5 películas de anime para conmoverse

Compartir

A pesar de la reciente influencia del anime japonés en la animación a nivel global y su aceptación en toda América Latina, el anime sufre del mismo estigma que los dibujos animados: poca gente espera que sea algo más que entretenimiento infantil.

Es común pensar que el anime solo implica personajes fantásticos luchando con súper poderes o chicas jóvenes que viven su día a día de forma inhumanamente adorable.

Lo cierto es que, como cualquier medio de comunicación y expresión, el anime ofrece diversas opciones a la hora de buscar entretenimiento.

Desde historias simples que no buscan más que entretener un rato hasta relatos profundos.

A continuación veremos un pequeño listado de películas pertenecientes a los segundos y que podrían hacer llorar al público más sensibles.

1.- Kimi no nawa (Your Name)

Como la mayor parte de la animación japonesa, esta película está basada en un libro de manga (historieta japonesa). 

En un artículo previo sobre el manga hablamos del libro en cuestión en el que esta película está basada. Puedes leer ese artículo aquí.

En esta película veremos la historia de dos jóvenes, aparentemente sin nada en común, cuyos destinos se ven entrelazados cuando comienzan a cambiar de cuerpo azarosamente.

El joven estudiante de día y mesero por la tarde, Taki Tachibana despierta en algunas ocasiones en posesión del cuerpo de la joven sacerdotisa y estudiante Mitsuha Miyamizu y viceversa.

Después del susto inicial, estos dos personajes iniciarán una curiosa relación en donde se comunicarán mediante mensajes escritos para estipular ciertos acuerdos de uso.

La relación de ambos pasará de una extraña riña a una complicidad mutua en donde terminarán sintiendo aprecio el uno por el otro.

Con una historia enternecedora y un plot twist inesperado, es difícil no disfrutar de esta película.

2.-Shiki Oriori (sabores de juventud)

Del mismo estudio que la película anteriormente mencionada, Shiki Oriori nos presenta 3 historias sin mayor relevancia entre sí.

Los relatos son muy sencillos pero atractivos y es fácil empatizar con los personajes.

La primera historia nos presenta a Shaomin, un joven que tiene un afecto especial por el ramen. Para él es más que un platillo.

Su contacto más temprano con el ramen fue comerlo en compañía de su abuela mientras conversaban: un momento entre abuela y nieto.

Entre los recuerdos con su abuela también recuerda un restaurante de ramen al que iban juntos. Como todos los sabores eran orgánicos y el recuerdo de los sabores de antes se ven aderezados por la nostalgia.

Su tradición se termina cuando tiene que ir a una ciudad distinta por estudios. Ahí conocerá a su primer amor de juventud mientras visita un restaurante de ramen local.

El relato termina cuando Shaomin debe regresar a su tierra natal por un delicado asunto familiar: su abuela está en sus últimos momentos. Ella se despide mientras se disculpa por no poderlo acompañar más a comer ramen.

La segunda historia nos cuenta la ansiedad que sufre una famosa modelo de ropa que lleva su cuerpo al límite por tratar de mejorar su físico.

Su condición no dejará de complicarse hasta que la llevará a tomar una drástica decisión que la hará preguntarse por el rumbo de su vida.

La última historia cuenta una complicada y, de alguna forma, también sencilla historia sobre un romance de juventud que inundará la mente del protagonista.

3.- Wolf Children

Las historias de paternidad siempre son complicadas. Nadie, ni siquiera los personajes ficticios, están preparados para hacerse cargo de la paternidad.

Hana, una mujer japonesa, tendrá un reto aun más difícil tras la muerte de su marido. No solo enfrentará el reto de madre soltera, sino que sus hijos, al igual que su difunto esposo, son mitad lobo y tendrán ciertos conflictos entre su naturaleza humana y animal.

El desarrollo de los niños, a pesar de complicarse por sus instintos animales no dificultan la empatía pues, en esencia, es lo mismo que debe enfrentar cualquier otro padre.

4.-Bakemono no ko (El niño y la bestia)

Se nos introduce con un mundo fantástico llamado El reino de las bestias, el cual está bajo el mandato de un venerable conejo que está planeando su retiro. Su sucesor debe definirse entre el valeroso Iozen y el poderoso Kumatetsu.

Kumatetsu, a diferencia de Iozen, es muy solitario y no es tan estimado por el resto del as bestias, por lo que el venerable le aconseja acoger un pupilo y lo buscará en las calles de Tokio.

Posteriormente, en un mundo más realista, conoceremos a Ren, un niño cuya madre ha muerto y que su padre dejó la familia hace ya algún tiempo.

Mientras escucha a sus familiares tratando de evitar su justicia, delegándolo a alguien más, el niño decide huir y tratar de cuidarse por sí mismo.

La suerte (y la trama) harán que Ren se encuentre con Kumatetsu. A pesar de la capucha que la bestia lleva, el chico logra ver su forma bestial y la curiosidad lo hace seguirlo hasta el reino de las bestias y, de alguna forma, termina convirtiéndose en el discípulo del posible heredero al trono.

Entre ambos protagonistas se presenta una relación muy difícil al principio, pues ambos son de personalidad fría y tienden a retar a otros.

Las lecciones de Ren, a quien Kumatetsu ha nombrado como Kyuta (por nueve, en japonés), empiezan de una manera desastrosa, pues este posible heredero nunca ha sido bueno relacionándose con otros, mucho menos enseñando.

Es el niño quien desarrollará su propio método de aprendizaje que le ayudará a aprender artes de combate de su maestro mientras este también aprende algunas cosas de su pupilo.

A lo largo de la historia veremos como se desarrolla una relación similar a la de padre e hijo entre ambos. 

Uno de los retos que también debe superar Ren es el de encajar en un mundo distinto al suyo, en una sociedad cuyas diferencias son remarcables. 

5.-Omoide no Mani (El recuerdo de Marnie)

El estudio Ghibli se ha dedicado a producir películas de anime de forma tradicional desde 1985. Todas producciones apelan a las emociones del espectador.

Podría hacerse un conteo del mismo tema con solo películas de dicho estudio por lo que hablar de El recuerdo de Marnie, es solo hablar de una pequeña parte de lo que ofrece este estudio en cuanto a emoción.

A pesar de que en la película hay un personaje que le da nombre, es Anna Sasaki quien es la protagonista de la historia, ella es una niña asmática que vive con una familia adoptiva.

El estado anímico de esta niña se ve bastante afectado al enterarse que sus padres adoptivos reciben un apoyo económico del gobierno, pues eso la hace sentir como un simple medio para que su familia obtenga dinero.

Esto se ve empeorado por un sentimiento de culpa que siente cada que sus padres quieren consentirla comprándole artículos de dibujo caros (su pasatiempo favorito es dibujar).

Tras notar el deterioro anímico y físico en su hija, su madre decide enviarla al campo a pasar el verano, esperanzada en que esto la ayude a mejorar.

Durante el principio, Anna es bastante seria y fría con los habitantes del campo al punto de insultar a una niña de su edad cuando esta solo trataba de entablar amistad con ella.

La pequeña solo encontrará amistad con otra niña de su edad llamada Marnie quien parece pertenecer a una familia europea.

A través de un lazo de amistad sumamente profundo, Anna logrará abrirse más con el resto de la gente, siendo cada vez menos fría. Pero no todo es alegre.

Con el tiempo se hará evidente que Marnie oculta algún secreto. La trama se retorcerá y tomará forma nuevamente desembocando en un final que provocará lágrimas en algún espectador.

Be first to comment