19 Semanas, 19 libros: Cartas a Clara

Compartir

La tecnología ha cambiado gran parte del proceso de interacción y ha dejada de lado el increíble proceso de escribir y recibir una carta. Piensa por un momento ¿Cuando fue la última vez que escribiste o recibiste una? y más aún cuando se trato de una carta de amor.

Cartas a Clara es una recopilación de las epístolas escritas por Juan Rulfo para su “chachina” Clara Angelina Aparicio. En el momento que surge la primera carta Rulfo tenía 27 años  y viajaba hacia Guadalajara siguiendo muy de cerca a su tío David.

La irradiante belleza de Clara Angelina, provocan en Rulfo completa inspiración y el desasosiego propio del enamoramiento. Tal como lo podemos ver en la primera carta que menciona:

“Desde que te conozco, hay un eco en cada rama que repite tu nombre; en las ramas altas, lejanas; en las ramas que están junto a nosotros, se oye”.

Pero, no es la única en que hace patente el cariño, pues las simples y diversas formas en que Juan Rulfo hace referencia a su musa lo demuestran. Desde las más graciosas como “criatura re fea y re chamagosa”, pasando por un ontológico “ella”, hasta en cariñoso “chachinita y “ojos azucarados”.

Además de que en cada una de sus cartas Juan Rulfo cuenta sin tapujos su vida cotidiana. Uno de los pasajes que causa estremecimiento es el límite al que llegan ante tanto caos en su trabajo y hace una declaración de confianza a Clara. En este punto Rulfo muestra la parte débil de un hombre que perdió a sus padres a tan temprana edad.

En este punto Rulfo muestra la parte débil de un hombre que perdió a sus padres a tan temprana edad. De forma breve expresa su miedo a un encuentro nuevamente con la fragilidad y su esperanza en el amor que ella le puede ofrecer. Todo debido a que Clara se vuelve en el motor para continuar en trabajos, que si bien no lo convencen plenamente, se convierte en el medio para conseguir dinero para su boda.

“Tú y yo somos lo mismo, con las mismas ventajas, las dudas y las inseguridades. Y para esto necesitamos de la confianza. Yo por mi parte, confío mucho en ti y me siento agradecido porque dejas descansar en ti mis pesadumbres”.

Así mismo nos encontramos ya con su faceta de escritor. Es aquí donde surge el interés por su narrativa, porque al igual que en sus obras como el Llano en llamas y Pedro Páramo no se remite expresamente a las reglas propias de la academia y hace referencia a diversos objetos de mundo tal como se hace en la vida cotidiana. 

Sobre esta misma línea resulta fascinante conocer  cuando publican su cuento “Nos han dado la tierra” en la “Antología de cuentistas mexicanos”. A diferencia de su escrito “Es que somos muy pobres” pues lo encontraron ” subido de color”. De acuerdo a Rulfo, el motivo recaía en que él escribía las cosas tan crudas y descaradas, y por supuesto así fue.

Por lo que Cartas a Clara, vale la pena como otra faceta para conocer de lleno a este gran escritor de la literatura mexicana. Pues sin perder su ojo crítico y facilidad narrativa pone las palabras adecuadas para decir aquello que pasaba por su corazón. 

Estudiante de Psicología. Desde hace 21 años jugando a ser humana.

Be first to comment