¿Los robots escriben poesía?

Compartir

Por Miguel Tenorio Cruz

Durante miles de años la poesía ha sido desarrollada por diferentes países, nacionalidades y culturas. Es un expresión literaria que contiene lenguaje conciso, expresiones y contenidos exquisitos además de poseer características fonológicas y de estructura.

Colores en el mar y otros poemas es un una producción poética de Carlos Pellicer que sale a la luz en 1921 que fue compuesta frente a las costa de Campeche y Tabasco y a orillas del mar Caribe. Es una obra donde predominan dos tipos de versos: los alejandrinos (14 silabas), y los endecasílabos agrupados en sonetos y en serventesios.

Para los expertos en inteligencia artificial la composición poética automatizada es un gran desafío.

Pablo Gervás, investigador de la Universidad Complutense de Madrid, presentó en el 2001 una aplicación que componía poesía en español llamado ASPERA (Automatic Spanish Poetry Expert and Rewriting Application) la cual combinó el uso de la programación de inteligencia artificial NLG (Natural Language Generation – Generación de Lenguaje Natural) que consiste en producir narrativa escrita o hablada a partir de datos junto con las técnicas CBR (Case Base Reasoning – Razonamiento Basado en Casos).

Por otro lado, con el título “Sunshine lost windows” (La luz solar se pierde en la ventana) la casa editorial china Cheers Publishing presentó en mayo del 2017 una selección de poemas creados por el sistema de inteligencia artificial llamado XiaoIce de Microsoft. Los poemas fueron creados con un sistema que genera poesía a través de imágenes el cual imita los sentimientos impresos que una persona percibe de una imagen utilizando redes neuronales recurrentes entrenadas con poemas existentes.

Por otra parte, el 27 de mayo de 2017, más de 15 años después de desarrollar el programa ASPERA Pablo Gervás presentó en el Festival de Poetas celebrado en Matadero, Madrid una colección de poemas llamada “Poemas a máquina basados en novelas de juventud” los cuales fueron generados automáticamente por el programa SPAR (Small Poem Automatic Rhymer) el cual tiene la capacidad de generar sonetos métricamente correctos, con una cierta unidad temática y patrones de rima clásicos. El programa SPAR evolucionó a partir de ASPERA (Experto Automático de Poesía Española y Aplicación de Reescritura) y WASP (the Wishful Automatic Spanish Poet – Aspirante a Poeta Automático Español).

Poemas a máquina basados en novelas de juventud contiene poemas de dos tipos: en el primer tipo muestra poemas creados a partir de una palabra y en el segundo tipo poemas  creados a partir de un conjunto de palabras. El siguiente verso es un ejemplo de lo que es capaz de crear la inteligencia artificial:

Había un silencio de su pasado

Lluvia en el libro que estaba perdido

Y la sonrisa que le despertó

Aunque las líneas de cada verso aún no están conectadas en significado y todavía no cuentan una historia coherente el resultado es bastante interesante. Dicho de otra manera, para escribir poesía quizás es suficiente contar con máquinas de aprendizaje automatizado (Machine Learning) que aprendan de su propia experiencia o estructuras lógicas que se asemejen más al funcionamiento del sistema nervioso humano (Deep Learning – Aprendizaje Profundo).

Por lo que se refiere a sentir la poesía cuando se escribe un poema los centros de investigación en el mundo continúan trabajando para lograrlo.

Si en el pasado Carlos Pellicer recibió en 1964 el Premio Nacional de Lingüística y Literatura quizás en un futuro no muy lejano los robots sean lo suficientemente inteligentes para ganar incluso el Premio Nobel de Literatura.

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment