Alice, de Švankmajer: La mejor versión de Alicia en el País de las maravillas.

Compartir

Si hablamos de los cuentos sobre Alicia escritos por Lewis Carroll nos encontraremos con una alta cantidad de adaptaciones cinematográficas.

La versión del checo Jan Svankmajer es quizás la más singular de todas ellas.  Llevando a cabo la combinación de filmación a actores reales (live action) y el sistema de animación Stop motion, el autor checo nos ofrece una película que a algunos parecerá simpático y causará escalofríos a otros.

El filme cuenta con la niña Kristýna Kohoutová como única actriz humana personificando en la mayor parte del film a la protagonista Alicia.

El resto del elenco, así como la versión miniaturizada del personaje principal se encuentra constituido por figuras y objetos  animados a través de la técnica conocida como stop motion (animación fotograma por fotograma utilizando fotografías) así como algunos animales reales que suelen aparecer como simples personajes incidentales.

Uno de los personajes más recurrentes es el conejo blanco (White Rabbit), el cual parece ser un conejo disecado que se encontraba en el cuarto de Alicia y quien cobra vida repentinament. Podemos vislumbrar que lleva el abdomen abierto tras rasgárselo con los vidrios de la vitrina, regando aserrín a modo de sangre.

A primera vista este personaje resulta algo incómodo de ver y un tanto siniestro por la forma que tiene y el tipo de animación que le da vida, pero no resulta difícil dejar de verlo de esa forma tras ver que en una secuencia algo cómica decide arreglarse colocando algunos seguros en la herida como si fuera una prenda y alimentarse con un plato de aserrín para recuperar su relleno.

El conejo también suele percibirse como el antagonista de la película; al inicio es perseguido por Alicia, quien quiere alcanzarlo por la curiosidad típica de los niños y este huye de ella como si le tuviera miedo, pero posteriormente es él quien persigue a la niña con intenciones de hacerle daño.

Svankmajer hace uso de varios personajes y secuencias animadas que se ven algo tenebrosas y que hasta cierto punto da la impresión de estar viendo una película de terror con algunas escenas divertidas por la situación irreverente como Alicia pateando una puerta que provoca que quienes la empujan salgan disparados.

En una escena cercana al final veremos a la protagonista en una especie de almacén oscuro lleno de cosas grotescas, sin embargo, Alicia no parece tan asustada como cabría esperar en un entorno tan siniestro.

Si bien, la película es algo entretenida y puede manejar temáticas interesantes como la inocencia infantil y la imaginación, en ocasiones resulta un poco tediosa y se siente repetitiva en ocasiones, un ejemplo de esto es que cada diálogo se ve secuenciado por una escena en close up a la boca de la actriz mientras ella completa como si se tratara de una narración con frase como “dijo el conejo blanco”, “dijo Alicia para sí”, etc.

Además, una escena que se siente particularmente repetitiva e innecesariamente larga es la del sombrerero loco y la liebre, donde continuamente se repiten las mismas tomas durante varios minutos y los mismos diálogos.

Quienes hayan leído el cuento o hayan visto alguna adaptación fílmica ya sabrán el final: todo es un sueño. Esta película lo hace notar de una forma interesante: durante un juicio en el que se decide cortar la cabeza de la niña, esta pregunta “¿Cual de todas?”. La secuencia que sigue es ella misma cambiando su cabeza por la de distintos personajes que se han visto a lo largo de la película. Esto podría revelar que estos personajes forman parte de Alicia de cierto modo, pues todos fueron fabricados por su inconsciente.

Al final de la película, la protagonista despierta en su cuarto y mira la vitrina donde se encontraba el conejo, quien en todas sus apariciones se ha lamentado de ir tarde y de que le cortarán la cabeza.

La vitrina sigue rota cuando Alicia despierta y al notar la ausencia del conejo menciona que se ha retrasado y que pedirá su cabeza.

Be first to comment