La genialidad de Jorge Drexler

Compartir

Hace unas semanas se llevaron a cabo los Latin Grammys, en donde Jorge Drexler fue galardonado con 2 premios.El primero como Mejor Canción del Año, con su canción “telefonía”, así como el premio a mejor álbum de cantautor con su reciente creación: Salvavidas de hielo.

Si bien no vamos a discutir de las extrañas formas en que determinan que sí (y que no) es buena música, si vamos a analizar que aspectos hacen de Jorge Drexler un artista a seguir.

Podemos partir precisamente de sus orígenes y su conexión con la música, pues Jorge Drexler nació en Uruguay, donde vivió desde temprana edad un contacto cercano con la música cantante de las sinagogas, ya que su padre tenía descendencia judía, mientras que su madre era católica, no practicante.

Con este sincretismo pronto Drexler se dió cuenta de lo particular de cada visión del mundo y su relación con la música, lo cual a pesar de tener estudios de medicina lo llevó a interesarse en la composición de canciones.

En 1991, radio Alfa FM organizó el Primer Concurso de la Canción Nacional Inédita, donde obtuvo uno de los premios donde grabó cassete con otros artistas. Hasta que logró su propia grabación La luz que sabe robar“.

Su trabajo hasta entonces lo convirtió en Telonero de Joaquín Sabina en Montevídeo y posteriormente en España. En una de sus charlas TED narra que Sabina le pidió escribir una décima a partir de unos versos del compositor Chicho Sánchez Ferlosio.

Ante esto Drexler, se sorprendió porque no sabía como hacer una décima y se dedicó a buscar en que consistía. No lo hizo de forma simple o superficial, sino que poco a poco se dio cuenta de como se conectaba Latinoamérica a través de la décima.

Una vez terminada su décima faltaba la música. Al estar fuera de casa quería expresar una parte de su nostalgia volviendo a la “milonga” género musical popular en Uruguay. Sin embargo su curiosidad fue tan grande qué se cuestionó sobre la milonga y su origen.

Analizar su patrón de 3-3-2, inevitablemente lo llevó a un viaje histórico-musical comenzando en África que termina conectando parte de lo que él era con la música: España-Latinoamerica-Judaismo-Tango y por supuesto las milongas mismas.

A partir de esto para Drexler la identidad se convierte en una riqueza demasiado compleja. Lo cual se refleja completamente en sus canciones, pues no se trata de una serie de palabras vacías para crear poesía, sino de una narrativa con carácter y esencia propia.

Además de que lo genial de este reencuentro de historias, da pauta para el surgimiento de la canción Movimiento, parte de este álbum premiado.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment