Hablemos sobre bloqueador solar

Compartir

La primavera llegó con sus rayos de Sol, lo que pone en alerta el cuidado de nuestra piel. Nuestro país el cáncer de piel ocupa el segundo lugar de incidencia, de ahí el fomento a una cultura de prevención.

Para esto debemos conocer un básico en el cuidado de la piel: el uso de bloqueador solar. También conocido como filtro solar, los bloqueadores son preparados que se aplican sobre la piel con el fin de reducir los efectos de la radiación solar sobre la misma.

Los filtros actúan de dos formas, desviando o reflejando la radiación o
absorbiéndola. Dependiendo de  su composición se les clasifica en dos grupos: filtros físicos y filtros químicos.

Los filtros físicos actúan reflejando o desviando la radiación solar formando una barrera opaca que actúa a modo de pequeños espejos. Su espectro de actuación es más amplio, de manera que proporcionan protección frente a los UVA, UVB, luz visible e infrarrojos.

Este tipo de filtros son los que se conocen como minerales. Son los menos difundidos en el mercado, pero ocasiones menores reacciones de tipo alérgico o irritativo. Las sustancias más habituales empleadas son el dióxido de titanio y el óxido de cinc.

Los filtros químicos son moléculas que absorben los fotones de la radiación solar alterando su estructura molecular. Cada molécula presenta un espectro de absorción óptimo que permite clasificarla en filtro UVA o filtro UVB.

Estos protectores solares suelen ser transparentes, no manchan la
ropa y necesitan una capa de aplicación de menor grosor, por lo que son cosméticamente más aceptables.Dentro de las sustancias empleadas se ebncuentran: PABA,  salicilatos, acido cinámico, alcanfor, y bencimidazoles como filtros UVB; benzofenonas, antranilatos y dibenzoilmetanos como filtros UVA.

¿Cómo elegir un buen protectos solar?

Al adquirir un bloqueador solar debes considerar que tenga:

  • Amplio espectro de protección; tanto de filtros UVA como UVB.
  • Estabilidad frente a la luz y el calor: algunos filtros
    químicos a altas temperaturas cambian su estructura
    química perdiendo parte de su efectividad.
  • Buena adherencia y resistencia al agua, al sudor
    y el roce: esta propiedad distingue filtros resistentes
    al agua y a prueba de agua.
  • Deben ser capaces de conservar su protección tras 40- 80 minutos de inmersión al agua
  • No irritante ni sensibilizante.
  • No mancha la ropa.
  • Cosméticamente aceptable (inodoro, incoloro).
  • Mínimo tener un 15 FPS.

Referencias:

Duro Mota, E., Campillso Páez, M.T. y Causín Serrano, S. (2003). El sol y los filtros solares. Medifam, 13 (3), 159-165.

Stenberg C, Larkö O. Sunscreen application and its importance for the sun protection factor. Arch dermatol 1985;
121: 1400-2

Estudiante de Psicología. Desde hace 21 años jugando a ser humana.

Be first to comment