Barrio de la Luz; el barrio de los alfareros poblanos

Compartir

El Barrio de la Luz es uno de los más antiguos de la ciudad de Puebla, en donde sigue latente la práctica de la alfarería, la cual tuvo su origen en la época prehispánica.

La alfarería es el arte de elaborar objetos de uso cotidiano, mediante barro o arcilla. Usualmente se usan las manos para darle forma a los diversos utensilios; pero, con la llegada de la industria, se ha buscado perfeccionar el proceso y hacerlo rentable para su comercialización. 

En este barrio poblano, los alfareros fueron reconocidos por armar piezas de loza con barro, una técnica conocida como greta. Esta técnica consiste en incorporar el sistema de vidriada a las piezas. A partir de ese momento, la loza producida por estos alfareros obtuvo todavía más reconocimiento del que ya gozaba.

Además, las piezas de este lugar fueron ligadas intrínsecamente con un platillo de la gastronomía de Puebla: el mole. Por ello, durante los siglos XVII y XVIII se acuñó una frase popular:

De la Puebla, el jabón , la loza y no otra cosa”.

Actualmente la mayoría de los talleres de alfarería se encuentran en la Calle de Carrillo. En estos se hacen productos artesanales que requieren de un arduo trabajo en equipo. Las principales artesanías que se elaboran son las cazuelas para mole, los candeleros y ahumadores que son usados en día de muertos. Sin embargo, cada vez son menos las personas que compran estos productos, pues comenzaron a sustituirlos por otros hechos con plástico y aluminio. También se pueden encontrar tradicionales hornos de leña en donde el barro se cuece a altas temperaturas como paso final de este procedimiento. 

Agradecimientos especiales al Taller “Alfareros del Barrio de la Luz” por permitirnos el acceso y la documentación de su increíble labor.

Estudiante de Ciencias de la Comunicación. Amante de la fotografía y del café.

Be first to comment