Adiós, Gallo, adiós

Compartir

Susana Sánchez Sánchez

Es lunes 24 de octubre de 2016, Oscar López Hernández “El Gallo” dijo adiós a la revista cultural radiofónica Movimiento Perpetuo que durante diecinueve años condujo, de lunes a viernes, a través del 96.9 FM, Radio BUAP. Mientras duró el programa no faltaron sus detractores, la grilla o las envidias, algunos le llamaban “aburrimiento perpetuo” y ¡qué bueno!, eso quiere decir que tenía vigor el programa.

Foto tomada del perfil de Óscar López
Foto de la última emisión de Movimiento Perpetuo, tomada del perfil de Óscar López

Movimiento Perpetuo y su conductor representan un referente clave de la difusión de los trabajos o proyectos de la comunidad artística en Puebla, un nicho (casi) invisible para gobiernos y medios masivos de comunicación, por eso se avecina la nostalgia en Puebla por un programa de difusión cultural que le abrió el micrófono a distintos artistas independientes. En una ciudad donde los espacios físicos y mediáticos para la cultura son volátiles Movimiento Perpetuo rompió, hasta este lunes, con esa constante.

Hasta donde sé, Oscar López Hernández “El Gallo” dijo adiós porque se jubila de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), una institución que ha marcado su andar ideológico, educativo y laboral.

Para aquéllos que no conocen a Oscar López Hernández, les comparto parte de una entrevista que él amablemente me concedió para un trabajo escolar, cuyo eje temático central era el periodismo cultural diario que se hacía en la ciudad de Puebla. Era enero de 2008, estábamos en Profética, un lugar también emblemático del mundo cultural poblano.

***

Óscar López, El Gallo (OL): Nací en una época en el que las familias terminaban de reunirse alrededor de la radio para empezar a ver la tele en blanco y negro. Nací el 30 octubre en 1956. Mi mamá y mi papá son maestros. Mi abuela, quien era maestra, me enseñó a leer, una parte de la infancia la pasé con mi abuela. Inicié dos carreras que no terminé: Lingüística e Historia. A partir de la preparatoria estudié en la BUAP. En los años setenta ibas a la librería y a la cantina. Con gente de mi generación íbamos al cine. Ir a una manifestación era un tour cultural.

Susana Sánchez Sánchez (SSS): ¿Cómo llegas a los medios?

Foto tomada del perfil de Óscar López
Foto tomada del perfil de Óscar López

OL: Una de las cosas pospuestas era escribir, nunca lo manifesté, nunca abrí la boca en la familia por el asunto de que ya sabía que me iban a decir que no. Fue posible hasta 1980, cuando al frente de Casa de Cultura estaba Pedro Ángel Palou Pérez, abrieron un taller literario del INBA (Instituto Nacional de Bellas Artes), con el escritor José Donoso, con quien estuve dos años. Ya había pasado mucho tiempo. Entré tarde a la Literatura. Y me daba muchos trancazos y muchas decepciones, porque gente que era más joven escribía muy bien, pero porque habían empezado mucho antes. La literatura es algo que tengo ahí trabado, pero esto es lo que me fue llevando a colaborar en periódicos locales y revistas universitarias.

SSS: ¿Fue por iniciativa propia, alguien te invitó o cómo es que se da?

OL: Te vas insertando en el medio sin querer. Te vas conectando con tus comunes. Vas haciendo amistades con quienes les gusta leer, escribir, con quienes compartes cosas y no falta el día en el que dices: vamos a hacer una revista. Como en Puebla no había conciertos de rock, no había quién escribiera sobre rock o sobre la literatura que nos gustaba, entonces siempre comentábamos en pláticas de café: pues estaría a toda madre que hubiera algo así. De muchos no me acuerdo, pero sí te puedo decir de los años ochenta, cuando estábamos en el taller literario con Miguel Donoso, estaba Pedro Ángel Palou García, él entró después, pero estaba Mariano Morales, Fernando Canales, Juan Gerardo Sampedro, Andrés Ruiz, Andrés Ruiz fue mi jefe, en ese entonces ya trabajaba en la Universidad. Hice una revista dirigida a preparatorianos, se llamaba La paredporque en ese tiempo, lo que ahora llamamos graffiti eran pintas, y eran consignas de un movimiento estudiantil, era un medio para que escribieran los preparatorianos.

SSS: ¿Cómo entraste a difusión cultural? ¿O estuviste en el movimiento (universitario)?

OL: También estuve en el movimiento, yo fui militante del Partido Comunista. Primero estuve en el Comité de Lucha, de ahí los maoístas me reclutaron en una sesión semiclandestina, después los mandé a la chingada; y después me volví comunista. Estuve un año, no oficialmente, en Moscú, en la Escuela de la Juventud Comunista.

En los años ochenta entro a difusión cultural porque todos ellos (los de movimiento estudiantil universitario) eran mis amigos, y yo desde siempre fui a las actividades de difusión cultural, desde la prepa porque traían a José Agustín, porque traían al Teatro Negro de Praga, traían cosas que no había en Puebla. Yo ya trabajaba, tenía una plaza en la prepa Zapata de un laboratorio de inglés.

SSS: ¿Por qué plaza de inglés?

OL: Porque tuve problema con mis padres, y para salir de mi casa. Y como ya era joven comunista, fui y hablé con mis maestros, con mi director y no sé cómo, pero me dieron la chamba, entonces hablaba con todo mundo y pegó.

Cuando regreso de la Unión Soviética cambio y me voy a difusión cultural con mis grandes amigos, ahí es cuando empiezo a tomar en serio la literatura, porque la música ya no, ya se había pasado mi tiempo para aprenderla, requiere de más preparación, de más años y más temprano, la literatura no. Esa combinación intuitiva entre la literatura y las necesidades de cubrir los huecos de lo que no había, era lo que me fue acercando a los medios, luego empecé a hacer colaboraciones en diarios locales.

SSS: ¿Te pagaban las colaboraciones?

OL: No, ¡qué te van a pagar! Jamás te pagan acá, no te dan ni las gracias. En difusión cultural alguien tuvo la iniciativa de proponer un curso de guión radiofónico. Radio BUAP, ahora en 2008 va a cumplir once años, en los años ochenta se hablaba de que había de crear un equipo que aprendiera producción radiofónica, guionismo, etcétera, para cuando existiera la radio. Ahí descubrí otra veta y los proyectos terminaban en hacer un programa de literatura, hacer un programa de  lo que no había en la radio en Puebla, lo que sigue sin haber en muchos lados.

En los años ochenta entro a difusión cultural porque todos ellos (los de movimiento estudiantil universitario) eran mis amigos, y yo desde siempre fui a las actividades de difusión cultural, desde la prepa porque traían a José Agustín, porque traían al Teatro Negro de Praga, traían cosas que no había en Puebla.

En difusión cultural habíamos hablado de la posibilidad de armar un grupo de producción radiofónica que consiguiera tiempo de aire gratuito. Conseguimos espacios radiofónicos para hacer nuestras producción radiofónicas, claro nos daban los domingos después de la Hora Nacional o los sábados después de las once de la noche o los viernes a las nueve de la noche. Ya no escribía tanto en periódicos, tenía una columna en Síntesis, escribía sobre rock y literatura.

SSS: ¿Cómo distinguías que estabas haciendo periodismo?

OL: Nadie vivía de hacer periodismo, ahora lo tengo más consciente. Mi actividad central era difusión cultural y luego suplir con mis recursos o más bien tapar huecos con mis recursos de lo que no había, que me gustaría que otra gente leyera o escuchara. No me consideraba como periodista, más bien me consideraba un promotor cultural.

SSS: ¿Cómo entendías la difusión cultural?

OL: Las universidades tienen tres funciones básicas: una es la educación, otra es la investigación y la extensión universitaria, donde va incluida la difusión cultural, es decir el trabajo hacia fuera, el compartir la producción cultural de la universidad hacia tu comunidad. Cada una de las universidades lo hace, cada quien a su modo, depende de sus intereses.

SSS: ¿Te pagaban?

OL: Radio universidad empieza en 1997. Del laboratorio de inglés cambio de plaza a difusión cultural y luego a radio BUAP, soy trabajador académico.

En Radio BUAP, sin falsa modestia, empezó a cambiar el panorama; después estuvo Sicom, la radio del gobierno que, para mí gusto, se parece mucho a la radio comercial en muchas cosas, y tiene otras muchas cosas, sobre todo mucho dinero. Nosotros trabajamos con salivita y plastilina. Las condiciones de la radio universitaria son horribles, estamos en la azotea de un edificio, las cabinas de información están en lo que antes era un cuarto de servicio, las oficinas están en el último piso, eso lo digo anecdóticamente, porque en realidad uno puede trabajar en cualquier condición.

SSS: ¿Para qué sirve la cultura en los medios masivos de comunicación?

OL: La cultura es parte de la formación integral de los hombres y las mujeres, lo que hace avanzar a una sociedad.

Foto tomada del perfil de Facebook de Óscar López
Foto tomada del perfil de Facebook de Óscar López

SSS: ¿Regresarías a los medios impresos?

OL: Sí regreso, y con mucho gusto, pero no pagan. Creo que hay que dignificar, no es que el periodismo nunca haya sido dignificado, pero en Puebla hay que dignificar tu colaboración. Tienes tu background, tú te has comprado tus libros, has visto películas, has tenido experiencias sexuales, amistosas, estéticas que conforman cada línea que tú escribes, y si no te lo pagan, ¿para qué chingaos le vas a regalar tu experiencia a un periódico mercachifles?, o sea que te paguen poquito, pero que te paguen, por lo menos que te paguen el libro que vas a leer la próxima semana o la próxima quincena.

Nosotros debemos aprender a autorespetarnos. Yo ya no estoy en la época juvenil cuando lo importante era que me hicieran caso y publicar en San Lunes o una columna de rock, qué se yo. No, no, ahora es un trabajo acumulado, es un background que tienen que pagarte. En los diarios hay cosas horrendas, malinformadas, tendenciosas, ¿por qué no te van a pagar a ti un trabajo honesto, un trabajo que lo has hecho durante muchos años, que has acumulado información, que lo que vas a decir no es gratuito, está fundamentado? También hay que respetarnos a nosotros mismos.

***

Este texto fue publicado originalmente en lado B, el 24 de octubre de 2014.

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment