¿Por qué vale la pena ver Roma de Alfonso Cuarón?

Compartir

Días después de la controversial decisión sobre no proyectar Roma en las grandes cadenas comerciales de cine, tenemos Roma en Puebla.

Esta cinta es escrita y dirigida por Alfonso Cuarón, quién también ha estado a cargo de grandes películas como Interestellar o Harry Potter y el prisionero de Askaban. Roma es una de las primeras cintas de un servicio de streaming en ser considerada de forma seria. Sobre todo después de alzarse con el León de Oro en Venecia.

Más allá de esta controversia una razón más intima, es precisamente de donde surge la historia detrás de Roma, pues se basa en  la infancia del mismo director. Cuando Alfonso Cuarón era pequeño, estuvo a cargo de un asistenta que solía cuidarlo y con quien entabló fuertes lazos.

Precisamente ahí viene la gran diferencia con otras películas del cine mexicano, pues Cuarón no busca entretener con chistes desgastados. Más bien trata de exponer una realidad que ha perdurado desde años atrás, Roma describe la realidad de las diferencias entre clases sociales, la fractura social referente a lo económico y por supuesto su repercusión en una violencia invisible.

Lo cual resulta curioso, por no decir trágico, pues ante el reconocimiento a nivel internacional de la actriz amateur Yalitzia Aparicio, quien interpreta a Cleo, la sirvienta indígena que suele quedar a cargo de los niños. Algunos mexicanos dejaron ver precisamente esos prejuicios que enmarcan la cotidianidad de miles de mujeres invisibles que desempeñan un papel fundamental en la crianza de miles de infantes.

En relación a esto, Cuarón pone sobre la mesa temas de vital importancia en relación a las mujeres (y hombres), sobre todo de aquellas con bajo nivel económico y difícil acceso a servicios públicos, tales como la planificación familiar, el cuestionamiento de la maternidad y paternindad, el apoyo social y el duelo. Todo dentro de una esfera de otredad, donde las clases sociales determinan actitudes y comportamientos, basadas en prejuicios,

Por otro lado, nos encontramos con una dinámica familiar donde la madre busca pintar una imagen de color de rosa a sus hijos, pese a que su esposo ha decidido terminar la relación e iniciar una vida con otra mujer. Esto lleva a cuestionarnos sobre si bien creemos que existe el mundo de los niños y de los adultos, es conveniente no tomar a los niños de ingenuos, pues ellos también participan en la creación de su realidad.

Roma es una cinta de resiliencia, que sin hablar de política, se vuelve política y confrontativa. El lenguaje que usa Alfonso Cuarón para expresar parte de su historia pone en manifiesto su ágil visión para transmitir como una crisis individual, se va conjugando en lo social, para después llegar a un punto donde existen formas de reescribir la historia.

Te dejamos la información sobre su proyección en el Complejo Cultural Universitario, para que te animes a ver Roma.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment