Cómictlan: la romantización de las figuras mexicanas

Compartir

A través de los medios de entretenimiento, diversas culturas han resaltado sus figuras dotándolas de cierto heroísmo. Tal como sucede con los samurai de Japón o los vaqueros de Norteamérica.

Siguiendo una tendencia similar, surge la editorial Cómictlan, quien se ha adentrado a la industria de la historieta a través de temas relacionados con la cultura mexicana y sus mitos.

Gracias a la pasada feria del libro tuve la oportunidad de hacerme con dos novelas gráficas producidas por esta editorial, ambas en formato de manga.

Una de ellas es Ixpule, que narra las aventuras de una joven colegiala al lado de un valiente guerrero azteca que había sido sellado hasta ahora. Ella deberá acompañarlo para detener al terrible Mictlantecuhtli.

De las dos historias que leí esta es la que tiene más semejanzas con los libros de manga, pues incluso las expresiones de sorpresa y confusión recuerdan a la historieta japonesa.

La historia en general es bastante entretenida y, aunque tiene algunos detalles, no deja de ser una buena opción para leer en una sala de espera o durante un viaje largo.

Si algo se le puede criticar a esta novela gráfica es que en ocasiones se muestra un tanto cursi y las escenas de pelea, especialmente la última, son poco claras.

La otra novela gráfica que leí fue Silver Demon, una oda a las películas del Santo y Blue Demon, siendo el propio título de la historia un homenaje a ambos luchadores. 

La historia nos presenta dos máscaras de luchador (evidentemente se trata de las del Santo y Blue Demon) que dotan de poder a su portador que cayeron en manos corruptas, por lo que el dios que las creó decidió recuperarlas y unirlas en una sola para otorgarla a un luchador digno: Silver Demon.

Nuestro luchador protagonista no solo tiene el trabajo de desempeñarse como luchador en el cuadrilátero, sino que también es su deber lidiar con amenazas sobrenaturales sacadas de la mitología prehispánica. 

La historia es entretenida y se siente como una carta de ese pasado no tan lejano en que los luchadores eran un símbolo mexicano de valor y destreza.

Debo recalcar que, al igual que Ixpule, algunas escenas de pelea resultan un tanto confusas. Pero, al igual que esta, no deja de ser una buena recomendación como entretenimiento.

Para conocer mejor los trabajos de esta empresa pueden acudir a eventos como las ferias del libro en el estado de Puebla, a su matriz en Tlaxcala o visitar su página de Facebook.

Be first to comment