#Crónica Lobos BUAP 2-3 Necaxa

Compartir

Por: Diego Diego

El arbitraje de un partido siempre, o en ocaciones, se espera sea polémico; aunque no tendría porque ser así. Polémico, quizá, por dejar en desventaja a uno de los equipos, por aplicar distinto rigor en algunas jugadas, o en el último de los casos por la poca experiencia de los silbantes. 

En el último minuto del encuentro, cayó una anotación de Félix Crisanto, el del empate. El árbitro asistente señaló fuera de juego y fue víctima de reclamos. El central, con una postura “fría”, contuvo la actitud eufórica de los universitarios, no recurrió al VAR y marcó saque de puerta. 

La racha de Lobos BUAP en el Universitario, que no perdía desde septiembre pasado -ante América-, llegó a su fin, de la manera menos esperada, probablemente la más injusta.

El inicio del primer tiempo fue un golpe de autoridad de los universitarios, dos goles en diez minutos. Por la banda derecha, Félix Crisanto filtró el esférico al centro, cerrando la “pinza” apareció Leonardo Ramos para el uno a cero, el cronómetro ni siquiera marcaba el minuto de juego. 

Encendido, el Artillero Ramos recibió una asistencia de Yago Da Silva, cruzó de pierna derecha y firmó el 2-0. Necaxa no veía ningún espacio en el campo. La dupla Ramos-Da Silva, sin complicaciones, dio cuenta de los hidrocálidos en menos de 10 minutos, el empate se veía lejano. 

El “2-0”, el marcador más engañoso

Antes de terminar la primera mitad, el conjunto dirigido por Guillermo Vázquez sorprendió a la defensa local y descontó su primer tanto. 

Tras un saque de banda, Martín Barragán sacó un potente riflazo de pierna derecha al centro del marco que liquidó la meta del portero Antonio Rodríguez, Toño no recibía gol desde el último cotejo de la campaña pasada ante Toluca. 

Para la parte complementaria, sorpresivamente, Necaxa consiguió la igualada en menos de 8 minutos. Desde los once pasos Eduardo Herrera firmó la anotación del empate tras recibir una falta de Michael Orozco. 

El dos a dos, hasta ese momento, era de no creerse. Lobos era superior en la posición del balón, sin embargo en dos aproximaciones perdieron la ventaja, ventaja que se trasformó en la victoria visitante

La “ley de la ventaja” en favor de los Rayos 

Poco a poco el ritmo del juego se “cortó”. Las faltas inundaron el terreno de juego y con ello se empezaron a ”calentar los ánimos”; el central prefirió guardar las tarjetas. Dos tarjetas rojas pudieron cambiar considerablemente el encuentro. 

En primer lugar, los manotazos de Leo Ramos hacia sus rivales debieron ser reprobados con dos cartones amarillos. Por parte de Necaxa, Ángel Sepulveda en tres ocaciones irrumpió con la mano el avance de los universitarios, otras dos amarillas. 

Sepulveda fue quien más tarde marcó el gol del triunfo para los Rayos. Asistido por Fernando González, el mediocampista colgó la esférica en el ángulo dejando sin oportunidad de atajar a Toño Rodríguez. La vuelta del Rayo 3-2 en el minuto 62. 

La tónica del partido siguió el mismo curso, el criterio del árbitro en la marcación de faltas fue distinta y algunas jugadas su regla favoreció a los visitantes. 

En el agregado, tras un centro al área, Felix Crisanto empató el marcador, pero el asistente advirtió un fuera de lugar. Cuando se esperaba que la jugada fuera vista en el VAR, se optó por no hacerlo y dar por terminado el encuentro. 

Con este resultado, los dirigidos por Francisco Palencia sufrieron su primera derrota del torneo luego de un inicio con 6 unidades. Si bien es cierto, la “confianza” terminó por costarle la derrota ante Necaxa, el arbitraje le dió un “toque espacial” y los Rayos supieron “aprovecharlo”. 

Para la próxima jornada visitarán a los Rojinegros del Atlas en el estadio Jalisco. El campeonato es joven, la salvación está cerca, solo falta meterle más “colmillo” y seguir la misma línea. 

Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo y escuchando buenas rolas. * De fondo suena 'Two Steps, Twice', de Foals *

Be first to comment