oportunidad para evaluar sobre la consciencia que tenemos del arte, es decir el valor que le damos.

Resultado de imagen para interior notre dame

Adentrarse al arte es una experiencia única; no se necesita ser un gran experto para disfrutarlo. Precisamente es su apertura la que permite que nosotros nos transformemos con el arte. 

Se trata de una actividad única que va más allá de la creación de un “algo”. No se trata sólo de la expresión de un mensaje o de una ideología. El arte es un mundo de posibilidades.

Una de las cosas más impresionantes es el puente que crean entre el pasado y el presente. Tal como lo hace la Catedral de Notre Dame. Esta edificación de estilo gótico tuvo inició en el año 1163 y, para 1345 fue finalizada. No obstante ha sido modificada de manera frecuente a lo largo de los siglos siguientes. 

Resultado de imagen para NOTRE DAME GOTICO

Dentro de las innovaciones arquitectónicas y artísticas encontramos: la bóveda de crucería y del arbotante, los enormes y coloridos rosetones y el naturalismo y la abundancia de decoración escultórica lo diferencian de la arquitectura románica.

En su interior destaca la luminosidad, gracias a los amplios ventanales que se abren en la cabecera, el claristorio, el triforio y las naves laterales.

Resultado de imagen para interior notre dame vitrales

Así mismo la catedral guarda algunas reliquias relacionadas con la Pasión de Cristo: la Corona de espinas. Además de que uno de los principales atractivos es  la monumental Piedad, esculpida por Nicolas Coustou en el sigloXVIII.

Resultado de imagen para la piedad notre dame

Por otro lado, el arte al rededor de este recinto no se limita a la arquitectuta o escultura, también en la literatura. Durante el Romanticismo en 1831, Víctor Hugo escribió la novela Nuestra Señora de París. La famosa historia donde Quasimodo se enamora de la gitana Esmeralda.

Anteriormente el templo ya había sufrido daños por un incendio en 1871, durante la Comuna de París. La razón del incendio en esta ocasión apunta a un accidente dentro del trabajo de reconstrucción. 

Más allá de las causas, el daño a este monumento emblemático nos lleva a reflexionar el valor que le otorgamos al arte, no sólo al que tenemos lejos sino también al que es nuestro. Una total invitación para cuidar nuestro patrimonio cultural y darle vida al arte con nuestra interacción constante.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment