#Crónica: Fiesta del Libro 2019

Compartir

Para mí este puente siempre resulta ser uno de mis favoritos. Si bien no me gusta el calor, el clima se presta para muchas actividades como un buen helado y por supuesto un buen libro.

Además de que sorpresivamente para mí, Puebla se vio repleta de actividades culturales, por todos lados. Sin embargo el zócalo ganó esta vez, pues se realizaba la Fiesta del Libro 2019 (que por cierto tenía más sedes).

Como prácticamente la mayor parte de mi vida sucede en el centro de esta ciudad pude ser de las primeras en ver los stands, donde había de todo: libros, ilustraciones, mapas, grabados, separadores, juegos y cualquier otro artilugio curioso para los amantes de los libros.

Durante la inauguración los discursos giraron en torno a la importancia de la lectura y más importante aún, su fomento. El mensaje era claro la lectura se convierte en una actividad de resistencia, pero también de revolución por mejorar aquello que deba ser mejorado.

Ese primer día se llevó a cabo la presentación de los libros  Funderelele y Neurosis, sustancias y literatura, de Laura García y Mariana H. respectivamente. Durante el diálogo pudimos viajar a través de varias palabras extravagantes y poco usadas. Aunque cotidianas como el título del libro, pues “funderele” es la cuchara del helado. Por otro lado también pudimos adentrarnos un poco al lado B de escritores conocidos y otros no tanto.

Después llegó el tan esperado mano a mano entre Paco Ignacio Taibo II y Nahum Montt. Irreverente como siempre el diálogo giró entorno a la novela policíaca. 

En América Latina hemos aprendido a superar la dimensión de lo macabro y a asumir el humor como una forma de resiliencia; de superar ese duelo de lo macabro.

Sobre la mesa, se hizo patente el paralelismo entre Colombia y México entorno a las escenas violentas. Sobre todo cuando la realidad supera a la  ficción o cuando esta se desdibuja y se vuelve surreal.

Otro de los eventos que pude disfrutar fue el concierto de “Los enemigos del diablo” el día jueves,los cuales desde mi perspectiva tienen una propuesta musical interesante y fuera de lo comercial.

De ahí saltamos al día Sábado cuando decidí acudir a la presentación del libro “Peligro de suerte” escrito por Norma Muñoz Ledo. A ella la conocí con la novela juvenil “Polvo de Estrellas” y en esta ocasión tuve la oportunidad de entrevistarla. Hablando un poco más de su nueva obra resulta fascinante la forma en la que nos acerca a las crisis familiares en este caso financiera, pero también a lo social como es el caso de Ayotzinapa.

Posteriormente se hizo presente Monedita de Oro. Para mí fue dar una vuelta al pasado y recordar gran parte de mi infancia. El ambiente que pone la agrupación no le pide nada a los conciertos en los que he estado. Así que estoy segura que muchas familias lo disfrutaron completamente.

Fuera de tono con el ambiente vivido en el concierto infantil, llegó Óscar de la Borbolla,  a quien momentos antes de subir al escenario tuve a bien decirle que me gustaban sus obras. Mi favorita es “Dios sí juega a los dados” y precisamente sobre ella hablamos, pues le comenté que no podía encontrarla por ningún lado. Me prometió reeditarla, así que estaré a la espera.

Finalmente el Domingo por no dejar, me di una pequeña vuelta para toparme con “Los patita de perro” otra gran agrupación para niños en la ciudad.

No cabe duda que se han implementado esfuerzos por las diferentes asociaciones civiles y organismos gubernamentales para el fomento a la lectura. Sin embargo ahora queda en nosotros realizar nuestra pequeña gran parte y por su puesto darles retroalimentación de lo que queremos entorno a esta grandiosa labor.

Te recomendamos sigas a Brigada Para Leer En Libertad para conocer sobre sus próximas actividades.

Estudiante de Psicología. Desde hace 21 años jugando a ser humana.

Be first to comment