Detrás del análisis del discurso político

Compartir

La política no es una cuestión sólo de políticos o de aquellos que nos gobiernan. Desde el propio origen de la palabra nos encontramos con el latín “polīticus” y del griego “politikós” que significa «de, para o relacionado con los ciudadanos», por lo que se trata de un proceso de toma de decisiones que se aplica a todo un grupo.

Este peculiar proceso lleva consigo muchas veces una discurso o narración para motivar la acción. Es aquí donde el discurso político tiene sentido, pues sirve para comprender en totalidad los mensajes transmitidos de forma explicita e implícita.

Las fuentes históricas del discurso se remontan a la retorica clásica, que es el arte de hablar de forma efectiva para tener una eficacia persuasiva.

El discurso es un mensaje escrito o hablado que transmite ideas de forma persuasiva con el fin de dar a conocer y convencer a los demás, es decir se tratan de mensajes intencionales.

Dentro del análisis se toma consideran las intenciones y como se transmiten a partir de los diversos códigos o lenguajes como la vestimenta o microexpresiones. Además esta estructura comunicativa siempre es estudiada a partir del contexto, pues este nos describe y explica el orden de lo sucedido y la interacción alrededor de este.

Por otro lado, su estructura se compone por de 3 partes: el proemio, cuerpo y epilogo. El proemio es una introducción que manifiesta un saludo y los motivos del discurso. Por su parte el cuerpo desarrolla y argumenta el tema, de igual forma demuestra y resumen ideas centrales. Finalmente el epilogo busca mantener la idea y manifestar sinceridad y promesa.

Existen diversos niveles de análisis, pero de forma general se busca descomponen el material discursivo en función de la verosimilitud, referencia, lógica, figuras retóricas y tópico. De igual forma se analizan quien lo dice, hacia que grupo va dirigido (cultura, grupo social) y que en su transmisión no se pierda la objetividad.

Los discursos poseen reglas propias por lo que el análisis de discurso se torna un tanto complejo y puede resultar complejo. Sin embargo conocimientos en etnografía, política, lingüística, psicología entre otras se vuelven imprescindibles para un correcto análisis.

Estudiante de Psicología. Desde hace 20 años jugando a ser humana.

Be first to comment