El templo de Santo Domingo de Guzmán, una joya barroca oaxaqueña.

Compartir

Sin lugar a dudas, Oaxaca es una de las ciudades más hermosas y llenas de cultura del país, pues su historia es una mezcla de tradiciones indígenas milenarias y de la cultura europea que trajeron consigo los conquistadores. Esto se hace evidente principalmente en su arquitectura, pues Oaxaca es una de las ciudades que tienen más templos y monasterios en los que predomina el estilo “Barroco Novohispano”.

Uno de los más importantes y con mayor afluencia de turistas del estado es el Templo de Santo Domingo de Guzmán, ubicado muy cerca de la Plaza Central o zócalo de Oaxaca, en la famosa calle Macedonio Alcalá. Este comenzó a construirse en 1570  por órdenes de los dominicos. Se caracteriza por su ornamentación de estuco que decora los muros, bóvedas y arcos del interior de la iglesia. La fachada es de estilo renacentista y el interior es de estilo barroco. 

En 1933 fue nombrado Monumento Histórico y el 30 de marzo de 1987 la UNESCO lo declaró Patrimonio Cultural de la Humanidad. 

 

Estudiante de Ciencias de la Comunicación. Amante de la fotografía y del café.

Be first to comment