¿Los robots necesitan psicólogos?

Compartir

¿Recuerdas la novela de Isaac Asimov, Yo Robot? En ella se encuentra el término de robopsicología (psicología de los robots). Curiosamente desde hace algunos años esto ya es real.

La robopsicología es el estudio de los procesos mentales, el comportamiento y la personalidad de los robots o máquinas con inteligencia artificial.

Vivimos en una era que requiere de una constante modificación y actualización, para evitar los errores, sobre todo en la creación de máquinas que estén en constante convivencia con los seres humanos. Para esto los psicólogos de los robots desarrollan ciertas actividades como:

  • Asistencia en el diseño de estructuras cognitivas.
  • Desarrollo de planes y programas para la enseñanza de habilidades dentro de la Inteligencia Artificial.
  • Crear guías para ayudar a la Inteligencia Artificial en el proceso de aprendizaje.
  • Detectar y redirigir conductas inadaptativas en los robots.
  • Diseñar formas para enseñar los principios bioéticos a los robots.
  • Crear nuevas formas de terapia basadas en Inteligencia Artificiale.

Por lo que precisamente no se tratan de un proceso terapéutico, sino de elevar el nivel de leer las intenciones detrás de la comunicación humana.

Así mismo, para los psicólogos de los robots se vuelve imprescindible, no solo que los robots entiendan a los humanos, sino que los humanos también comprendan a los robots.

La Inteligencia Artificial ha avanzado tanto, que también requiere de nuestra parte. Los robots necesitan de la socialización para volverse completamente funcionales.

Por otro lado, resulta interesante saber que los robots han sido utilizados para la psicoterapia. De acuerdo a un estudio de la revista Annual Review of Biomedical Engineering, han encontrado resultado positivos en el trabajo terapéutico de robots con niños autistas.

Esto se debe a que la interacción humano puede ser abrumadora, mientras que los robots se vuelven una herramienta para proveer una experiencia agradable. En consecuencia se mejoran las habilidades sociales y capacidades.

Lejos de ser seres extraños, la Inteligencia Artificial y los robots están más cerca de nosotros. Incluso en profesiones que muchas veces las creemos alejadas del mundo “tecnológico”. Así que no queda más que sacar el máximo provecho de forma ética.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment