¿La música de Navidad puede convertirte en Grinch?

Compartir

Si a ti también los villancicos te enloquecen, tranquilo no eres el único.  Cada año en todos los lugares podemos escuchar villancicos de forma repetitiva que en lugar de traernos alegría muchas veces nos provocan estados de animo totalmente contrarios.

Para algunos investigadores resulta interesante los efectos de la música en nuestro cerebro y cómo se refleja en nuestras acciones. Se ha encontrado por ejemplo que la música clásica tiene mejores efectos para las tiendas de vino, pues la gente consume más ante este estímulo agradable.

En el caso de la música navideña, muchos creerían que debido a la alegría que rememora ocasionaría que los niveles de estrés y enojo disminuyeran o en el caso de las negocios, que los trabajadores fueran más productivos. Sin embargo no es así.

Los seres humanos disfrutamos más las canciones que poseen un patrón predecible. Cuando por primera vez escuchamos una canción tendemos a repetirla. No obstante llegado un punto donde el disfrutar la canción va en caída libre hasta tornarse irritable.

Se realizó una comparación entre los villancicos y la música pop, siendo esta última la favorecida. Al momento de evaluar, hubo una tendencia por parte de los compradores que escucharon villancicos a señalar negativamente a los establecimientos, la mercancía e incluso quienes la frecuentaban.

Por su parte los trabajadores experimentan una desconexión, debido a que se enfocan más en la experiencia agradable de los villancicos.

Las respuesta a la razón de porque estas situaciones nos vuelven un “Grinch” son diversas. Una que llama la atención tiene que ver con el fenómeno de “Reactancia”, es decir buscamos la oposición de lo establecido. Esto debido a que los seres humanos aprecian la sensación de autonomía y pocas restricciones.

Referencias

Élisabeth Robinot, Myriam Ertz and Fabien Durif, Jingle bells or ‘green’ bells? The impact of socially responsible consumption principles upon consumer behaviour at Christmas time, International Journal of Consumer Studies41, 6, (605-617), (2017).

Estudiante de Psicología. Desde hace 21 años jugando a ser humana.

Be first to comment