No es lo mismo decir “estoy triste” que “estoy deprimido”: Diferencias entre la depresión y la tristeza

Compartir

Por: Raúl Romero

Si bien es cierto, la tristeza y la depresión son a menudo conceptos que se encuentran relativamente asociados. Pero existen marcadas  diferencias entre ambos términos que en muchas ocasiones son mal empleados, pues no es lo mismo decir “estoy triste” que “estoy deprimido”. Pero ¿Cuál es la importancia de conocer las diferencias?

En un primer momento es importante aclarar que el ser humano del ser humano se encuentra fuertemente vinculado a su vida emocional. La tristeza es un fenómeno muy común que se caracteriza por la sensación de desesperanza y que es algo sumamente normal ante acontecimientos desagradables para las personas, como son la pérdida de un ser querido, la pérdida del trabajo,  rupturas sentimentales, etc. Esta condición además de ocasional, es algo natural y parte esencia de aquello que caracteriza la esencia humana y es superada con el paso del tiempo. En este sentido, la tristeza es menos prolongada en comparación al trastorno de depresión.

Otro aspecto importante de la tristeza es la capacidad para la rápida adaptación las ocupaciones de las personas, además de la comprensión y aceptación de que existen alternativas, una visión positiva a pesar de la existencia de causas para experimentar tristeza, así como una fácil superación de esta condición (tal vez en cuestión de días); y generalmente no requiere de medicación. ¿Pero que implica entonces la depresión?

El trastorno de depresión puede ser entendida como una “tristeza profunda”, lo que implica que tiene una prolongación mucho más marcada, y según los expertos, tiende a perdurar dos semanas o más. Es entonces que la depresión conlleva a un deterioro de la vida funcional de las personas, incapacita la realización de actividades diarias, genera pensamientos de angustia, desesperación que puede llegar a pensamientos de suicidio (aspectos que no son muy marcados en situaciones de tristeza). Por ello, es vital comprender la diferenciación entre depresión y tristeza, ya que el trastorno depresivo puede llevar a un riesgo para la vida plena del individuo e incluso representar un riesgo de muerte.

La distimia es un término menos conocido, pero que resulta ser una forma de depresión, que es menos agresiva. Tiende a experimentarse por periodos prologados o de años con esta condición. Y aunque se caracteriza por no afectar drásticamente en la vida diaria de una persona, no resulta ser una situación favorable para la salud mental de quien padece distimia. Pues puede  complicarse e implicar riesgos a la calidad de vida, conflictos sociales, abuso de sustancias, disminución de la productividad y por ende a la depresión.

No bastante, tanto  la depresión como un trastorno, la distimia, y  la tristeza ocasional, son poco valoradas y comprendidas como factores de riesgo para una vida saludable; pero que deberían de ser motivo de atención y preocupación al igual una enfermedad corporal.  Pues metafóricamente, la tristeza puede ser comparada con un resfriado, que de no ser atendido adecuadamente puede complicarse y causar una bonquitis aguda (ya que los virus que causa la enfermedad son los mismos).

Distinguir entre la tristeza, distimia y depresión, puede ser un factor determinante en el adecuado tratamiento. Si bien la tristeza son episodios que pueden ser intensos, pueden ser superados gradualmente con paso del tiempo. La búsqueda de ayuda profesional puede ayudar a la eficiente recuperación y la prevención de complicaciones. Sin embargo, no es indispensable.

La distermia, que difiere a su vez de la tristeza y trastornos de depresión, igualmente debe ser tratada por un profesional ya que requerirá un mayor esfuerzo tanto del profesional en cuestión y quien sufre distimia, ya que las causas pueden ser desconocidas y puedan llegar a requerir medicación.

Por último, la depresión debe ser diagnosticada oportunamente con la finalidad de mejorar la calidad de quien la padece. El tratamiento competente para una recuperación de la depresión puede ser tanto la intervención de un psicólogo, como la intervención médica por medio de fármacos que reduzcan los síntomas de la depresión, ya que los cambios químicos pueden influir en los estados de ánimo, ya que la depresión se caracteriza por una baja de serotonina. Por ello no es lo mismo decir “estoy triste” que “estoy deprimido”.

  • Principales fuentes:
  • APA. (2016). Cómo ayuda la psicoterapia a las personas a recuperarse de la depresión. [En línea]. American Psychological Association. [Fecha de consulta: 18 de agosto de 2016]. Disponible en: http://www.apa.org/centrodeapoyo/depresion.aspx
  •  (s.f). Distimia. [en línea]. Distimia.org. [Fecha de consulta: 18 de agosto de 2016. Disponible en: http://distimia.org/
  • Molina, X. (s.f). Las 6 diferencias entre tristeza y depresión.[En línea]. Psicología y Mente. [Fecha de consulta: 18 de agosto de 2016]. Disponible en: https://psicologiaymente.net/psicologia/diferencias-tristeza-depresion#!
  • Navarro, V. (2009). Neuroimagen y depresión. [En línea].  Forumclinic. [Fecha de consulta: 18 de agosto de 2016]. Disponible en: http://www.forumclinic.org/es/depresi%C3%B3n/noticias/neuroimagen-y-depresi%C3%B3n

Contacto: romeroc_raul@outlook.com

Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo y escuchando buenas rolas. * De fondo suena 'Two Steps, Twice', de Foals *

Be first to comment