El trueque: el lado B de la economía

Compartir

El territorio mesoamericano fue un espacio ideal para el florecimiento de diversas culturas. Cada uno de ellas con sus particularidades se abrió la posibilidad de establecer redes de comercio basados en el trueque.

El acelerado crecimiento de México-Tenochtitlan marcaba la pauta de un poderío económico. Dentro de los factores que propiciaron este resultado estaban: el aumento de la clientela, la diversificación de productos, tanto de subsistencia como de lujo, así como las rutas de acceso a dicho lugar.

En este sentido también Puebla contaba con un papel privilegiado, pues además de los diversos productos. Se tenía bien establecido este lugar para el abastecimiento de vasijas y cerámicas para el almacenamiento y transporte.Los lugares donde se realizaban dichos intercambios, eran puntos estratégicos, dentro de las ciudades.

Los productos que podían adquirir las personas se regían por un sistema único: el trueque. Este método de comercialización consiste en el intercambio de productos, sin la necesidad de algún tipo de moneda como lo conocemos en la actualidad .

En el Posclásico tardío comenzó la implementación del cacao, como moneda, para las transacciones comerciales. Sin embargo también eran utilizados productos como: cascabeles de cobre, cuentas de piedras preciosas, conchas rojas, sal y cañas de plumas de ave rellenas con polvo de oro.

El  truque se realizaba en lugares conocidos como puntos estratégicos, dentro de las ciudades. Caracterizado por lo bullicioso del proceso y el movimiento propio de la actividad daban vida a la ciudad y lo continúan haciendo en algunas comunidades de nuestro país como es el caso de Cholula.

Esta forma de pago es visto por algunos investigadores como una alternativa ante las crisis económicas, pues defiende el derecho al trabajo y supervivencia. Se trata de un proceso autogestivo, que si bien puede que no sea para todos, propicia otra mirada ante alguna encrucijada económica.

“era posible encontrar trabajo y no empleo, era posible prescindir del dinero porque los productos, los servicios y los saberes, podían ser intercambiados directamente o a través de un medio simbólico de intercambio que iría cambiando de forma a lo largo de la experiencia. Las personas que decidían entrar en este «mercado paralelo»debían producir y consumir en igual medida, tornándose así «prosumidores».”

De esta forma las personas son las que gestionan para cubrir sus necesidades y fortalecen el reconocimiento del trabajo de cada uno de los implicados. Sin duda el truque es una forma única de comercializar y encontrar soluciones 

Y tú ¿Alguna vez lo has practicado?

Referencias:

Rovira Morgado, R. (2009).Comercio y mercado en Mesoamérica: Apuntes metodológicos para su análisis arqueológico. Boletín Americanista, 49 (59), 223-237.

Berdan, Frances, “Los medios de intercambio en la época prehispánica y la Colonia”, Arqueología Mexicana núm. 122, pp. 62-67.

Gatti, C. (2009). El fenómeno del trueque: Una mirada sociológica. Revista Pueblos y Fronteras Digital, (8), 264-286.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment