#Crónica: La Invasión Surf llega a Puebla

Compartir

El pasado sábado 2 de febrero el Beat 803 no se llenó de tamales, pero sí de varias bandas que llegaron a demostrar que el rock surf se encuentra más vivo que nunca.

Eran las ocho de la noche cuando al Beat 803 comenzaron a llegar varias personas, todas bastante animadas y enérgicas, vestidas con camisas hawaianas, playeras de las bandas y muchas ganas de bailar al ritmo del surf.

El surf es rápido y enérgico, los temas te incitan a bailar, los encargados de abrir la noche fueron Invisible-man, quienes subieron al escenario para presentar algunos temas de su EP Surfer 8La banda originaria de la ciudad de Puebla tiene un estilo instrumental que combina por momentos con algunas secuencias que le dan un toque diferente a sus canciones, los cambios de ritmo y marcadas frases ponen a todo el público a bailar.

La gente comenzaba a acercarse para ver lo que ocurría y eran Los Estruendosos los encargados de demostrar toda su buena vibra. La banda originaria de Michoacan visitaba por primera vez la ciudad y demostró que su trayectoria de 10 años les brinda experiencia en el escenario, con un estilo rápido y alternando temas clásicos del surf con material propio (como cerveza y Bía de acero), se llevaron el aplauso del público y agradecieron el cariño y apoyo, esperando regresar pronto a la ciudad.

Las luces se apagaron, el tétrico sonido de un teclado que emulaba un órgano resonó por todo el lugar, parecería que el lugar estaba embrujado, de la nada la pantalla se levantó revelando a varios monstruos que habían tomado el escenario, directamente desde CDMX Los Frankys estaban listos para destrozarlo todo.

El show comenzó con HDP, tema que desde los primeros acordes mostró la fuerza y energía de esta banda de horror punk, con letras que hacen fácilmente pasan como parte de una película o relato de terror, pusieron al público a brincar con ellos. A pesar de que el Terror se apoderaba del corazón de todos los presentes ante tal show, algunos valientes no paraban de brincar y cantar a todo pulmón con la banda, con Garage parecería que el público cayó ante un hechizo pues todos comenzaron a bailar. La gente gritaba Dame más, y como si de un intermedio (o descanso) se tratara llegaba Vacaciones de terror; la noche remató con Go Franky Go y un poderoso Aaarrrgghhh de parte de la gente que no paraba de aplaudir ante el show.

La noche se pasaba volando, antes de darnos cuenta ya eran diez treinta, cuando llegaba el turno de una las bandas consentidas del público poblano: Los Pegajosos. Apenas comenzaron a tocar, todos se pusieron a bailar como Psicóticos, siguiendo la buena vibra con una rolita “dedicada al Kurt Cobain” sonaba Grunge Activity, pasando a un estilo más cercano al rock clásico sonaba Hot rocket. La energía y el slam se incrementaron, quedando todos como gatos arañados por los golpes y empujones, terminando con un viaje a la andrómeda.

El tiempo seguía avanzando, la gente no se cansaba de bailar y relajarse con la música, parecían cada vez más eufóricos, una de las bandas clásicas llegaba al escenario: Yucatán A GO GO le ponía un toque mágico a su presentación con la actuación especial de Paco Tex en la batería. Con tal alineación y energía todos se pusieron como Niños mutantes al brincar de un lado a otro con un ritmo que levantaría a cualquier abuelita zombie.

Llegó el momento de las canciones con historia y dedicatoria, comenzando con una canción para todos aquellos hartos de comer siempre lo mismo, para ellos sonaba Pollito; posteriormente aquellos que no han sido correspondidos en el amor cantaban a todo pulmón ELLA ME ODIA. Un momento curioso ocurrió cuando sonaba Playa, pues a media canción el vocalista pidió al público que se hiciera una víbora de la mar (al más puro estilo de las bodas de pueblo), la gente se sacó de onda pero rápidamente se agregó al relajo armando una víbora masiva por todo el recinto. La noche terminó por todo lo alto con un choque de culturas e inminentes invasiones entre los mayas y los rusos que se hicieron presentes esa noche.

La madrugada estaba ya entrada cuando un contraste interesante se presentó, pues los luchadores son por excelencia los rivales de los monstruos en aquellas películas de antaño; hace poco los monstruos habían tomado el escenario y ahora eran los justicieros enmascarados los que subían. Los aplausos del público pedían a los headliners del día, nadamas y nada menos que los ídolos del ring y el escenario, los enérgicos, los legendarios:  Los Elásticos.

Ellos son una de las bandas más representativas del surf en México, conocidos por el público por su energía y sensualidad con el performance de su Go-go dancer La Chica Elástica, conocida por acompañar la música de la banda con sus movimientos y encantar a todos los asistentes. Cerca de doce treinta la fiesta llegaba a su máxima energía cuando el baile comenzó con temas como pirakorthe villanos (la cual mezcla el característico tema de la pantera rosa con una gran energía surf).

El show poco a poco estaba llegando a su fin cuando la banda interpretó La Cavernaria, tema que demostró el poder femenino y la presencia que tenía en el lugar, pues la Chica Elástica se encargó de animar a las mujeres a tomar el escenario y bailar un rato con ella. Dr. Malicia se encargó de animar al público para seguir bailando y divirtiéndose rumbo al final del show y finalmente agradeciendo al público por la energía y buena vibra se despidieron con Blue Sundaytema que dejó al público aplaudiendo y esperando tomar las tablas de surf para seguir la fiesta.

La gente estaba lista para seguir la fiesta, y esta vez una muy grande con la celebración de los 20 años del único e inigualable Sr Bikini, quienes comenzaron incitando al público a sacar la chela y ponerse a celebrar, lejos de estar cansados, la gente gritó y se puso a bailar. Con toda la energía todos en el Beat se pusieron a saltar, y entre brincos, cervezas, máscaras, cabelleras y slam la gente no se pudo calmar. El lugar estaba repleto, varios ídolos de las luchas (como Blue demon, Matemático, Dr. Wagner, Blue Panther) se dieron lugar en la pista para participar en el slam, y es que el surf se ha ligado a la lucha libre mexicana, las máscaras, la identidad y relación que se ha creado con aquellas películas de antaño en donde los héroes enmascarados peleaban contra un sin fin de amenazas; el slam parecía un cuadrilátero en donde los rudos y técnicos se jugaban sus máscaras contra cabelleras al ritmo del surf. 

La energía y las canciones no paraban, un eufórico y potente set que era un recorrido por la historia de la banda tenía a la gente más que contenta, incluso la gente llegó a subirse al escenario para ponerse junto a la banda a bailar. Poco después de treinta minutos tocando sin parar, llegó el intermedio con ella y estrella comenzando con una exhortación a frenar la violencia contra la mujer, al respeto y la igualdad de género, momento relajado y que todo el mundo aplaudió pues finalmente de eso se trata la música de unir a las gente y transmitir cosas positivas, pues está en nosotros hacer un cambio, el cuál sin duda hará una diferencia en la sociedad. Finalmente el show concluyó con un agradecimiento por el apoyo durante estos veinte años, recalcando que Puebla ha sido importante en la historia de la banda.

Geek, bajista, meme andante, escritor ocasional. Timado en renovación.

Be first to comment